??

Published on Aug 31, 20158 Hour Music for Sleeping and Deep Relaxation – YellowBrickCinema is the leader in Sleep Music, Relaxing Music, Study Music, Meditation Music (including Tibetan Music and Shamanic Music), Healing Music, Reiki Music, Zen Music, …



Published on Aug 31, 2015
8 Hour Music for Sleeping and Deep Relaxation - YellowBrickCinema is the leader in Sleep Music, Relaxing Music, Study Music, Meditation Music (including Tibetan Music and Shamanic Music), Healing Music, Reiki Music, Zen Music, Spa and Massage Music, and Yoga Music.



Published on Aug 27, 2015
6 Hour Instrumental Guitar Music: Relaxing Music, Meditation Music





Published on Apr 2, 2014
Buy music on itunes https://itunes.apple.com/album/night-...

Find out more: http://goo.gl/z8sgYr

Buy Night School (UK): http://goo.gl/fZNTYO
Buy Night School (US): http://goo.gl/0ITtbH

Richard Wiseman is based at the University of Hertfordshire http://www.herts.ac.uk

Voice recording: Sarah Angliss and Colin Uttley http://www.sarahangliss.com

Based on the following research:
Elliott, D., Polman, R., & McGregor, R. (2011). Relaxing Music for Anxiety Control Journal of Music Therapy, 48(3), 264-288

MUDRAS

¿CUÁNTO TIEMPO SE DEBE PRACTICAR UN MUDRA?…

Los Mudras son utilizados para canalizar, equilibrar y restaurar el nivel energético de nuestro cuerpo. Al realizar estas presiones en el cuerpo, la energía puede fluir por los “nadis” –canales energéticos – y proporciona paz, seguridad y tranquilidad al meditante.

Por lo general, los Mudras deben practicarse con las dos manos a la vez. Los dedos se van uniendo entre sí de maneras muy diversas y con presiones muy diversas donde a veces sólo es necesario un leve roce y otras se necesita una gran presión. Debido a la diferente cualidad de cada uno de ellos, es recomendable utilizarlos durante un tiempo determinado que suele ir de 3 a 45 minutos y generalmente es conveniente realizarlos una vez al día como mínimo.
Para mejorar los resultados, se recomienda mantener una de las posturas durante un total de 45 minutos al día. Pero si se practican por más tiempo, los resultados se pueden producir rápidamente a excepción de determinados Mudras que deben aplicarse con mucho cuidado. Si uno no tiene la posibilidad o la paciencia de practicarlos durante 45 minutos seguidos, se puede dividir ese tiempo en porciones de 10 o 15 minutos.

Para principiantes o iniciados, es recomendable escoger un lugar tranquilo donde nada ni nadie nos interrumpa, alejados de ruidos y preferiblemente a solas y en silencio. Una vez que ya dominemos la técnica, se puede realizar en otros lugares (descanso del trabajo, paseando por el parque, en la playa, en compañía, etc.).
Los Mudras se pueden practicar según nuestras propias necesidades. Podemos hacer un Mudra específico para aliviar un malestar o ayudar a curar una enfermedad determinada. — with Ana Cortez.


mudrā (Listeni/mˈdrɑː/Sanskrit: मुद्रा «seal», «mark», or «gesture»; Tibetan. ཕྱག་རྒྱ་, chakgya) is a symbolic or ritual gesture in Hinduism and Buddhism.[1] While some mudrās involve the entire body, most are performed with the hands and fingers.[2] A mudrā is a spiritual gesture and an energetic seal of authenticity employed in the iconography and spiritual practice of Indian religions and traditions of Dharma and Taoism.
One hundred and eight mudras are used in regular Tantric rituals.[3]
In yoga, mudrās are used in conjunction with pranayama (yogic breathing exercises), generally while seated in PadmasanaSukhasana or Vajrasana pose, to stimulate different parts of the body involved with breathing and to affect the flow of prana in the body.


¿CUÁNTO TIEMPO SE DEBE PRACTICAR UN MUDRA?...


Los Mudras son utilizados para canalizar, equilibrar y restaurar el nivel energético de nuestro cuerpo. Al realizar estas presiones en el cuerpo, la energía puede fluir por los “nadis” –canales energéticos – y proporciona paz, seguridad y tranquilidad al meditante.

