Ley Fayad

iniciativa de ley sobre Internet

Por: Luis García  – 28 octubre, 2015

El martes 27 de octubre, el Senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Omar Fayad, presentó una iniciativa de Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos, redactada en colaboración con la Policía Federal.
El pasado martes 27 de octubre fue presentado ante el Senado mexicano un proyecto de Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos, cuyo principal impulsor es el diputado del PRI Omar Fayad. Si tienes la osadía de abrir el enlace al PDF y consigues leerlo completo sin sacarte los ojos con un tenedor, posiblemente termines un poco preocupado por el futuro del Internet en México.
La ONG mexicana R3D, dedicada a la defensa de los derechos digitales, publicó un análisis en el cual plantean que la iniciativa “prácticamente criminalizaría Internet entero”, y ciertamente, incluso a partir de una lectura superficial del texto se desprende su pésima redacción, ambigua y amplia como para dar cabida a que prácticamente cualquier conducta sea considerada ilícita.

iniciativa de ley sobre Internet

Por: Luis García  – 28 octubre, 2015

El martes 27 de octubre, el Senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Omar Fayad, presentó una iniciativa de Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos, redactada en colaboración con la Policía Federal.
El pasado martes 27 de octubre fue presentado ante el Senado mexicano un proyecto de Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos, cuyo principal impulsor es el diputado del PRI Omar Fayad. Si tienes la osadía de abrir el enlace al PDF y consigues leerlo completo sin sacarte los ojos con un tenedor, posiblemente termines un poco preocupado por el futuro del Internet en México.
La ONG mexicana R3D, dedicada a la defensa de los derechos digitales, publicó un análisis en el cual plantean que la iniciativa “prácticamente criminalizaría Internet entero”, y ciertamente, incluso a partir de una lectura superficial del texto se desprende su pésima redacción, ambigua y amplia como para dar cabida a que prácticamente cualquier conducta sea considerada ilícita.

Proyecto México 2030

Proyecto México 2030: la venta de un país

Catorce documentos –que forman parte del expediente México 2030, Proyecto de Gran Visión– revelan los planes del gobierno federal para privatizar los sectores estratégicos y los bienes de la nación.
Energía, agua, zonas de reserva de la biósfera, salud, ciencia y tecnología quedarán en manos de la iniciativa privada; además, se legalizará el lobbyng para que las empresas nacionales y extranjeras hagan prevalecer sus intereses en el Congreso de la Unión. El proyecto de nación de Calderón Hinojosa (en el que destacan la extinción de Luz y Fuerza del Centro, la desaparición de la Secretaría de Energía y la creación de una secretaría o instituto de infraestructura) fue ideado antes del 1 de diciembre de 2006 por altos ejecutivos de trasnacionales, empresarios, políticos del PRI y del PAN y académicos afines. Con este trabajo, Contralínea inicia la publicación de una serie de reportajes que abordan de manera detallada los principales objetivos del plan transexenal: abolir la propiedad pública y legalizar el despojo
/ Primera parte
Otros textos de la serie:
  1. Proyecto México 2030: la venta de un país
  2. Plan México 2030: “acotar” crimen organizado, no exterminarlo
  3. Entrega Calderón áreas estratégicas a trasnacionales
  4. Plan México 2030: desmantelar la seguridad social
  5. Proyecto 2030: venta total de las reservas de la biósfera
  6. Plan 2030: “mexicoamericanos” gobernarán la nación
  7. Plan 2030: ocupación integral de México
Antes de asumir la Presidencia de la República, el 1 de diciembre de 2006, el panista Felipe de Jesús Calderón Hinojosa pactó la apertura total del país a los intereses empresariales, nacionales y extranjeros. Su plan privatizador fue nombrado México 2030, Proyecto de Gran Visión.
Catorce documentos de trabajo que forman parte de ese plan –hechos públicos por la Presidencia– revelan las estrategias para abolir la propiedad pública, identificada en el Proyecto como “monopolios públicos”. También, para legalizar el despojo de tierras, costas y recursos naturales en contra de campesinos, ejidatarios, pescadores e indígenas.
Los documentos suman 831 páginas y contienen los resultados de los talleres temáticos convocados por el presidente electo, entre julio y noviembre de 2006, y auspiciados por el Fideicomiso para Apoyar el Cambio de Administración del Ejecutivo Federal.
El Proyecto de Gran Visión se divide en cinco ejes: estado de derecho y seguridad pública; economía competitiva y generadora de empleos; igualdad de oportunidades; desarrollo sustentable; democracia efectiva y política exterior responsable. Sólo el primero estaría exento de privatizaciones.

