El lobo

Homo homini lupus es una locución latina de uso actual que significa ‘el hombre es el lobo del hombre’ o ‘el hombre es un lobo para el hombre’.

Esta locución fue creada por el comediógrafo latino Plauto (254-184 a. C.) en su obra Asinaria, donde dice:

Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit

Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro

La frase es un contrapunto a la frase de Séneca que escribió: «el hombre es algo sagrado para el hombre»

La frase fue popularizada por Thomas Hobbes, filósofo inglés del siglo XVII, quién la adaptó en su obra De Cive. Hobbes considera que el egoísmo es irreducible en el comportamiento humano, aunque la sociedad intenta corregir tal comportamiento favoreciendo la convivencia. Con esto, Hobbes en su obra justifica la necesidad de una monarquía absoluta.

La especie humana es única en el reino animal, ya que no hay correspondencia entre su dotación anatómica hereditaria y sus medios de subsistencia y defensa. Somos la especie más peligrosa del mundo no porque tengamos los dientes más grandes, las garras más afiladas, los aguijones más venenosos o la piel más gruesa, sino porque sabemos cómo proveernos de instrumentos y armas mortíferas que cumplen la función de dientes, garras, aguijones y piel con más eficacia que cualquier simple mecanismo anatómico. Nuestra forma principal de adaptación biológica es la cultura, no la anatomía.

En el árbol evolutivo el lobo y el hombre están muy lejos, pero no hay animal con el que sintamos más afinidad. El hombre admira del lobo tanto su ferocidad como su lealtad irrompible.

El origen del perro doméstico incluye la divergencia evolutiva del perro del lobo, su domesticación y su desarrollo en tipos de perros y razas de perros. El perro es miembro del género Canis, que forma parte de los cánidos similares a lobos, y fue la primera especie y el único gran carnívoro en ser domesticado.  El perro y el lobo gris existente son taxones hermanos, ya que los lobos modernos no están estrechamente relacionados con la población de lobos que fue domesticada por primera vez.

La divergencia genética entre perros y lobos ocurrió entre 40,000 y 20,000 años atrás, justo antes o durante el Último Máximo Glacial.  Este intervalo de tiempo representa el límite de tiempo superior para el comienzo de la domesticación porque es el momento de la divergencia y no el momento de la domesticación, que ocurrió más tarde.  La domesticación de los animales comenzó hace más de 15,000 años, comenzando con el lobo gris (Canis lupus) por los cazadores-recolectores nómadas.  El registro arqueológico y el análisis genético muestran los restos del perro Bonn-Oberkassel enterrado junto a los humanos hace 14,200 años para ser el primer perro indiscutible, con restos en disputa que ocurrieron hace 36,000 años. No fue sino hasta hace 11,000 años que las personas que vivían en el Cercano Oriente entablaron relaciones con poblaciones salvajes de uros, jabalíes, ovejas y cabras.

El lugar donde se llevó a cabo la domesticación del perro sigue siendo objeto de debate, sin embargo, las revisiones bibliográficas de la evidencia encuentran que las propuestas más plausibles son Asia Central, Asia Oriental y Europa Occidental.  Esto se ha hecho más complicado por la reciente propuesta de que una población inicial de lobos se dividiera en grupos euroasiáticos orientales y occidentales. Estos dos grupos, antes de extinguirse, fueron domesticados independientemente en dos poblaciones distintas de perros entre 14,000 y 6,400 años atrás. La población de perros de Eurasia occidental fue reemplazada gradual y parcialmente por perros de Asia oriental introducidos por humanos hace al menos 6.400 años.  Esta propuesta también se debate.

No está claro exactamente cuándo los lobos fueron domesticados y transformados en el mejor amigo del hombre, y la fecha ha sido objeto de acalorados debates. Un antiguo cráneo de perro descubierto en las montañas de Siberia sugirió que los primeros perros fueron domesticados hace unos 33,000 años a partir de lobos grises. Pero el análisis genético sugirió que los perros en China fueron domesticados hace solo 16,000 años. Algunos estudios muestran que los perros salvajes del sur de China pueden haber sido los primeros caninos domesticados. En cualquier caso, la mayoría de los investigadores están de acuerdo en que hace unos 10.000 años, los perros estaban firmemente instalados en la sociedad humana.

Cuando pensamos en cómo los perros llegaron a ser el mejor amigo del hombre, uno podría imaginar un lobo envalentonado que avanza lentamente desde el frío hacia un fuego crepitante, buscando refugio mientras los cazadores arrojados arrojan trozos de carne en su camino. Podemos imaginar fácilmente a los pequeños cachorros de lobo, tan cercanos a los cachorros domesticados modernos en su comportamiento dulce y juguetón, como ser una recompensa codiciada por cualquier cazador, listo para ser recogido y entrenado a voluntad como aliados para la caza. Nos encanta romantizar la historia de cómo los perros llegaron a ser «el mejor amigo del hombre». Pero, ¿qué es lo que realmente llevó a nuestra especie a unir? ¿Qué sabemos sobre nuestro viaje evolutivo aparentemente en tándem?

Los perros domesticados y los lobos modernos comparten un ancestro de lobo prehistórico común. Pero, el acuerdo prácticamente termina ahí. Abundan las teorías sobre por qué y cuándo los primeros humanos y los caninos parecidos a los lobos evolucionaron uno junto al otro. Hay más de una explicación posible de la transición del lobo ancestral desde el desierto hasta el campamento. Nuestra comprensión de las variaciones genéticas emprendidas está floreciendo. Estamos comenzando a comprender las posibilidades de cómo la evolución del lobo en un canino domesticado está vinculada a nuestra propia evolución como especie. La pregunta principal derivada de todo esto es: ¿quién buscó a quién? O, en otras palabras, ¿buscamos al lobo, en la posición de un compañero carnívoro admirador, o nosotros aceptamos a un carroñero amigable?

¿Qué es la coevolución? Stephen C. Searns, profesor de ecología y biología evolutiva en la Universidad de Yale, presenta la coevolución como un método evolutivo que designa los cambios genéticos que afectan a los organismos de manera recíproca. La coevolución puede ocurrir en muchos niveles diferentes, desde el microbio hasta el macro organismo. La relación, también, se puede presentar de muchas maneras diferentes. Dicho esto, sería más seguro afirmar que los humanos y los perros evolucionaron de una manera simbiotica, ya que son dos organismos separados, cada uno de los cuales se beneficia el uno del otro: el perro para la comida y el calor, y el humano, la protección y ayuda durante la caza.

Abundan las teorías discordantes cuando examinamos la cuestión del registro fósil más antiguo reconocido del perro domesticado. El registro más ampliamente aceptado nos lleva de vuelta aproximadamente a 14,500 años. Sin embargo, un espécimen recientemente descubierto de 30,000 años que sale de Siberia es el principal contendiente. La brecha más amplia aceptable, por lo tanto, para salir con los orígenes de nuestros amigos peludos es grande: entre 40,000 y más de 10,000 años atrás. El hecho es que los científicos no están seguros de si el antepasado común de los lobos y perros modernos se dividió en los dos hilos cuando los domesticamos, o si domesticamos ciertos lobos más «manzos» que eventualmente evolucionaron en perros pero que se mantuvieron en apariencia «lobo». durante miles de años. Pontus Skoglund, que dirige el estudio del espécimen de hueso siberiano, sugiere que «aunque la separación no es lo mismo que la domesticación, esto abre la posibilidad de que la domesticación ocurriera mucho antes de lo que pensábamos antes».

¿Qué significan estas fechas para el estudio de nuestra relación mutualista con los perros? Lo más importante, estas fechas significan que los perros se mantuvieron dominantes mucho antes de la revolución agrícola que dio paso a nuestro eventual sedentarismo. En otras palabras, mientras que los cerdos, las cabras y el ganado fueron domesticados hasta hace 10.000 años, el perro ya era parte de las comunas humanas miles de años antes. Por lo tanto, nuestros compañeros caninos tenían otro propósito: no eran animales señalados como alimento y, por lo tanto, su importancia para nosotros es singular.

En general, su presencia durante la última Edad de Hielo está cargada de incertidumbre. Este período en la historia humana fue difícil, desde un punto de vista evolutivo. A medida que los humanos se ramificaron, sus patrones de migración coincidieron con la extinción de muchas especies de megafauna: este período se denomina «extinción cuaternaria». Si hay o no un factor antropológico en la desaparición de estas grandes bestias aún está en debate. La presencia de caninos como lobos en campamentos humanos, sin embargo, parece ser plausible. Dicho esto, parecería que los primeros perros domesticados fueron «ayudantes de la caza».

Otra teoría interesante, supuesta por el antropólogo de la Universidad Estatal de Pensilvania, Pat Shipman, sugiere que una relación mutuamente beneficiosa y coevolutiva entre los primeros humanos y los antepasados ​​de los lobos fue fundamental para la desaparición de los neandertales. Su teoría data del comienzo de nuestra unión hace aproximadamente 40,000 años, durante un período donde nuestros antepasados ​​humanos modernos emigraron de África a Europa, donde los neandertales ya habían estado vagando por más de 200,000 años. Se infiere entonces que al asociarse, los humanos y los perros tenían una ventaja neta sobre otros depredadores principales, incluidos los neandertales:

«Los primeros perros lobos habrían rastreado y hostigado a animales como alces y bisontes y los habrían perseguido hasta que se cansaran. Luego los humanos los habrían matado con lanzas o arcos y flechas. Esto significaba que los perros no tenían que acercarse a estos grandes animales acorralados para acabar con ellos, a menudo la parte más peligrosa de una cacería, mientras que los humanos no tenían que gastar energía en rastrear y desgastar a sus presas. Los perros habrían hecho eso. Luego compartimos la carne. Fue una situación de ganar-ganar. ”

Esta teoría es doble: establece nuestra relación con los perros más allá de lo que es ampliamente respaldado (Shipman centra su información en cráneos caninos excavados en Siberia y Bélgica que datan de hace aproximadamente 35,000 años) y explica la desaparición de los neandertales.

La evidencia fósil ampliamente aceptada sugiere que nuestro vínculo con los perros es anterior a nuestros asentamientos sedentarios y al advenimiento de la agricultura. Esta información nos lleva a creer que los perros eran probablemente compañeros de caza. Al viajar con humanos nómadas, también habrían actuado como fuentes de protección adicional. Ya sea que los buscamos o no por sus instintos animales, o si ciertos caninos como lobos que muestran una combinación de audacia y ternura se abrieron paso en nuestros corazones y hogares aún está en debate. Una cosa sigue siendo segura: nuestro vínculo con ellos es singular y ha sido elogiado hasta el día de hoy.