Por lo general, los Mudras deben practicarse con las dos manos a la vez. Los dedos se van uniendo entre sí de maneras muy diversas y con presiones muy diversas donde a veces sólo es necesario un leve roce y otras se necesita una gran presión. Debido a la diferente cualidad de cada uno de ellos, es recomendable utilizarlos durante un tiempo determinado que suele ir de 3 a 45 minutos y generalmente es conveniente realizarlos una vez al día como mínimo.
Para mejorar los resultados, se recomienda mantener una de las posturas durante un total de 45 minutos al día. Pero si se practican por más tiempo, los resultados se pueden producir rápidamente a excepción de determinados Mudras que deben aplicarse con mucho cuidado. Si uno no tiene la posibilidad o la paciencia de practicarlos durante 45 minutos seguidos, se puede dividir ese tiempo en porciones de 10 o 15 minutos.

Para principiantes o iniciados, es recomendable escoger un lugar tranquilo donde nada ni nadie nos interrumpa, alejados de ruidos y preferiblemente a solas y en silencio. Una vez que ya dominemos la técnica, se puede realizar en otros lugares (descanso del trabajo, paseando por el parque, en la playa, en compañía, etc.).
Los Mudras se pueden practicar según nuestras propias necesidades. Podemos hacer un Mudra específico para aliviar un malestar o ayudar a curar una enfermedad determinada. — with Ana Cortez.



mudr? (Listeni/mu??dr??/Sanskrit: ?????? "seal", "mark", or "gesture"; Tibetan. ????????, chakgya) is a symbolic or ritual gesture in Hinduism and Buddhism.[1] While some mudr?s involve the entire body, most are performed with the hands and fingers.[2] A mudr? is a spiritual gesture and an energetic seal of authenticity employed in the iconography and spiritual practice of Indian religions and traditions of Dharma and Taoism.
One hundred and eight mudras are used in regular Tantric rituals.[3]
In yoga, mudr?s are used in conjunction with pranayama (yogic breathing exercises), generally while seated in PadmasanaSukhasana or Vajrasana pose, to stimulate different parts of the body involved with breathing and to affect the flow of prana in the body.

Gimnasia cerebral

¿Qué ocurre en tu cerebro cuando tejes?

Por Jacque Wilson, CNN

Hacer manualidades puede ayudar a aquellos que sufren de ansiedad, depresión o dolor crónico, dicen los expertos. También puede disminuir el estrés, aumentar la felicidad y proteger al cerebro de daños causados por el envejecimiento. Pocos estudios se han hecho específicamente en cuanto a hacer manualidades, pero los neurólogos empiezan a ver cómo estudios de actividades cognitivas, tales como resolver crucigramas, también podrían aplicarse a quienes hacen complejos patrones de ‘quilting’. Otros están estableciendo conexiones entre los beneficios que la meditación tiene en la salud mental, y el zen que se alcanza al momento de pintar o esculpir. «Está surgiendo una evidencia prometedora para respaldar lo que muchas de las personas que hacen manualidades han sabido desde hace bastante tiempo», dice Catherine Carey Levisay, una neuropsicóloga autorizada y esposa de John Levisay, director ejecutivo de Craftsy.com. «Y es que crear algo -ya sea a través del arte, la música, la cocina, el ‘quilting’, la costura, los dibujos, la fotografía o la decoración de pasteles- nos beneficia de varias maneras».

Efectos similares a la meditación

Incluso hoy en día, años después de que Huerta aprendiera a tejer por primera vez, ella sabe que puede perderse horas en un patrón complejo.

El psicólogo Mihaly Csikszentimihalyi inicialmente describió este fenómeno como fluidez: unos cuantos momentos en el tiempo donde te absorbe tanto una actividad que nada más parece importarte. La fluidez, dice Csikszentimihalyi, es el secreto de la felicidad: una declaración que respalda con décadas de investigación.

«Cuando estamos involucrados en algo que requiere creatividad, sentimos que estamos viviendo más plenamente que durante el resto de nuestra vida», dijo Csikszentimihalyi en una conferencia TED en 2004. «Sabes que lo que necesitas hacer es posible de lograr, incluso si se trata de algo difícil, así que la sensación de tiempo desaparece. Te olvidas de ti mismo. Te sientes parte de algo mucho mayor».

Nuestro sistema nervioso solo puede procesar cierta cantidad de información a la vez, explica. Ésa es la razón por la que no puedes escuchar y entender a dos personas mientras te hablan al mismo tiempo. Así que cuando alguien empieza a crear, su existencia fuera de esa actividad se «suspende temporalmente».

«No le queda suficiente atención para monitorear cómo se siente su cuerpo, o sus problemas en casa. No siente hambre o cansancio. Su cuerpo desaparece».