Proyecto México 2030: la venta de un país

Catorce documentos –que forman parte del expediente México 2030, Proyecto de Gran Visión– revelan los planes del gobierno federal para privatizar los sectores estratégicos y los bienes de la nación.
Energía, agua, zonas de reserva de la biósfera, salud, ciencia y tecnología quedarán en manos de la iniciativa privada; además, se legalizará el lobbyng para que las empresas nacionales y extranjeras hagan prevalecer sus intereses en el Congreso de la Unión. El proyecto de nación de Calderón Hinojosa (en el que destacan la extinción de Luz y Fuerza del Centro, la desaparición de la Secretaría de Energía y la creación de una secretaría o instituto de infraestructura) fue ideado antes del 1 de diciembre de 2006 por altos ejecutivos de trasnacionales, empresarios, políticos del PRI y del PAN y académicos afines. Con este trabajo, Contralínea inicia la publicación de una serie de reportajes que abordan de manera detallada los principales objetivos del plan transexenal: abolir la propiedad pública y legalizar el despojo
/ Primera parte
Otros textos de la serie:
  1. Proyecto México 2030: la venta de un país
  2. Plan México 2030: “acotar” crimen organizado, no exterminarlo
  3. Entrega Calderón áreas estratégicas a trasnacionales
  4. Plan México 2030: desmantelar la seguridad social
  5. Proyecto 2030: venta total de las reservas de la biósfera
  6. Plan 2030: “mexicoamericanos” gobernarán la nación
  7. Plan 2030: ocupación integral de México
Antes de asumir la Presidencia de la República, el 1 de diciembre de 2006, el panista Felipe de Jesús Calderón Hinojosa pactó la apertura total del país a los intereses empresariales, nacionales y extranjeros. Su plan privatizador fue nombrado México 2030, Proyecto de Gran Visión.
Catorce documentos de trabajo que forman parte de ese plan –hechos públicos por la Presidencia– revelan las estrategias para abolir la propiedad pública, identificada en el Proyecto como “monopolios públicos”. También, para legalizar el despojo de tierras, costas y recursos naturales en contra de campesinos, ejidatarios, pescadores e indígenas.
Los documentos suman 831 páginas y contienen los resultados de los talleres temáticos convocados por el presidente electo, entre julio y noviembre de 2006, y auspiciados por el Fideicomiso para Apoyar el Cambio de Administración del Ejecutivo Federal.
El Proyecto de Gran Visión se divide en cinco ejes: estado de derecho y seguridad pública; economía competitiva y generadora de empleos; igualdad de oportunidades; desarrollo sustentable; democracia efectiva y política exterior responsable. Sólo el primero estaría exento de privatizaciones.

Carmen Aristegui en el mundo

Así reportan el despido de Carmen Aristegui en el mundo
Medios internacionales como The Guardian, The Washington Post, Forbes, El País o BBC Mundo retomaron la noticia del despido de Carmen Aristegui.
MARZO 16, 2015Redacción Animal Político

La noticia sobre el despido de la periodista Carmen Aristegui y de su equipo de trabajo de la empresa MVS Radio fue retomada por medios internacionales, que coinciden en destacar que se trata del grupo de colaboradores que dio a conocer el escándalo de la “Casa Blanca”, una residencia con valor de 86 millones de pesos, propiedad de la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera.


Deseable que MVS y Aristegui resuelvan su conflicto: Segob

En un comunicado, la Secretaría de Gobernación aseguró que ha respetado y valorado permanentemente el ejercicio crítico y profesional del periodismo.

“Basta con apelar a la buena voluntad de todos los mexicanos, esa minoría. Pero de férrea voluntad que lee y a la que Televisa y Tv Azteca no le han logrado chupar el cerebro y convertirlos en zombies…”, escribe el periodista.
Así reportan el despido de Carmen Aristegui en el mundo
Medios internacionales como The Guardian, The Washington Post, Forbes, El País o BBC Mundo retomaron la noticia del despido de Carmen Aristegui.
MARZO 16, 2015Redacción Animal Político

La noticia sobre el despido de la periodista Carmen Aristegui y de su equipo de trabajo de la empresa MVS Radio fue retomada por medios internacionales, que coinciden en destacar que se trata del grupo de colaboradores que dio a conocer el escándalo de la “Casa Blanca”, una residencia con valor de 86 millones de pesos, propiedad de la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera.


Deseable que MVS y Aristegui resuelvan su conflicto: Segob

En un comunicado, la Secretaría de Gobernación aseguró que ha respetado y valorado permanentemente el ejercicio crítico y profesional del periodismo.

“Basta con apelar a la buena voluntad de todos los mexicanos, esa minoría. Pero de férrea voluntad que lee y a la que Televisa y Tv Azteca no le han logrado chupar el cerebro y convertirlos en zombies…”, escribe el periodista.

¿A quién beneficia la masacre de Iguala?

Domingo, 26 de octubre de 2014 a las 21:04

(Notimex) — Padres y familiares de los 43 normalistas desaparecidos impidieron que el sacerdote católico Alejandro Solalinde celebrara una misa en el auditorio de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, en el municipio de Tixtla, Guerrero, a un mes de los hechos violentos ocurridos en Iguala.

Felipe Flores de la Cruz, integrante del Comité de Padres de Familia de jóvenes desaparecidos, informó a Notimex en entrevista vía telefónica que no permitieron realizar la misa al padre Solalinde, ni aceptaron escucharlo.

El también profesor de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) dio a conocer que los padres están molestos porque el sacerdote entregó evidencias del supuesto paradero de los 43 estudiantes a las autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR), y no a los padres que están sufriendo por no saber nada de sus hijos.