The First Domestication: How Wolves and Humans Coevolved es un libro sobresaliente debido al cuidado con el que se tratan y presentan los datos existentes y su alcance enciclopédico. Bien podría convertirse en un clásico no solo en términos de los numerosos temas que cubre, sino también como un modelo de cómo los análisis detallados de datos copiosos y las historias relevantes se pueden utilizar para hacer una cuenta coherente y objetiva del tema en cuestión. Del libro sacamos las notas siguientes:

En historias indígenas tradicionales, los humanos dependían de los lobos en tiempos difíciles y los humanos y los lobos eran compañeros cercanos que trabajaban juntos.

La relación entre humanos y lobos es milenaria y comenzó como un acuerdo de benefico mutuo, no con la dominación con quel que los humanos tienden a pensar cuando discuten la domesticación de otras especies. Los lobos que a menudo son demonizados y perseguidos no son tan diferentes de los perros que tenemos en nuestros hogares y deben ser tratados con un mayor nivel de respeto.

Los perros y los lobos son de la misma especie, es decir, Canis lupus. Los resultados de diferentes estudios del origen de los perros basados en ADN proporcionan resultados que son incompatibles entre sí, porque estan basado en la suposición de que hay un solo origen de todos los perros, a pesar de que existen por al menos cuatro ubicaciones diferentes de sus orígenes (Asia Oriental, Europa del Norte, el Levante y China). Sospechamos que los «perros» se originaron en todas esas localidades, sin embargo, bajo la sistemática contemporánea es necesario que cada «especie» tenga un origen único porque la polifilacia no se ajusta a los modelos cladísticos.

Los estudios genéticos indican que el lobo gris es el pariente vivo más cercano del perro, sin evidencia de que ninguna otra especie canina haya contribuido. Intentar reconstruir el linaje del perro a través del análisis filogenético de secuencias de ADN de perros y lobos modernos ha dado resultados contradictorios por varias razones. En primer lugar, los estudios indican que un lobo extinto del Pleistoceno tardío es el ancestro común más cercano al perro, y los lobos modernos no son el ancestro directo del perro. En segundo lugar, la divergencia genética entre el perro y los lobos modernos se produjo durante un corto período de tiempo, por lo que el momento de la divergencia es difícil de fechar (denominado clasificación de linaje incompleta). Esto se complica aún más por el cruce que se ha producido entre perros y lobos desde la domesticación (denominado flujo genético posterior a la domesticación). Finalmente, solo ha habido decenas de miles de generaciones de perros desde la domesticación, por lo que la cantidad de mutaciones entre el perro y el lobo son pocas y esto dificulta la fecha de domesticación.

En 2013, toda la secuencia del genoma de los perros y lobos modernos indicó un tiempo de divergencia de 32,000 YBP. En 2014, otro estudio indicó 16,000-11,000 YBP. El primer borrador de la secuencia del genoma de un cánido pleistoceno se publicó en 2015. Este lobo de la península de Taymyr pertenecía a una población que se había separado de los antepasados ​​de los lobos y perros modernos. La datación por radiocarbono indica que su edad es de 35,000 YBP, y esta edad podría usarse para recalibrar la tasa de mutación del lobo, lo que indica que la divergencia genética entre perros y lobos ocurrió antes del último máximo glacial, entre 40,000–27,000 YBP. Cuando esta tasa de mutación se aplicó al momento del estudio de 2014, ese estudio dio el mismo resultado de 40,000–27,000 YBP.

La relación de cooperación entre lobos y humanos ocurrió en múltiples ocasiones en varias regiones diferentes. Esto explica los diferentes resultados de ADN. Este proceso ha continuado hasta hace muy poco en algunas áreas, especialmente en Siberia y en América del Norte, donde muchos «perros«, o al menos «cánidos que viven con humanos», son básicamente lobos, por lo menos desde una perspectiva fenotípica. La relación comenzó cuando los humanos modernos se mudaron de África a Europa y Asia, aunque eran cazadores competentes, no estaban familiarizados con los climas fríos y los grandes ungulados encontrados en estas regiones. Seguramente notaron la presencia de lobos, como el otro carnívoro social de tamaño mediano (caza grupal), y según muchas historias de origen indígena, el hombre dependía del lobo para sobrevivir. Es probable que cada especie haya reconozido un aliado útil en la otra, con lobos siendo fuertes en la búsqueda y el rastreo, y los humanos son buenos para matar una vez que una presa ha sido derribada o acorralada. Por alguna razón, no hay evidencia de que los neandertales hayan cazado cooperativamente en esta modalidad, que es una premisa importante del argumento de Pat Shipman en The Invaders. Los lobos ya habrían estado familiarizados con arreglos similares, ya que parecen cazar cooperativamente con cuervos en toda América del Norte y probablemente también lo hicieron en Eurasia.

Las comunidades que tenían perros durante una cacería probablemente habrían tenido una ventaja sobre aquellos que no. Incluso hoy, las tribus en Nicaragua dependen de los perros para detectar presas. Los cazadores de alces en las regiones alpinas traen a casa un 56 por ciento más de presas cuando están acompañados por perros. En el Congo, los cazadores creen que morirían de hambre sin sus perros.

Los perros también habrían servido como un sistema de advertencia, ladrando a extraños hostiles de las tribus vecinas. Podrían haber defendido a sus humanos de los depredadores.

Se dice que el perro y el humano coevolucionaron porque ciertos aspectos de la sociedad humana fueron aprendidos de los lobos. Después de nuestro período nómada en la historia, elegimos vivir en áreas con límites establecidos. En un momento, estos eran límites para una aldea entera y eventualmente seleccionamos líneas de propiedad para grupos unifamiliares. Esto es similar a la forma en que los lobos reclaman territorios y monitorean estos límites. Los humanos viven en grupos familiares que son diferentes a cualquier otra especie de primates. El arreglo de vida más cercano a la forma en que viven los humanos es el de un grupo familiar de lobos. Este arreglo permite a los humanos y lobos invertir más tiempo y energía para asegurar la supervivencia de aquellos con quienes compartimos la mayor cantidad de material genético. Los seres humanos reconocen naturalmente la necesidad de ser parte de un grupo social. El lobo solitario generalmente no lo hace tan bien como los miembros de un grupo familiar cooperativo. La experiencia nos muestra que las relaciones e interacciones sociales son esenciales para la salud humana, tanto mental como físicamente.

Pero la visión ortodoxa de como surgio la relación entre humanos y lobos es que la hipótesis de la caza, de que los humanos usaban lobos para cazar, no se sostiene. Los humanos ya eran cazadores exitosos sin lobos, más exitosos que cualquier otro carnívoro grande. Los lobos comen mucha carne, tanto como un ciervo por diez lobos cada día, mucho para que los humanos se alimenten sin competir contra ellos. Observando nuestra relación con los lobos a lo largo de la historia, el lobo fue domesticado en un momento en que los humanos modernos no eran muy tolerantes con los competidores carnívoros. De hecho, después de que los humanos modernos llegaron a Europa hace unos 43,000 años, prácticamente eliminaron a todos los carnívoros grandes que existían, incluidos los gatos con dientes de sable y las hienas gigantes. El registro fósil no revela si estos grandes carnívoros murieron de hambre porque los humanos modernos tomaron la mayor parte de la carne o si los humanos los exterminarón a propósito. Sea como sea, la mayoría del bestiario de la Edad de Hielo se extinguió.

Los humanos tienen una larga historia de erradicación de lobos, en lugar de tratar de adoptarlos. En los últimos siglos, casi todas las culturas han cazado lobos hasta la extinción. El primer registro escrito de la persecución del lobo fue en el siglo VI a. C. cuando Solón de Atenas ofreció una recompensa por cada lobo muerto. El último lobo fue cazado en Inglaterra en el siglo XVI bajo la orden de Enrique VII. En Escocia, el paisaje boscoso hacía que los lobos fueran más difíciles de matar. En respuesta, los escoceses quemaron los bosques. Los lobos norteamericanos no la pasarón mucho mejor. Para 1930, no quedaba un lobo en los 48 estados contiguos de América.

Si esta es una instantánea de nuestro comportamiento hacia los lobos a lo largo de los siglos, presenta uno de los problemas más desconcertantes: ¿cómo fue esta criatura incomprendida tolerada por los humanos el tiempo suficiente para evolucionar en el perro doméstico?

La versión corta es que el éxito de los perros se reduce a la supervivencia de los más amigables. Que los lobos los que se nos acercaron mientras hurgaban en los basureros al borde de los asentamientos humanos. Los lobos que eran audaces pero agresivos habrían sido asesinados por humanos, por lo que solo los que eran audaces y amigables habrían sido tolerados. La amistad hizo que ocurrieran cosas extrañas en los lobos. Comenzaron a verse diferentes. La domesticación les dio abrigos manchados, orejas caídas, meneando colas. En solo varias generaciones, estos lobos amigables se habrían vuelto muy distintivos de sus parientes más agresivos. Pero los cambios no solo afectaron su apariencia. Los cambios también le ocurrieron a su psicología. Estos protodogs desarrollaron la capacidad de leer gestos humanos.

Como dueños de perros, damos por sentado que podemos señalar una pelota o juguete y nuestro perro saldrá a buscarlo. Pero la capacidad de los perros para leer gestos humanos es notable. Incluso nuestros parientes más cercanos, los chimpancés y los bonobos, no pueden leer nuestros gestos tan fácilmente como los perros. Los perros son notablemente similares a los bebés humanos en la forma en que nos prestan atención. Esta habilidad explica la extraordinaria comunicación que tenemos con nuestros perros. Algunos perros están tan en sintonía con sus dueños que pueden leer un gesto tan sutil como un cambio en la dirección de los ojos.


PERROS QUE SE DESPLAZAN SOLOS EN METRO PARA “CAZAR” INCAUTOS

Científicos rusos han estudiado a los perros callejeros de Moscú y su evolución desde la caída del comunismo. Estos animales han demostrado una capacidad de adaptación al medio y a las nuevas circunstancias que supera en muchos casos con creces a la de los humanos.

Una de las habilidades desarrollada por estos canes es su costumbre de coger el metro por las mañanas para llegar al centro de Moscú y volver a cogerlo por la noche para volver a sus hogares. En el centro de la ciudad se pueden obtener fácilmente alimentos, pero no dormir con comodidad.

Saben exactamente dónde y cuándo subir, observándose, incluso, que suelen escoger los vagones con menos gente (el primero y el último generalmente), algo que, según Eugene Linden, exige razonamiento y pensamiento consciente. Son, además, capaces de no perder su parada, gracias a su excelente sentido del tiempo que les permite calcular su recorrido, al reconocimiento del nombre de la estación o su olor o a una combinación de todos estos factores. De hecho, si tienen varias paradas por delante, suben a un asiento que haya libre y se echan tranquilamente una cabezadita…

Una vez en el centro, otra adaptación señalable es su capacidad para cruzar las calles con los semáforos en verde. Aunque los perros no ven en color son capaces de diferenciar las imágenes del semáforo.