Los efectos de la fluidez son similares a los de la meditación, dice la terapeuta ocupacional Victoria Schindler. La ciencia ha demostrado que la meditación puede, entre otras cosas, reducir el estrés y combatir la inflamación.

Nuestros cuerpos están en un constante estado de estrés debido a que nuestro cerebro no puede establecer la diferencia entre una reunión con el jefe y un ataque de un oso, dice Schindler. Los movimientos repetitivos de tejer, por ejemplo, activan el sistema nervioso parasimpático, lo cual disipa esa respuesta de «lucha o huida».

En el estudio «Las bases neurológicas de la ocupación», escrito en 2007, Schindler y la coautora Sharon Gutman afirman que los pacientes podrían aprender a utilizar actividades como dibujar o pintar para provocar la fluidez, lo cual ofrecería una manera no farmacéutica de regular las emociones fuertes como el enojo, o prevenir los pensamientos irracionales.

«La fluidez tiene el potencial de ayudar a los pacientes a disipar el caos interno», escriben.


¿Qué ocurre en tu cerebro cuando tejes?

Por Jacque Wilson, CNN



Hacer manualidades puede ayudar a aquellos que sufren de ansiedad, depresión o dolor crónico, dicen los expertos. También puede disminuir el estrés, aumentar la felicidad y proteger al cerebro de daños causados por el envejecimiento. Pocos estudios se han hecho específicamente en cuanto a hacer manualidades, pero los neurólogos empiezan a ver cómo estudios de actividades cognitivas, tales como resolver crucigramas, también podrían aplicarse a quienes hacen complejos patrones de 'quilting'. Otros están estableciendo conexiones entre los beneficios que la meditación tiene en la salud mental, y el zen que se alcanza al momento de pintar o esculpir. "Está surgiendo una evidencia prometedora para respaldar lo que muchas de las personas que hacen manualidades han sabido desde hace bastante tiempo", dice Catherine Carey Levisay, una neuropsicóloga autorizada y esposa de John Levisay, director ejecutivo de Craftsy.com. "Y es que crear algo -ya sea a través del arte, la música, la cocina, el 'quilting', la costura, los dibujos, la fotografía o la decoración de pasteles- nos beneficia de varias maneras".

Efectos similares a la meditación

Incluso hoy en día, años después de que Huerta aprendiera a tejer por primera vez, ella sabe que puede perderse horas en un patrón complejo.

El psicólogo Mihaly Csikszentimihalyi inicialmente describió este fenómeno como fluidez: unos cuantos momentos en el tiempo donde te absorbe tanto una actividad que nada más parece importarte. La fluidez, dice Csikszentimihalyi, es el secreto de la felicidad: una declaración que respalda con décadas de investigación.

"Cuando estamos involucrados en algo que requiere creatividad, sentimos que estamos viviendo más plenamente que durante el resto de nuestra vida", dijo Csikszentimihalyi en una conferencia TED en 2004. "Sabes que lo que necesitas hacer es posible de lograr, incluso si se trata de algo difícil, así que la sensación de tiempo desaparece. Te olvidas de ti mismo. Te sientes parte de algo mucho mayor".

Nuestro sistema nervioso solo puede procesar cierta cantidad de información a la vez, explica. Ésa es la razón por la que no puedes escuchar y entender a dos personas mientras te hablan al mismo tiempo. Así que cuando alguien empieza a crear, su existencia fuera de esa actividad se "suspende temporalmente".

"No le queda suficiente atención para monitorear cómo se siente su cuerpo, o sus problemas en casa. No siente hambre o cansancio. Su cuerpo desaparece".

Los efectos de la fluidez son similares a los de la meditación, dice la terapeuta ocupacional Victoria Schindler. La ciencia ha demostrado que la meditación puede, entre otras cosas, reducir el estrés y combatir la inflamación.

Nuestros cuerpos están en un constante estado de estrés debido a que nuestro cerebro no puede establecer la diferencia entre una reunión con el jefe y un ataque de un oso, dice Schindler. Los movimientos repetitivos de tejer, por ejemplo, activan el sistema nervioso parasimpático, lo cual disipa esa respuesta de "lucha o huida".

En el estudio "Las bases neurológicas de la ocupación", escrito en 2007, Schindler y la coautora Sharon Gutman afirman que los pacientes podrían aprender a utilizar actividades como dibujar o pintar para provocar la fluidez, lo cual ofrecería una manera no farmacéutica de regular las emociones fuertes como el enojo, o prevenir los pensamientos irracionales.

"La fluidez tiene el potencial de ayudar a los pacientes a disipar el caos interno", escriben.