Respecto a la obtención de alimento, objetivo principal de su viaje en metro, destacan entre sus conductas adquiridas lo que en Rusia han llamado la “cacería del shawarma”. Dicha cacería consta de una sofisticada emboscada en la que un perro espera tranquilo y tumbado junto a los kioscos de comidas levantándose de un salto y ladrando a los turistas en el momento en el que estos han comprado y pagado ya uno de los populares shawarmas calientitos. Los turistas, ante el ladrido intempestivo, tiran por el susto (con un porcentaje altísimo de éxito para el perro) su preciada comida.

Según A. Poiarkov, del Instituto de Ecología y Evolución de Moscú, lo destacable de esta habilidad es que los animales parecen saber quién se va a asustar y a tirar su comida y quién no, dejando pasar de largo a estos últimos a los que se acercarán con otro tipo de tretas diferentes.

En este sentido, la más utilizada de las tretas “positivas”, es su capacidad de seducción, sobre todo a mujeres y niños que se sientan en bancos de los parques a comerse un sándwich o aperitivo, colocándose junto a ellos con ojitos tiernos y quejidos suaves propiciando, en la mayoría de las ocasiones, que sea el perro el que acabe con parte del festín.

Han desarrollado, por tanto, además de sus nuevas habilidades de orientación y control del tiempo y del espacio, un sexto sentido, o una serie de habilidades psicológicas que les permiten minimizar los fracasos percibiendo la intencionalidad y la sensibilidad de las personas, utilizando una treta u otra con ellas dependiendo de la situación y de la persona de la que esperan conseguir algo.
Según se desprende del mismo estudio, este tipo de adaptación y las nuevas habilidades de los perros callejeros moscovitas puede considerarse un síntoma de evolución epigenética (Cambios reversibles de ADN que hacen que unos genes se expresen o no dependiendo de condiciones exteriores), naciendo los nuevos canes con estas nuevas pautas de comportamiento “heredadas” de sus progenitores y que se mantendrán, previsiblemente en el tiempo mientras se mantengan las condiciones que las originaron. En este caso, la transformación social de Rusia a partir de la caída del comunismo, cuando los nuevos capitalistas entendieron el valor turístico y comercial del centro de la ciudad y se llevaron los complejos industriales a las afueras, convirtiéndolos en un perfecto alojamiento para los perros callejeros, que debieron idear nuevas formas de “ganarse” la vida en este nuevo contexto social.

Y todo ello, sin perder ni un ápice de su capacidad de divertirse. Como curiosidad los etólogos mencionan que incluso durante “su trabajo”, no dejan de jugar. En muchos casos se puede ver cómo les gusta saltar del tren en el instante mismo en el que se cierran las puertas, comportamiento que únicamente se observa cuando han comido y por pura diversión, normalmente a la vuelta, agrupándose más de un can para “disfrutar del espectáculo”.

También juegan con los niños y adultos de los vagones y no se ha observado un comportamiento peligroso con personas en estos animales.

Un estudio, realmente curioso y muy interesante.

Fuente texto: @MisAnimales https://www.facebook.com/Mis.Animales.Todoparatumascota

www.AnimaNaturalis.org


LOS MOTIVOS DEL LOBO

El varón que tiene corazón de lis,
alma de querube, lengua celestial,
el mínimo y dulce Francisco de Asís,
está con un rudo y torvo animal,
bestia temerosa, de sangre y de robo,
las fauces de furia, los ojos de mal:
el lobo de Gubbia, el terrible lobo,
rabioso, ha asolado los alrededores;
cruel ha deshecho todos los rebaños;
devoró corderos, devoró pastores,
y son incontables sus muertes y daños.

Fuertes cazadores armados de hierros
fueron destrozados. Los duros colmillos
dieron cuenta de los más bravos perros,
como de cabritos y de corderillos.

Francisco salió:
al lobo buscó
en su madriguera.
Cerca de la cueva encontró a la fiera
enorme, que al verle se lanzó feroz
contra él. Francisco, con su dulce voz,
alzando la mano,
al lobo furioso dijo: —¡Paz, hermano
lobo! El animal
contempló al varón de tosco sayal;
dejó su aire arisco,
cerró las abiertas fauces agresivas,
y dijo: —¡Está bien, hermano Francisco!
¡Cómo! —exclamó el santo—. ¿Es ley que tú vivas
de horror y de muerte?
¿La sangre que vierte
tu hocico diabólico, el duelo y espanto
que esparces, el llanto
de los campesinos, el grito, el dolor
de tanta criatura de Nuestro Señor,
no han de contener tu encono infernal?
¿Vienes del infierno?
¿Te ha infundido acaso su rencor eterno
Luzbel o Belial?
Y el gran lobo, humilde: —¡Es duro el invierno,
y es horrible el hambre! En el bosque helado
no hallé qué comer; y busqué el ganado,
y en veces comí ganado y pastor.
¿La sangre? Yo vi más de un cazador
sobre su caballo, llevando el azor
al puño; o correr tras el jabalí,
el oso o el ciervo; y a más de uno vi
mancharse de sangre, herir, torturar,
de las roncas trompas al sordo clamor,
a los animales de Nuestro Señor.
Y no era por hambre, que iban a cazar.
Francisco responde: —En el hombre existe
mala levadura.
Cuando nace viene con pecado. Es triste.
Mas el alma simple de la bestia es pura.
Tú vas a tener
desde hoy qué comer.
Dejarás en paz
rebaños y gente en este país.
¡Que Dios melifique tu ser montaraz!
—Está bien, hermano Francisco de Asís.
—Ante el Señor, que todo ata y desata,
en fe de promesa tiéndeme la pata.
El lobo tendió la pata al hermano
de Asís, que a su vez le alargó la mano.
Fueron a la aldea. La gente veía
y lo que miraba casi no creía.
Tras el religioso iba el lobo fiero,
y, baja la testa, quieto le seguía
como un can de casa, o como un cordero.

Francisco llamó la gente a la plaza
y allí predicó.
Y dijo: —He aquí una amable caza.
El hermano lobo se viene conmigo;
me juró no ser ya vuestro enemigo,
y no repetir su ataque sangriento.
Vosotros, en cambio, daréis su alimento
a la pobre bestia de Dios. —¡Así sea!,
contestó la gente toda de la aldea.
Y luego, en señal
de contentamiento,
movió testa y cola el buen animal,
y entró con Francisco de Asís al convento.

*

Algún tiempo estuvo el lobo tranquilo
en el santo asilo.
Sus bastas orejas los salmos oían
y los claros ojos se le humedecían.
Aprendió mil gracias y hacía mil juegos
cuando a la cocina iba con los legos.
Y cuando Francisco su oración hacía,
el lobo las pobres sandalias lamía.
Salía a la calle,
iba por el monte, descendía al valle,
entraba en las casas y le daban algo
de comer. Mirábanle como a un manso galgo.
Un día, Francisco se ausentó. Y el lobo
dulce, el lobo manso y bueno, el lobo probo,
desapareció, tornó a la montaña,
y recomenzaron su aullido y su saña.
Otra vez sintióse el temor, la alarma,
entre los vecinos y entre los pastores;
colmaba el espanto los alrededores,
de nada servían el valor y el arma,
pues la bestia fiera
no dio treguas a su furor jamás,
como si tuviera
fuegos de Moloch y de Satanás.

Cuando volvió al pueblo el divino santo,
todos lo buscaron con quejas y llanto,
y con mil querellas dieron testimonio
de lo que sufrían y perdían tanto
por aquel infame lobo del demonio.

Francisco de Asís se puso severo.
Se fue a la montaña
a buscar al falso lobo carnicero.
Y junto a su cueva halló a la alimaña.
—En nombre del Padre del sacro universo,
conjúrote —dijo—, ¡oh lobo perverso!,
a que me respondas: ¿Por qué has vuelto al mal?
Contesta. Te escucho.
Como en sorda lucha, habló el animal,
la boca espumosa y el ojo fatal:
—Hermano Francisco, no te acerques mucho…
Yo estaba tranquilo allá en el convento;
al pueblo salía,
y si algo me daban estaba contento
y manso comía.
Mas empecé a ver que en todas las casas
estaban la Envidia, la Saña, la Ira,
y en todos los rostros ardían las brasas
de odio, de lujuria, de infamia y mentira.
Hermanos a hermanos hacían la guerra,
perdían los débiles, ganaban los malos,
hembra y macho eran como perro y perra,
y un buen día todos me dieron de palos.
Me vieron humilde, lamía las manos
y los pies. Seguía tus sagradas leyes,
todas las criaturas eran mis hermanos:
los hermanos hombres, los hermanos bueyes,
hermanas estrellas y hermanos gusanos.
Y así, me apalearon y me echaron fuera.
Y su risa fue como un agua hirviente,
y entre mis entrañas revivió la fiera,
y me sentí lobo malo de repente;
mas siempre mejor que esa mala gente.
y recomencé a luchar aquí,
a me defender y a me alimentar.
Como el oso hace, como el jabalí,
que para vivir tienen que matar.
Déjame en el monte, déjame en el risco,
déjame existir en mi libertad,
vete a tu convento, hermano Francisco,
sigue tu camino y tu santidad.

El santo de Asís no le dijo nada.
Le miró con una profunda mirada,
y partió con lágrimas y con desconsuelos,
y habló al Dios eterno con su corazón.
El viento del bosque llevó su oración,
que era: Padre nuestro, que estás en los cielos…

Rubén Darío, 1913


Homo homini lupus es una locución latina de uso actual que significa ‘el hombre es el lobo del hombre’ o ‘el hombre es un lobo para el hombre’.

Esta locución fue creada por el comediógrafo latino Plauto (254-184 a. C.) en su obra Asinaria, donde dice:

Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit

Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro

La frase es un contrapunto a la frase de Séneca que escribió: «el hombre es algo sagrado para el hombre»

La frase fue popularizada por Thomas Hobbes, filósofo inglés del siglo XVII, quién la adaptó en su obra De Cive. Hobbes considera que el egoísmo es irreducible en el comportamiento humano, aunque la sociedad intenta corregir tal comportamiento favoreciendo la convivencia. Con esto, Hobbes en su obra justifica la necesidad de una monarquía absoluta.

La especie humana es única en el reino animal, ya que no hay correspondencia entre su dotación anatómica hereditaria y sus medios de subsistencia y defensa. Somos la especie más peligrosa del mundo no porque tengamos los dientes más grandes, las garras más afiladas, los aguijones más venenosos o la piel más gruesa, sino porque sabemos cómo proveernos de instrumentos y armas mortíferas que cumplen la función de dientes, garras, aguijones y piel con más eficacia que cualquier simple mecanismo anatómico. Nuestra forma principal de adaptación biológica es la cultura, no la anatomía.


En el árbol evolutivo el lobo y el hombre están muy lejos, pero no hay animal con el que sintamos más afinidad. El hombre admira del lobo tanto su ferocidad como su lealtad irrompible.

El origen del perro doméstico incluye la divergencia evolutiva del perro del lobo, su domesticación y su desarrollo en tipos de perros y razas de perros. El perro es miembro del género Canis, que forma parte de los cánidos similares a lobos, y fue la primera especie y el único gran carnívoro en ser domesticado.  El perro y el lobo gris existente son taxones hermanos, ya que los lobos modernos no están estrechamente relacionados con la población de lobos que fue domesticada por primera vez.

La divergencia genética entre perros y lobos ocurrió entre 40,000 y 20,000 años atrás, justo antes o durante el Último Máximo Glacial.  Este intervalo de tiempo representa el límite de tiempo superior para el comienzo de la domesticación porque es el momento de la divergencia y no el momento de la domesticación, que ocurrió más tarde.  La domesticación de los animales comenzó hace más de 15,000 años, comenzando con el lobo gris (Canis lupus) por los cazadores-recolectores nómadas.  El registro arqueológico y el análisis genético muestran los restos del perro Bonn-Oberkassel enterrado junto a los humanos hace 14,200 años para ser el primer perro indiscutible, con restos en disputa que ocurrieron hace 36,000 años. No fue sino hasta hace 11,000 años que las personas que vivían en el Cercano Oriente entablaron relaciones con poblaciones salvajes de uros, jabalíes, ovejas y cabras.

El lugar donde se llevó a cabo la domesticación del perro sigue siendo objeto de debate, sin embargo, las revisiones bibliográficas de la evidencia encuentran que las propuestas más plausibles son Asia Central, Asia Oriental y Europa Occidental.  Esto se ha hecho más complicado por la reciente propuesta de que una población inicial de lobos se dividiera en grupos euroasiáticos orientales y occidentales. Estos dos grupos, antes de extinguirse, fueron domesticados independientemente en dos poblaciones distintas de perros entre 14,000 y 6,400 años atrás. La población de perros de Eurasia occidental fue reemplazada gradual y parcialmente por perros de Asia oriental introducidos por humanos hace al menos 6.400 años.  Esta propuesta también se debate.


No está claro exactamente cuándo los lobos fueron domesticados y transformados en el mejor amigo del hombre, y la fecha ha sido objeto de acalorados debates. Un antiguo cráneo de perro descubierto en las montañas de Siberia sugirió que los primeros perros fueron domesticados hace unos 33,000 años a partir de lobos grises. Pero el análisis genético sugirió que los perros en China fueron domesticados hace solo 16,000 años. Algunos estudios muestran que los perros salvajes del sur de China pueden haber sido los primeros caninos domesticados. En cualquier caso, la mayoría de los investigadores están de acuerdo en que hace unos 10.000 años, los perros estaban firmemente instalados en la sociedad humana.

Cuando pensamos en cómo los perros llegaron a ser el mejor amigo del hombre, uno podría imaginar un lobo envalentonado que avanza lentamente desde el frío hacia un fuego crepitante, buscando refugio mientras los cazadores arrojados arrojan trozos de carne en su camino. Podemos imaginar fácilmente a los pequeños cachorros de lobo, tan cercanos a los cachorros domesticados modernos en su comportamiento dulce y juguetón, como ser una recompensa codiciada por cualquier cazador, listo para ser recogido y entrenado a voluntad como aliados para la caza. Nos encanta romantizar la historia de cómo los perros llegaron a ser "el mejor amigo del hombre". Pero, ¿qué es lo que realmente llevó a nuestra especie a unir? ¿Qué sabemos sobre nuestro viaje evolutivo aparentemente en tándem?

Los perros domesticados y los lobos modernos comparten un ancestro de lobo prehistórico común. Pero, el acuerdo prácticamente termina ahí. Abundan las teorías sobre por qué y cuándo los primeros humanos y los caninos parecidos a los lobos evolucionaron uno junto al otro. Hay más de una explicación posible de la transición del lobo ancestral desde el desierto hasta el campamento. Nuestra comprensión de las variaciones genéticas emprendidas está floreciendo. Estamos comenzando a comprender las posibilidades de cómo la evolución del lobo en un canino domesticado está vinculada a nuestra propia evolución como especie. La pregunta principal derivada de todo esto es: ¿quién buscó a quién? O, en otras palabras, ¿buscamos al lobo, en la posición de un compañero carnívoro admirador, o nosotros aceptamos a un carroñero amigable?

¿Qué es la coevolución? Stephen C. Searns, profesor de ecología y biología evolutiva en la Universidad de Yale, presenta la coevolución como un método evolutivo que designa los cambios genéticos que afectan a los organismos de manera recíproca. La coevolución puede ocurrir en muchos niveles diferentes, desde el microbio hasta el macro organismo. La relación, también, se puede presentar de muchas maneras diferentes. Dicho esto, sería más seguro afirmar que los humanos y los perros evolucionaron de una manera simbiotica, ya que son dos organismos separados, cada uno de los cuales se beneficia el uno del otro: el perro para la comida y el calor, y el humano, la protección y ayuda durante la caza.

Abundan las teorías discordantes cuando examinamos la cuestión del registro fósil más antiguo reconocido del perro domesticado. El registro más ampliamente aceptado nos lleva de vuelta aproximadamente a 14,500 años. Sin embargo, un espécimen recientemente descubierto de 30,000 años que sale de Siberia es el principal contendiente. La brecha más amplia aceptable, por lo tanto, para salir con los orígenes de nuestros amigos peludos es grande: entre 40,000 y más de 10,000 años atrás. El hecho es que los científicos no están seguros de si el antepasado común de los lobos y perros modernos se dividió en los dos hilos cuando los domesticamos, o si domesticamos ciertos lobos más "manzos" que eventualmente evolucionaron en perros pero que se mantuvieron en apariencia "lobo". durante miles de años. Pontus Skoglund, que dirige el estudio del espécimen de hueso siberiano, sugiere que "aunque la separación no es lo mismo que la domesticación, esto abre la posibilidad de que la domesticación ocurriera mucho antes de lo que pensábamos antes".

¿Qué significan estas fechas para el estudio de nuestra relación mutualista con los perros? Lo más importante, estas fechas significan que los perros se mantuvieron dominantes mucho antes de la revolución agrícola que dio paso a nuestro eventual sedentarismo. En otras palabras, mientras que los cerdos, las cabras y el ganado fueron domesticados hasta hace 10.000 años, el perro ya era parte de las comunas humanas miles de años antes. Por lo tanto, nuestros compañeros caninos tenían otro propósito: no eran animales señalados como alimento y, por lo tanto, su importancia para nosotros es singular.

En general, su presencia durante la última Edad de Hielo está cargada de incertidumbre. Este período en la historia humana fue difícil, desde un punto de vista evolutivo. A medida que los humanos se ramificaron, sus patrones de migración coincidieron con la extinción de muchas especies de megafauna: este período se denomina "extinción cuaternaria". Si hay o no un factor antropológico en la desaparición de estas grandes bestias aún está en debate. La presencia de caninos como lobos en campamentos humanos, sin embargo, parece ser plausible. Dicho esto, parecería que los primeros perros domesticados fueron "ayudantes de la caza".

Otra teoría interesante, supuesta por el antropólogo de la Universidad Estatal de Pensilvania, Pat Shipman, sugiere que una relación mutuamente beneficiosa y coevolutiva entre los primeros humanos y los antepasados ??de los lobos fue fundamental para la desaparición de los neandertales. Su teoría data del comienzo de nuestra unión hace aproximadamente 40,000 años, durante un período donde nuestros antepasados ??humanos modernos emigraron de África a Europa, donde los neandertales ya habían estado vagando por más de 200,000 años. Se infiere entonces que al asociarse, los humanos y los perros tenían una ventaja neta sobre otros depredadores principales, incluidos los neandertales:

"Los primeros perros lobos habrían rastreado y hostigado a animales como alces y bisontes y los habrían perseguido hasta que se cansaran. Luego los humanos los habrían matado con lanzas o arcos y flechas. Esto significaba que los perros no tenían que acercarse a estos grandes animales acorralados para acabar con ellos, a menudo la parte más peligrosa de una cacería, mientras que los humanos no tenían que gastar energía en rastrear y desgastar a sus presas. Los perros habrían hecho eso. Luego compartimos la carne. Fue una situación de ganar-ganar. ”

Esta teoría es doble: establece nuestra relación con los perros más allá de lo que es ampliamente respaldado (Shipman centra su información en cráneos caninos excavados en Siberia y Bélgica que datan de hace aproximadamente 35,000 años) y explica la desaparición de los neandertales.

La evidencia fósil ampliamente aceptada sugiere que nuestro vínculo con los perros es anterior a nuestros asentamientos sedentarios y al advenimiento de la agricultura. Esta información nos lleva a creer que los perros eran probablemente compañeros de caza. Al viajar con humanos nómadas, también habrían actuado como fuentes de protección adicional. Ya sea que los buscamos o no por sus instintos animales, o si ciertos caninos como lobos que muestran una combinación de audacia y ternura se abrieron paso en nuestros corazones y hogares aún está en debate. Una cosa sigue siendo segura: nuestro vínculo con ellos es singular y ha sido elogiado hasta el día de hoy.





The First Domestication: How Wolves and Humans Coevolved es un libro sobresaliente debido al cuidado con el que se tratan y presentan los datos existentes y su alcance enciclopédico. Bien podría convertirse en un clásico no solo en términos de los numerosos temas que cubre, sino también como un modelo de cómo los análisis detallados de datos copiosos y las historias relevantes se pueden utilizar para hacer una cuenta coherente y objetiva del tema en cuestión. Del libro sacamos las notas siguientes:

En historias indígenas tradicionales, los humanos dependían de los lobos en tiempos difíciles y los humanos y los lobos eran compañeros cercanos que trabajaban juntos.

La relación entre humanos y lobos es milenaria y comenzó como un acuerdo de benefico mutuo, no con la dominación con quel que los humanos tienden a pensar cuando discuten la domesticación de otras especies. Los lobos que a menudo son demonizados y perseguidos no son tan diferentes de los perros que tenemos en nuestros hogares y deben ser tratados con un mayor nivel de respeto.

Los perros y los lobos son de la misma especie, es decir, Canis lupus. Los resultados de diferentes estudios del origen de los perros basados en ADN proporcionan resultados que son incompatibles entre sí, porque estan basado en la suposición de que hay un solo origen de todos los perros, a pesar de que existen por al menos cuatro ubicaciones diferentes de sus orígenes (Asia Oriental, Europa del Norte, el Levante y China). Sospechamos que los "perros" se originaron en todas esas localidades, sin embargo, bajo la sistemática contemporánea es necesario que cada "especie" tenga un origen único porque la polifilacia no se ajusta a los modelos cladísticos.

Los estudios genéticos indican que el lobo gris es el pariente vivo más cercano del perro, sin evidencia de que ninguna otra especie canina haya contribuido. Intentar reconstruir el linaje del perro a través del análisis filogenético de secuencias de ADN de perros y lobos modernos ha dado resultados contradictorios por varias razones. En primer lugar, los estudios indican que un lobo extinto del Pleistoceno tardío es el ancestro común más cercano al perro, y los lobos modernos no son el ancestro directo del perro. En segundo lugar, la divergencia genética entre el perro y los lobos modernos se produjo durante un corto período de tiempo, por lo que el momento de la divergencia es difícil de fechar (denominado clasificación de linaje incompleta). Esto se complica aún más por el cruce que se ha producido entre perros y lobos desde la domesticación (denominado flujo genético posterior a la domesticación). Finalmente, solo ha habido decenas de miles de generaciones de perros desde la domesticación, por lo que la cantidad de mutaciones entre el perro y el lobo son pocas y esto dificulta la fecha de domesticación.

En 2013, toda la secuencia del genoma de los perros y lobos modernos indicó un tiempo de divergencia de 32,000 YBP. En 2014, otro estudio indicó 16,000-11,000 YBP. El primer borrador de la secuencia del genoma de un cánido pleistoceno se publicó en 2015. Este lobo de la península de Taymyr pertenecía a una población que se había separado de los antepasados ??de los lobos y perros modernos. La datación por radiocarbono indica que su edad es de 35,000 YBP, y esta edad podría usarse para recalibrar la tasa de mutación del lobo, lo que indica que la divergencia genética entre perros y lobos ocurrió antes del último máximo glacial, entre 40,000–27,000 YBP. Cuando esta tasa de mutación se aplicó al momento del estudio de 2014, ese estudio dio el mismo resultado de 40,000–27,000 YBP.





La relación de cooperación entre lobos y humanos ocurrió en múltiples ocasiones en varias regiones diferentes. Esto explica los diferentes resultados de ADN. Este proceso ha continuado hasta hace muy poco en algunas áreas, especialmente en Siberia y en América del Norte, donde muchos "perros", o al menos "cánidos que viven con humanos", son básicamente lobos, por lo menos desde una perspectiva fenotípica. La relación comenzó cuando los humanos modernos se mudaron de África a Europa y Asia, aunque eran cazadores competentes, no estaban familiarizados con los climas fríos y los grandes ungulados encontrados en estas regiones. Seguramente notaron la presencia de lobos, como el otro carnívoro social de tamaño mediano (caza grupal), y según muchas historias de origen indígena, el hombre dependía del lobo para sobrevivir. Es probable que cada especie haya reconozido un aliado útil en la otra, con lobos siendo fuertes en la búsqueda y el rastreo, y los humanos son buenos para matar una vez que una presa ha sido derribada o acorralada. Por alguna razón, no hay evidencia de que los neandertales hayan cazado cooperativamente en esta modalidad, que es una premisa importante del argumento de Pat Shipman en The Invaders. Los lobos ya habrían estado familiarizados con arreglos similares, ya que parecen cazar cooperativamente con cuervos en toda América del Norte y probablemente también lo hicieron en Eurasia.

Las comunidades que tenían perros durante una cacería probablemente habrían tenido una ventaja sobre aquellos que no. Incluso hoy, las tribus en Nicaragua dependen de los perros para detectar presas. Los cazadores de alces en las regiones alpinas traen a casa un 56 por ciento más de presas cuando están acompañados por perros. En el Congo, los cazadores creen que morirían de hambre sin sus perros.

Los perros también habrían servido como un sistema de advertencia, ladrando a extraños hostiles de las tribus vecinas. Podrían haber defendido a sus humanos de los depredadores.


Se dice que el perro y el humano coevolucionaron porque ciertos aspectos de la sociedad humana fueron aprendidos de los lobos. Después de nuestro período nómada en la historia, elegimos vivir en áreas con límites establecidos. En un momento, estos eran límites para una aldea entera y eventualmente seleccionamos líneas de propiedad para grupos unifamiliares. Esto es similar a la forma en que los lobos reclaman territorios y monitorean estos límites. Los humanos viven en grupos familiares que son diferentes a cualquier otra especie de primates. El arreglo de vida más cercano a la forma en que viven los humanos es el de un grupo familiar de lobos. Este arreglo permite a los humanos y lobos invertir más tiempo y energía para asegurar la supervivencia de aquellos con quienes compartimos la mayor cantidad de material genético. Los seres humanos reconocen naturalmente la necesidad de ser parte de un grupo social. El lobo solitario generalmente no lo hace tan bien como los miembros de un grupo familiar cooperativo. La experiencia nos muestra que las relaciones e interacciones sociales son esenciales para la salud humana, tanto mental como físicamente.

Pero la visión ortodoxa de como surgio la relación entre humanos y lobos es que la hipótesis de la caza, de que los humanos usaban lobos para cazar, no se sostiene. Los humanos ya eran cazadores exitosos sin lobos, más exitosos que cualquier otro carnívoro grande. Los lobos comen mucha carne, tanto como un ciervo por diez lobos cada día, mucho para que los humanos se alimenten sin competir contra ellos. Observando nuestra relación con los lobos a lo largo de la historia, el lobo fue domesticado en un momento en que los humanos modernos no eran muy tolerantes con los competidores carnívoros. De hecho, después de que los humanos modernos llegaron a Europa hace unos 43,000 años, prácticamente eliminaron a todos los carnívoros grandes que existían, incluidos los gatos con dientes de sable y las hienas gigantes. El registro fósil no revela si estos grandes carnívoros murieron de hambre porque los humanos modernos tomaron la mayor parte de la carne o si los humanos los exterminarón a propósito. Sea como sea, la mayoría del bestiario de la Edad de Hielo se extinguió.

Los humanos tienen una larga historia de erradicación de lobos, en lugar de tratar de adoptarlos. En los últimos siglos, casi todas las culturas han cazado lobos hasta la extinción. El primer registro escrito de la persecución del lobo fue en el siglo VI a. C. cuando Solón de Atenas ofreció una recompensa por cada lobo muerto. El último lobo fue cazado en Inglaterra en el siglo XVI bajo la orden de Enrique VII. En Escocia, el paisaje boscoso hacía que los lobos fueran más difíciles de matar. En respuesta, los escoceses quemaron los bosques. Los lobos norteamericanos no la pasarón mucho mejor. Para 1930, no quedaba un lobo en los 48 estados contiguos de América.

Si esta es una instantánea de nuestro comportamiento hacia los lobos a lo largo de los siglos, presenta uno de los problemas más desconcertantes: ¿cómo fue esta criatura incomprendida tolerada por los humanos el tiempo suficiente para evolucionar en el perro doméstico?

La versión corta es que el éxito de los perros se reduce a la supervivencia de los más amigables. Que los lobos los que se nos acercaron mientras hurgaban en los basureros al borde de los asentamientos humanos. Los lobos que eran audaces pero agresivos habrían sido asesinados por humanos, por lo que solo los que eran audaces y amigables habrían sido tolerados. La amistad hizo que ocurrieran cosas extrañas en los lobos. Comenzaron a verse diferentes. La domesticación les dio abrigos manchados, orejas caídas, meneando colas. En solo varias generaciones, estos lobos amigables se habrían vuelto muy distintivos de sus parientes más agresivos. Pero los cambios no solo afectaron su apariencia. Los cambios también le ocurrieron a su psicología. Estos protodogs desarrollaron la capacidad de leer gestos humanos.

Como dueños de perros, damos por sentado que podemos señalar una pelota o juguete y nuestro perro saldrá a buscarlo. Pero la capacidad de los perros para leer gestos humanos es notable. Incluso nuestros parientes más cercanos, los chimpancés y los bonobos, no pueden leer nuestros gestos tan fácilmente como los perros. Los perros son notablemente similares a los bebés humanos en la forma en que nos prestan atención. Esta habilidad explica la extraordinaria comunicación que tenemos con nuestros perros. Algunos perros están tan en sintonía con sus dueños que pueden leer un gesto tan sutil como un cambio en la dirección de los ojos.






PERROS QUE SE DESPLAZAN SOLOS EN METRO PARA “CAZAR” INCAUTOS


Científicos rusos han estudiado a los perros callejeros de Moscú y su evolución desde la caída del comunismo. Estos animales han demostrado una capacidad de adaptación al medio y a las nuevas circunstancias que supera en muchos casos con creces a la de los humanos.

Una de las habilidades desarrollada por estos canes es su costumbre de coger el metro por las mañanas para llegar al centro de Moscú y volver a cogerlo por la noche para volver a sus hogares. En el centro de la ciudad se pueden obtener fácilmente alimentos, pero no dormir con comodidad.

Saben exactamente dónde y cuándo subir, observándose, incluso, que suelen escoger los vagones con menos gente (el primero y el último generalmente), algo que, según Eugene Linden, exige razonamiento y pensamiento consciente. Son, además, capaces de no perder su parada, gracias a su excelente sentido del tiempo que les permite calcular su recorrido, al reconocimiento del nombre de la estación o su olor o a una combinación de todos estos factores. De hecho, si tienen varias paradas por delante, suben a un asiento que haya libre y se echan tranquilamente una cabezadita…

Una vez en el centro, otra adaptación señalable es su capacidad para cruzar las calles con los semáforos en verde. Aunque los perros no ven en color son capaces de diferenciar las imágenes del semáforo.

Respecto a la obtención de alimento, objetivo principal de su viaje en metro, destacan entre sus conductas adquiridas lo que en Rusia han llamado la “cacería del shawarma”. Dicha cacería consta de una sofisticada emboscada en la que un perro espera tranquilo y tumbado junto a los kioscos de comidas levantándose de un salto y ladrando a los turistas en el momento en el que estos han comprado y pagado ya uno de los populares shawarmas calientitos. Los turistas, ante el ladrido intempestivo, tiran por el susto (con un porcentaje altísimo de éxito para el perro) su preciada comida.

Según A. Poiarkov, del Instituto de Ecología y Evolución de Moscú, lo destacable de esta habilidad es que los animales parecen saber quién se va a asustar y a tirar su comida y quién no, dejando pasar de largo a estos últimos a los que se acercarán con otro tipo de tretas diferentes.

En este sentido, la más utilizada de las tretas “positivas”, es su capacidad de seducción, sobre todo a mujeres y niños que se sientan en bancos de los parques a comerse un sándwich o aperitivo, colocándose junto a ellos con ojitos tiernos y quejidos suaves propiciando, en la mayoría de las ocasiones, que sea el perro el que acabe con parte del festín.

Han desarrollado, por tanto, además de sus nuevas habilidades de orientación y control del tiempo y del espacio, un sexto sentido, o una serie de habilidades psicológicas que les permiten minimizar los fracasos percibiendo la intencionalidad y la sensibilidad de las personas, utilizando una treta u otra con ellas dependiendo de la situación y de la persona de la que esperan conseguir algo.
Según se desprende del mismo estudio, este tipo de adaptación y las nuevas habilidades de los perros callejeros moscovitas puede considerarse un síntoma de evolución epigenética (Cambios reversibles de ADN que hacen que unos genes se expresen o no dependiendo de condiciones exteriores), naciendo los nuevos canes con estas nuevas pautas de comportamiento “heredadas” de sus progenitores y que se mantendrán, previsiblemente en el tiempo mientras se mantengan las condiciones que las originaron. En este caso, la transformación social de Rusia a partir de la caída del comunismo, cuando los nuevos capitalistas entendieron el valor turístico y comercial del centro de la ciudad y se llevaron los complejos industriales a las afueras, convirtiéndolos en un perfecto alojamiento para los perros callejeros, que debieron idear nuevas formas de “ganarse” la vida en este nuevo contexto social.

Y todo ello, sin perder ni un ápice de su capacidad de divertirse. Como curiosidad los etólogos mencionan que incluso durante “su trabajo”, no dejan de jugar. En muchos casos se puede ver cómo les gusta saltar del tren en el instante mismo en el que se cierran las puertas, comportamiento que únicamente se observa cuando han comido y por pura diversión, normalmente a la vuelta, agrupándose más de un can para “disfrutar del espectáculo”.

También juegan con los niños y adultos de los vagones y no se ha observado un comportamiento peligroso con personas en estos animales.

Un estudio, realmente curioso y muy interesante.

Fuente texto: @MisAnimales https://www.facebook.com/Mis.Animales.Todoparatumascota

www.AnimaNaturalis.org


LOS MOTIVOS DEL LOBO


El varón que tiene corazón de lis,
alma de querube, lengua celestial,
el mínimo y dulce Francisco de Asís,
está con un rudo y torvo animal,
bestia temerosa, de sangre y de robo,
las fauces de furia, los ojos de mal:
el lobo de Gubbia, el terrible lobo,
rabioso, ha asolado los alrededores;
cruel ha deshecho todos los rebaños;
devoró corderos, devoró pastores,
y son incontables sus muertes y daños.

Fuertes cazadores armados de hierros
fueron destrozados. Los duros colmillos
dieron cuenta de los más bravos perros,
como de cabritos y de corderillos.

Francisco salió:
al lobo buscó
en su madriguera.
Cerca de la cueva encontró a la fiera
enorme, que al verle se lanzó feroz
contra él. Francisco, con su dulce voz,
alzando la mano,
al lobo furioso dijo: —¡Paz, hermano
lobo! El animal
contempló al varón de tosco sayal;
dejó su aire arisco,
cerró las abiertas fauces agresivas,
y dijo: —¡Está bien, hermano Francisco!
¡Cómo! —exclamó el santo—. ¿Es ley que tú vivas
de horror y de muerte?
¿La sangre que vierte
tu hocico diabólico, el duelo y espanto
que esparces, el llanto
de los campesinos, el grito, el dolor
de tanta criatura de Nuestro Señor,
no han de contener tu encono infernal?
¿Vienes del infierno?
¿Te ha infundido acaso su rencor eterno
Luzbel o Belial?
Y el gran lobo, humilde: —¡Es duro el invierno,
y es horrible el hambre! En el bosque helado
no hallé qué comer; y busqué el ganado,
y en veces comí ganado y pastor.
¿La sangre? Yo vi más de un cazador
sobre su caballo, llevando el azor
al puño; o correr tras el jabalí,
el oso o el ciervo; y a más de uno vi
mancharse de sangre, herir, torturar,
de las roncas trompas al sordo clamor,
a los animales de Nuestro Señor.
Y no era por hambre, que iban a cazar.
Francisco responde: —En el hombre existe
mala levadura.
Cuando nace viene con pecado. Es triste.
Mas el alma simple de la bestia es pura.
Tú vas a tener
desde hoy qué comer.
Dejarás en paz
rebaños y gente en este país.
¡Que Dios melifique tu ser montaraz!
—Está bien, hermano Francisco de Asís.
—Ante el Señor, que todo ata y desata,
en fe de promesa tiéndeme la pata.
El lobo tendió la pata al hermano
de Asís, que a su vez le alargó la mano.
Fueron a la aldea. La gente veía
y lo que miraba casi no creía.
Tras el religioso iba el lobo fiero,
y, baja la testa, quieto le seguía
como un can de casa, o como un cordero.

Francisco llamó la gente a la plaza
y allí predicó.
Y dijo: —He aquí una amable caza.
El hermano lobo se viene conmigo;
me juró no ser ya vuestro enemigo,
y no repetir su ataque sangriento.
Vosotros, en cambio, daréis su alimento
a la pobre bestia de Dios. —¡Así sea!,
contestó la gente toda de la aldea.
Y luego, en señal
de contentamiento,
movió testa y cola el buen animal,
y entró con Francisco de Asís al convento.

*

Algún tiempo estuvo el lobo tranquilo
en el santo asilo.
Sus bastas orejas los salmos oían
y los claros ojos se le humedecían.
Aprendió mil gracias y hacía mil juegos
cuando a la cocina iba con los legos.
Y cuando Francisco su oración hacía,
el lobo las pobres sandalias lamía.
Salía a la calle,
iba por el monte, descendía al valle,
entraba en las casas y le daban algo
de comer. Mirábanle como a un manso galgo.
Un día, Francisco se ausentó. Y el lobo
dulce, el lobo manso y bueno, el lobo probo,
desapareció, tornó a la montaña,
y recomenzaron su aullido y su saña.
Otra vez sintióse el temor, la alarma,
entre los vecinos y entre los pastores;
colmaba el espanto los alrededores,
de nada servían el valor y el arma,
pues la bestia fiera
no dio treguas a su furor jamás,
como si tuviera
fuegos de Moloch y de Satanás.

Cuando volvió al pueblo el divino santo,
todos lo buscaron con quejas y llanto,
y con mil querellas dieron testimonio
de lo que sufrían y perdían tanto
por aquel infame lobo del demonio.

Francisco de Asís se puso severo.
Se fue a la montaña
a buscar al falso lobo carnicero.
Y junto a su cueva halló a la alimaña.
—En nombre del Padre del sacro universo,
conjúrote —dijo—, ¡oh lobo perverso!,
a que me respondas: ¿Por qué has vuelto al mal?
Contesta. Te escucho.
Como en sorda lucha, habló el animal,
la boca espumosa y el ojo fatal:
—Hermano Francisco, no te acerques mucho...
Yo estaba tranquilo allá en el convento;
al pueblo salía,
y si algo me daban estaba contento
y manso comía.
Mas empecé a ver que en todas las casas
estaban la Envidia, la Saña, la Ira,
y en todos los rostros ardían las brasas
de odio, de lujuria, de infamia y mentira.
Hermanos a hermanos hacían la guerra,
perdían los débiles, ganaban los malos,
hembra y macho eran como perro y perra,
y un buen día todos me dieron de palos.
Me vieron humilde, lamía las manos
y los pies. Seguía tus sagradas leyes,
todas las criaturas eran mis hermanos:
los hermanos hombres, los hermanos bueyes,
hermanas estrellas y hermanos gusanos.
Y así, me apalearon y me echaron fuera.
Y su risa fue como un agua hirviente,
y entre mis entrañas revivió la fiera,
y me sentí lobo malo de repente;
mas siempre mejor que esa mala gente.
y recomencé a luchar aquí,
a me defender y a me alimentar.
Como el oso hace, como el jabalí,
que para vivir tienen que matar.
Déjame en el monte, déjame en el risco,
déjame existir en mi libertad,
vete a tu convento, hermano Francisco,
sigue tu camino y tu santidad.

El santo de Asís no le dijo nada.
Le miró con una profunda mirada,
y partió con lágrimas y con desconsuelos,
y habló al Dios eterno con su corazón.
El viento del bosque llevó su oración,
que era: Padre nuestro, que estás en los cielos...


Rubén Darío, 1913

lobos

En el árbol evolutivo el lobo y el hombre están muy lejos, pero no hay animal con el que sintamos más afinidad. PERROS QUE SE DESPLAZAN SOLOS EN METRO PARA “CAZAR” INCAUTOS Científicos rusos han estudiado a los perros callejeros de Moscú y su evolución desde la caída del comunismo. Estos animales han demostrado una capacidad de adaptación al […]

En el árbol evolutivo el lobo y el hombre están muy lejos, pero no hay animal con el que sintamos más afinidad.


PERROS QUE SE DESPLAZAN SOLOS EN METRO PARA “CAZAR” INCAUTOS

Científicos rusos han estudiado a los perros callejeros de Moscú y su evolución desde la caída del comunismo. Estos animales han demostrado una capacidad de adaptación al medio y a las nuevas circunstancias que supera en muchos casos con creces a la de los humanos.

Una de las habilidades desarrollada por estos canes es su costumbre de coger el metro por las mañanas para llegar al centro de Moscú y volver a cogerlo por la noche para volver a sus hogares. En el centro de la ciudad se pueden obtener fácilmente alimentos, pero no dormir con comodidad.

Saben exactamente dónde y cuándo subir, observándose, incluso, que suelen escoger los vagones con menos gente (el primero y el último generalmente), algo que, según Eugene Linden, exige razonamiento y pensamiento consciente. Son, además, capaces de no perder su parada, gracias a su excelente sentido del tiempo que les permite calcular su recorrido, al reconocimiento del nombre de la estación o su olor o a una combinación de todos estos factores. De hecho, si tienen varias paradas por delante, suben a un asiento que haya libre y se echan tranquilamente una cabezadita…

Una vez en el centro, otra adaptación señalable es su capacidad para cruzar las calles con los semáforos en verde. Aunque los perros no ven en color son capaces de diferenciar las imágenes del semáforo.

Respecto a la obtención de alimento, objetivo principal de su viaje en metro, destacan entre sus conductas adquiridas lo que en Rusia han llamado la “cacería del shawarma”. Dicha cacería consta de una sofisticada emboscada en la que un perro espera tranquilo y tumbado junto a los kioscos de comidas levantándose de un salto y ladrando a los turistas en el momento en el que estos han comprado y pagado ya uno de los populares shawarmas calientitos. Los turistas, ante el ladrido intempestivo, tiran por el susto (con un porcentaje altísimo de éxito para el perro) su preciada comida.

Según A. Poiarkov, del Instituto de Ecología y Evolución de Moscú, lo destacable de esta habilidad es que los animales parecen saber quién se va a asustar y a tirar su comida y quién no, dejando pasar de largo a estos últimos a los que se acercarán con otro tipo de tretas diferentes.

En este sentido, la más utilizada de las tretas “positivas”, es su capacidad de seducción, sobre todo a mujeres y niños que se sientan en bancos de los parques a comerse un sándwich o aperitivo, colocándose junto a ellos con ojitos tiernos y quejidos suaves propiciando, en la mayoría de las ocasiones, que sea el perro el que acabe con parte del festín.

Han desarrollado, por tanto, además de sus nuevas habilidades de orientación y control del tiempo y del espacio, un sexto sentido, o una serie de habilidades psicológicas que les permiten minimizar los fracasos percibiendo la intencionalidad y la sensibilidad de las personas, utilizando una treta u otra con ellas dependiendo de la situación y de la persona de la que esperan conseguir algo.
Según se desprende del mismo estudio, este tipo de adaptación y las nuevas habilidades de los perros callejeros moscovitas puede considerarse un síntoma de evolución epigenética (Cambios reversibles de ADN que hacen que unos genes se expresen o no dependiendo de condiciones exteriores), naciendo los nuevos canes con estas nuevas pautas de comportamiento “heredadas” de sus progenitores y que se mantendrán, previsiblemente en el tiempo mientras se mantengan las condiciones que las originaron. En este caso, la transformación social de Rusia a partir de la caída del comunismo, cuando los nuevos capitalistas entendieron el valor turístico y comercial del centro de la ciudad y se llevaron los complejos industriales a las afueras, convirtiéndolos en un perfecto alojamiento para los perros callejeros, que debieron idear nuevas formas de “ganarse” la vida en este nuevo contexto social.

Y todo ello, sin perder ni un ápice de su capacidad de divertirse. Como curiosidad los etólogos mencionan que incluso durante “su trabajo”, no dejan de jugar. En muchos casos se puede ver cómo les gusta saltar del tren en el instante mismo en el que se cierran las puertas, comportamiento que únicamente se observa cuando han comido y por pura diversión, normalmente a la vuelta, agrupándose más de un can para “disfrutar del espectáculo”.

También juegan con los niños y adultos de los vagones y no se ha observado un comportamiento peligroso con personas en estos animales.

Un estudio, realmente curioso y muy interesante.

Fuente texto: @MisAnimales https://www.facebook.com/Mis.Animales.Todoparatumascota

www.AnimaNaturalis.org


LOS MOTIVOS DEL LOBO

El varón que tiene corazón de lis,
alma de querube, lengua celestial,
el mínimo y dulce Francisco de Asís,
está con un rudo y torvo animal,
bestia temerosa, de sangre y de robo,
las fauces de furia, los ojos de mal:
el lobo de Gubbia, el terrible lobo,
rabioso, ha asolado los alrededores;
cruel ha deshecho todos los rebaños;
devoró corderos, devoró pastores,
y son incontables sus muertes y daños.

Fuertes cazadores armados de hierros
fueron destrozados. Los duros colmillos
dieron cuenta de los más bravos perros,
como de cabritos y de corderillos.

Francisco salió:
al lobo buscó
en su madriguera.
Cerca de la cueva encontró a la fiera
enorme, que al verle se lanzó feroz
contra él. Francisco, con su dulce voz,
alzando la mano,
al lobo furioso dijo: —¡Paz, hermano
lobo! El animal
contempló al varón de tosco sayal;
dejó su aire arisco,
cerró las abiertas fauces agresivas,
y dijo: —¡Está bien, hermano Francisco!
¡Cómo! —exclamó el santo—. ¿Es ley que tú vivas
de horror y de muerte?
¿La sangre que vierte
tu hocico diabólico, el duelo y espanto
que esparces, el llanto
de los campesinos, el grito, el dolor
de tanta criatura de Nuestro Señor,
no han de contener tu encono infernal?
¿Vienes del infierno?
¿Te ha infundido acaso su rencor eterno
Luzbel o Belial?
Y el gran lobo, humilde: —¡Es duro el invierno,
y es horrible el hambre! En el bosque helado
no hallé qué comer; y busqué el ganado,
y en veces comí ganado y pastor.
¿La sangre? Yo vi más de un cazador
sobre su caballo, llevando el azor
al puño; o correr tras el jabalí,
el oso o el ciervo; y a más de uno vi
mancharse de sangre, herir, torturar,
de las roncas trompas al sordo clamor,
a los animales de Nuestro Señor.
Y no era por hambre, que iban a cazar.
Francisco responde: —En el hombre existe
mala levadura.
Cuando nace viene con pecado. Es triste.
Mas el alma simple de la bestia es pura.
Tú vas a tener
desde hoy qué comer.
Dejarás en paz
rebaños y gente en este país.
¡Que Dios melifique tu ser montaraz!
—Está bien, hermano Francisco de Asís.
—Ante el Señor, que todo ata y desata,
en fe de promesa tiéndeme la pata.
El lobo tendió la pata al hermano
de Asís, que a su vez le alargó la mano.
Fueron a la aldea. La gente veía
y lo que miraba casi no creía.
Tras el religioso iba el lobo fiero,
y, baja la testa, quieto le seguía
como un can de casa, o como un cordero.

Francisco llamó la gente a la plaza
y allí predicó.
Y dijo: —He aquí una amable caza.
El hermano lobo se viene conmigo;
me juró no ser ya vuestro enemigo,
y no repetir su ataque sangriento.
Vosotros, en cambio, daréis su alimento
a la pobre bestia de Dios. —¡Así sea!,
contestó la gente toda de la aldea.
Y luego, en señal
de contentamiento,
movió testa y cola el buen animal,
y entró con Francisco de Asís al convento.

*

Algún tiempo estuvo el lobo tranquilo
en el santo asilo.
Sus bastas orejas los salmos oían
y los claros ojos se le humedecían.
Aprendió mil gracias y hacía mil juegos
cuando a la cocina iba con los legos.
Y cuando Francisco su oración hacía,
el lobo las pobres sandalias lamía.
Salía a la calle,
iba por el monte, descendía al valle,
entraba en las casas y le daban algo
de comer. Mirábanle como a un manso galgo.
Un día, Francisco se ausentó. Y el lobo
dulce, el lobo manso y bueno, el lobo probo,
desapareció, tornó a la montaña,
y recomenzaron su aullido y su saña.
Otra vez sintióse el temor, la alarma,
entre los vecinos y entre los pastores;
colmaba el espanto los alrededores,
de nada servían el valor y el arma,
pues la bestia fiera
no dio treguas a su furor jamás,
como si tuviera
fuegos de Moloch y de Satanás.

Cuando volvió al pueblo el divino santo,
todos lo buscaron con quejas y llanto,
y con mil querellas dieron testimonio
de lo que sufrían y perdían tanto
por aquel infame lobo del demonio.

Francisco de Asís se puso severo.
Se fue a la montaña
a buscar al falso lobo carnicero.
Y junto a su cueva halló a la alimaña.
—En nombre del Padre del sacro universo,
conjúrote —dijo—, ¡oh lobo perverso!,
a que me respondas: ¿Por qué has vuelto al mal?
Contesta. Te escucho.
Como en sorda lucha, habló el animal,
la boca espumosa y el ojo fatal:
—Hermano Francisco, no te acerques mucho…
Yo estaba tranquilo allá en el convento;
al pueblo salía,
y si algo me daban estaba contento
y manso comía.
Mas empecé a ver que en todas las casas
estaban la Envidia, la Saña, la Ira,
y en todos los rostros ardían las brasas
de odio, de lujuria, de infamia y mentira.
Hermanos a hermanos hacían la guerra,
perdían los débiles, ganaban los malos,
hembra y macho eran como perro y perra,
y un buen día todos me dieron de palos.
Me vieron humilde, lamía las manos
y los pies. Seguía tus sagradas leyes,
todas las criaturas eran mis hermanos:
los hermanos hombres, los hermanos bueyes,
hermanas estrellas y hermanos gusanos.
Y así, me apalearon y me echaron fuera.
Y su risa fue como un agua hirviente,
y entre mis entrañas revivió la fiera,
y me sentí lobo malo de repente;
mas siempre mejor que esa mala gente.
y recomencé a luchar aquí,
a me defender y a me alimentar.
Como el oso hace, como el jabalí,
que para vivir tienen que matar.
Déjame en el monte, déjame en el risco,
déjame existir en mi libertad,
vete a tu convento, hermano Francisco,
sigue tu camino y tu santidad.

El santo de Asís no le dijo nada.
Le miró con una profunda mirada,
y partió con lágrimas y con desconsuelos,
y habló al Dios eterno con su corazón.
El viento del bosque llevó su oración,
que era: Padre nuestro, que estás en los cielos…

Rubén Darío, 1913

Imágenes y tropos

«…contra la desafortunada confusión entre símbolo y alegoría. La alegoría es una representación más o menos artificial de generalidades y abstracciones perfectamente cognoscibles y expresables por otras vías. El símbolo es la única expresión posible de lo simbolizado, es decir, del significado con aquello que simboliza. Nunca se descifra por completo. La percepción simbólica opera una transmutación de los datos inmediatos (sensible,literales), los vuelve transparentes. Sin esta transparencia resulta imposible pasar de un plano al otro. Recíprocamente sin una pluralidad de sentidos escalonados en perspectiva ascendente, la exégesis simbólica desparece, carente de función y de sentido».
Henri Corbin.

Imágenes literarias son los procedimientos que sirven para que el autor destaque el aspecto de la realidad que le impresiona. Estos procedimientos suelen ser:

  • La adjetivación. Los adjetivos y la naturaleza de los mismos cambian los efectos expresivos de una frase.
  • La comparación o símil. Son figuras lógicas.
  • Los tropos. Consisten en designar a las cosas, no por su nombre habitual, sino por otro en el que se refleje la visión personal del autor. Los Tropos más frecuentes son: la Metáfora, la Alegoría y el Símbolo. Pero existen además la Sinécdoque y la Metonimia. La sinécdoque es un tropo en el que se intercambian dos palabras, cuando la significación de una está comprendida en la de la otra. la metonimia está basada en una relación de causalidad o de sucesión, entre las dos palabras que se intercambian; es decir, que la una significa el origen o la causa de la otra.

La metáfora. es el tropo más común e importante. Consiste en substituir el nombre de una cosa por el de otra semejante en algún aspecto. La metáfora no es un simple ornamento estilístico, -sino una forma de expresión válida por sí misma. La metáfora difiere de la comparación en que ésta ofrece juntos el plano real y el evocado (sus dientes eran como perla); en cambio, la metáfora calla el tiempo real nombrando sólo el evocado (sus perlas).
Hay metáforas basadas en una semejanza del carácter sensorial; metáforas basadas en la semejanza de una realidad psicológica con algo material; metáforas basadas en la impresión que las cosas nos producen
La alegoría (del griego: αλλος, allos, «otro», and αγορευειν, agoreuein, «hablar en público») es una metáfora compleja, en la que cada elemento del plano real se corresponde con otro del plano evocado. Por lo general, el plano real es aquí una idea abstracta; en cambio, el plano evocado, es decir, el que nombramos en la alegoría, es siempre de carácter sensible, concreto, material.
La alegoría se considera una figura retorica, pero existen alegorías no verbales que se pueden encontrar en pinturas, esculturas, y otras formas de arte mimético o representativo. La alegoría como procedimiento retórico es un sistema extenso y subdividido de imágenes metafóricas que representa un pensamiento complejo o una experiencia humana real, y en ese sentido puede constituir obras enteras. Por ejemplo, el significado alegórico es uno de los que es posible extraerle a la Biblia según los teólogos.
La etimología de la palabra es más amplia que el uso común. Una alegoría es más elaborada que una metáfora, y se dirige hacia la imaginación, mientras que una analogía esta dirigida a la razón o la lógica. La fabula o parábola es una alegoría corta con moraleja. La alegoría como figura literaria o tema artístico pretende representar una idea abstracta valiéndose de formas humanas, animales o de objetos cotidianos. Por su carácter evocador, se empleó profusamente como recurso en temas religiosos y profanos. Fue usada desde la antigüedad, en la época del Egipto faraónico, la Antigua Grecia, Roma, la Edad Media o el Barroco.
Ya que es posible aplicar cualquier historia substancial a cuestiones de envergadura, algunas veces se distorsiona la intención del autor. Por ejemplo, algunos sugieren que The Lord of the Rings es una alegoría de las Guerras Mundiales, a pesar de que J. R. R. Tolkien lo ha negado enfáticamente:

«It is neither allegorical nor topical….I cordially dislike allegory in all
its manifestations, and always have done so since I grew old and wary enough to
detect its presence.»

El símbolo representa, mediante una imagen sensible, una realidad o una experiencia abstracta – Dios, la eternidad… – que por su complejidad y carácter subjetivo no puede expresarse en términos claros y concretos.
Referencias
http://www.mallorcaweb.net/mostel/estilo3.htm
http://diccionario.babylon.com/allegory&tl=
http://en.wikipedia.org/wiki/Allegory
http://es.wikipedia.org/wiki/Alegor%C3%ADa

«...contra la desafortunada confusión entre símbolo y alegoría. La alegoría es una representación más o menos artificial de generalidades y abstracciones perfectamente cognoscibles y expresables por otras vías. El símbolo es la única expresión posible de lo simbolizado, es decir, del significado con aquello que simboliza. Nunca se descifra por completo. La percepción simbólica opera una transmutación de los datos inmediatos (sensible,literales), los vuelve transparentes. Sin esta transparencia resulta imposible pasar de un plano al otro. Recíprocamente sin una pluralidad de sentidos escalonados en perspectiva ascendente, la exégesis simbólica desparece, carente de función y de sentido».
Henri Corbin.




Imágenes literarias son los procedimientos que sirven para que el autor destaque el aspecto de la realidad que le impresiona. Estos procedimientos suelen ser:

  • La adjetivación. Los adjetivos y la naturaleza de los mismos cambian los efectos expresivos de una frase.
  • La comparación o símil. Son figuras lógicas.
  • Los tropos. Consisten en designar a las cosas, no por su nombre habitual, sino por otro en el que se refleje la visión personal del autor. Los Tropos más frecuentes son: la Metáfora, la Alegoría y el Símbolo. Pero existen además la Sinécdoque y la Metonimia. La sinécdoque es un tropo en el que se intercambian dos palabras, cuando la significación de una está comprendida en la de la otra. la metonimia está basada en una relación de causalidad o de sucesión, entre las dos palabras que se intercambian; es decir, que la una significa el origen o la causa de la otra.
La metáfora. es el tropo más común e importante. Consiste en substituir el nombre de una cosa por el de otra semejante en algún aspecto. La metáfora no es un simple ornamento estilístico, -sino una forma de expresión válida por sí misma. La metáfora difiere de la comparación en que ésta ofrece juntos el plano real y el evocado (sus dientes eran como perla); en cambio, la metáfora calla el tiempo real nombrando sólo el evocado (sus perlas).
Hay metáforas basadas en una semejanza del carácter sensorial; metáforas basadas en la semejanza de una realidad psicológica con algo material; metáforas basadas en la impresión que las cosas nos producen
La alegoría (del griego: ?????, allos, "otro", and ?????????, agoreuein, "hablar en público") es una metáfora compleja, en la que cada elemento del plano real se corresponde con otro del plano evocado. Por lo general, el plano real es aquí una idea abstracta; en cambio, el plano evocado, es decir, el que nombramos en la alegoría, es siempre de carácter sensible, concreto, material.
La alegoría se considera una figura retorica, pero existen alegorías no verbales que se pueden encontrar en pinturas, esculturas, y otras formas de arte mimético o representativo. La alegoría como procedimiento retórico es un sistema extenso y subdividido de imágenes metafóricas que representa un pensamiento complejo o una experiencia humana real, y en ese sentido puede constituir obras enteras. Por ejemplo, el significado alegórico es uno de los que es posible extraerle a la Biblia según los teólogos.
La etimología de la palabra es más amplia que el uso común. Una alegoría es más elaborada que una metáfora, y se dirige hacia la imaginación, mientras que una analogía esta dirigida a la razón o la lógica. La fabula o parábola es una alegoría corta con moraleja. La alegoría como figura literaria o tema artístico pretende representar una idea abstracta valiéndose de formas humanas, animales o de objetos cotidianos. Por su carácter evocador, se empleó profusamente como recurso en temas religiosos y profanos. Fue usada desde la antigüedad, en la época del Egipto faraónico, la Antigua Grecia, Roma, la Edad Media o el Barroco.
Ya que es posible aplicar cualquier historia substancial a cuestiones de envergadura, algunas veces se distorsiona la intención del autor. Por ejemplo, algunos sugieren que The Lord of the Rings es una alegoría de las Guerras Mundiales, a pesar de que J. R. R. Tolkien lo ha negado enfáticamente:
"It is neither allegorical nor topical....I cordially dislike allegory in all
its manifestations, and always have done so since I grew old and wary enough to
detect its presence."
El símbolo representa, mediante una imagen sensible, una realidad o una experiencia abstracta - Dios, la eternidad... - que por su complejidad y carácter subjetivo no puede expresarse en términos claros y concretos.
Referencias
http://www.mallorcaweb.net/mostel/estilo3.htm
http://diccionario.babylon.com/allegory&tl=
http://en.wikipedia.org/wiki/Allegory
http://es.wikipedia.org/wiki/Alegor%C3%ADa

Imágenes y tropos

«…contra la desafortunada confusión entre símbolo y alegoría. La alegoría es una representación más o menos artificial de generalidades y abstracciones perfectamente cognoscibles y expresables por otras vías. El símbolo es la única expresi?…

«...contra la desafortunada confusión entre símbolo y alegoría. La alegoría es una representación más o menos artificial de generalidades y abstracciones perfectamente cognoscibles y expresables por otras vías. El símbolo es la única expresión posible de lo simbolizado, es decir, del significado con aquello que simboliza. Nunca se descifra por completo. La percepción simbólica opera una transmutación de los datos inmediatos (sensible,literales), los vuelve transparentes. Sin esta transparencia resulta imposible pasar de un plano al otro. Recíprocamente sin una pluralidad de sentidos escalonados en perspectiva ascendente, la exégesis simbólica desparece, carente de función y de sentido».
Henri Corbin.




Imágenes literarias son los procedimientos que sirven para que el autor destaque el aspecto de la realidad que le impresiona. Estos procedimientos suelen ser:

  • La adjetivación. Los adjetivos y la naturaleza de los mismos cambian los efectos expresivos de una frase.
  • La comparación o símil. Son figuras lógicas.
  • Los tropos. Consisten en designar a las cosas, no por su nombre habitual, sino por otro en el que se refleje la visión personal del autor. Los Tropos más frecuentes son: la Metáfora, la Alegoría y el Símbolo. Pero existen además la Sinécdoque y la Metonimia. La sinécdoque es un tropo en el que se intercambian dos palabras, cuando la significación de una está comprendida en la de la otra. la metonimia está basada en una relación de causalidad o de sucesión, entre las dos palabras que se intercambian; es decir, que la una significa el origen o la causa de la otra.
La metáfora. es el tropo más común e importante. Consiste en substituir el nombre de una cosa por el de otra semejante en algún aspecto. La metáfora no es un simple ornamento estilístico, -sino una forma de expresión válida por sí misma. La metáfora difiere de la comparación en que ésta ofrece juntos el plano real y el evocado (sus dientes eran como perla); en cambio, la metáfora calla el tiempo real nombrando sólo el evocado (sus perlas).
Hay metáforas basadas en una semejanza del carácter sensorial; metáforas basadas en la semejanza de una realidad psicológica con algo material; metáforas basadas en la impresión que las cosas nos producen
La alegoría (del griego: ?????, allos, "otro", and ?????????, agoreuein, "hablar en público") es una metáfora compleja, en la que cada elemento del plano real se corresponde con otro del plano evocado. Por lo general, el plano real es aquí una idea abstracta; en cambio, el plano evocado, es decir, el que nombramos en la alegoría, es siempre de carácter sensible, concreto, material.
La alegoría se considera una figura retorica, pero existen alegorías no verbales que se pueden encontrar en pinturas, esculturas, y otras formas de arte mimético o representativo. La alegoría como procedimiento retórico es un sistema extenso y subdividido de imágenes metafóricas que representa un pensamiento complejo o una experiencia humana real, y en ese sentido puede constituir obras enteras. Por ejemplo, el significado alegórico es uno de los que es posible extraerle a la Biblia según los teólogos.
La etimología de la palabra es más amplia que el uso común. Una alegoría es más elaborada que una metáfora, y se dirige hacia la imaginación, mientras que una analogía esta dirigida a la razón o la lógica. La fabula o parábola es una alegoría corta con moraleja. La alegoría como figura literaria o tema artístico pretende representar una idea abstracta valiéndose de formas humanas, animales o de objetos cotidianos. Por su carácter evocador, se empleó profusamente como recurso en temas religiosos y profanos. Fue usada desde la antigüedad, en la época del Egipto faraónico, la Antigua Grecia, Roma, la Edad Media o el Barroco.
Ya que es posible aplicar cualquier historia substancial a cuestiones de envergadura, algunas veces se distorsiona la intención del autor. Por ejemplo, algunos sugieren que The Lord of the Rings es una alegoría de las Guerras Mundiales, a pesar de que J. R. R. Tolkien lo ha negado enfáticamente:
"It is neither allegorical nor topical....I cordially dislike allegory in all
its manifestations, and always have done so since I grew old and wary enough to
detect its presence."
El símbolo representa, mediante una imagen sensible, una realidad o una experiencia abstracta - Dios, la eternidad... - que por su complejidad y carácter subjetivo no puede expresarse en términos claros y concretos.
Referencias
http://www.mallorcaweb.net/mostel/estilo3.htm
http://diccionario.babylon.com/allegory&tl=
http://en.wikipedia.org/wiki/Allegory
http://es.wikipedia.org/wiki/Alegor%C3%ADa