Jueves, 23 de octubre de 2014 a las 17:25

(CNNMéxico) — El sacerdote y activista Alejandro Solalinde se reunió este jueves con el titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, a quien —según dijo— compartió la información con la que cuenta en el sentido de que “la mayoría” de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde el 26 de septiembre ya habrían sido asesinados.


CON OJOS VAQUEROS

Octubre 6, 2014

A principios de los setenta el gobierno mexicano realizó por presiones de Estados Unidos un aparatoso operativo de erradicación de cultivos de drogas ilegales en Sinaloa, Durango y Chihuahua, que dejó sin mariguana y opio por un tiempo a consumidores estadounidenses. Sin embargo, a la par de que sucedía esto, el capo Alberto Sicilia Falcón y un grupo de mandos militares llevaron por primera vez a Guerrero la siembra masiva de mariguana y adormidera. El traficante Sicilia se beneficiaba así con la producción y venta de drogas, cubriendo el vacío que había dejado en el mercado de consumo la operación Cóndor en el Triángulo Dorado, mientras que a los Generales de Guerrero, la maniobra les ayudaba en su guerra sucia contra el movimiento impulsado por el maestro normalista y guerrillero Lucio Cabañas, ya que los campesinos que sembraban mariguana y adormidera con su anuencia se convertían en informantes y colaboradores del Ejército.

Así es como nació esa mariguana famosa conocida como Acapulco Golden, que en parte podría ser una marca del Ejército mexicano. Testimonios, documentos y análisis sobre esta realidad pueden consultarse en un capítulo del libro “El Cártel de Sinaloa. Una historia del uso político del narco” (Grijalbo, 2009).

Este antecedente es importante para analizar los recientes sucesos en los cuales se atribuye a un grupo conocido como Guerreros Unidos la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. En 2012, Guerreros Unidos apareció de la nada y difundió a través de mantas y mensajes electrónicos que su principal objetivo era ayudar al Ejército mexicano en el combate a La Familia, uno de los grupos que disputaban el control de la producción y tráfico de drogas en Michoacán e incursionaba ya en Guerrero. La base de operación de Guerreros Unidos, organización delictiva poco conocida a nivel nacional hasta ahora, siempre fue el municipio de Iguala, Guerrero, donde se encuentra asentado el 27 Batallón de Infantería del Ejército, el cual nunca intervino durante las balaceras y enfrentamientos que duraron varias horas el 26 de septiembre a muy poca de distancia de su sede. ¿Por qué?

Así es como la masacre de Iguala marca la transición de la Guerra del Narco a una reedición de la Guerra Sucia que en los años setenta comenzó justamente en Guerrero.

¿A quién beneficia la masacre de Iguala? Esa es la pregunta clave para entender lo que en malahora sucedió el 26 de septiembre de 2014.

– See more at: http://www.maspormas.com/opinion/columnas/quien-beneficia-la-masacre-de-iguala-por-diegoeosorno#sthash.k1aAHK07.dpuf

Domingo, 26 de octubre de 2014 a las 21:04

(Notimex) — Padres y familiares de los 43 normalistas desaparecidos impidieron que el sacerdote católico Alejandro Solalinde celebrara una misa en el auditorio de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, en el municipio de Tixtla, Guerrero, a un mes de los hechos violentos ocurridos en Iguala.

Felipe Flores de la Cruz, integrante del Comité de Padres de Familia de jóvenes desaparecidos, informó a Notimex en entrevista vía telefónica que no permitieron realizar la misa al padre Solalinde, ni aceptaron escucharlo.

El también profesor de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) dio a conocer que los padres están molestos porque el sacerdote entregó evidencias del supuesto paradero de los 43 estudiantes a las autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR), y no a los padres que están sufriendo por no saber nada de sus hijos.


Jueves, 23 de octubre de 2014 a las 17:25

(CNNMéxico) — El sacerdote y activista Alejandro Solalinde se reunió este jueves con el titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, a quien —según dijo— compartió la información con la que cuenta en el sentido de que “la mayoría” de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde el 26 de septiembre ya habrían sido asesinados.


CON OJOS VAQUEROS

Octubre 6, 2014

A principios de los setenta el gobierno mexicano realizó por presiones de Estados Unidos un aparatoso operativo de erradicación de cultivos de drogas ilegales en Sinaloa, Durango y Chihuahua, que dejó sin mariguana y opio por un tiempo a consumidores estadounidenses. Sin embargo, a la par de que sucedía esto, el capo Alberto Sicilia Falcón y un grupo de mandos militares llevaron por primera vez a Guerrero la siembra masiva de mariguana y adormidera. El traficante Sicilia se beneficiaba así con la producción y venta de drogas, cubriendo el vacío que había dejado en el mercado de consumo la operación Cóndor en el Triángulo Dorado, mientras que a los Generales de Guerrero, la maniobra les ayudaba en su guerra sucia contra el movimiento impulsado por el maestro normalista y guerrillero Lucio Cabañas, ya que los campesinos que sembraban mariguana y adormidera con su anuencia se convertían en informantes y colaboradores del Ejército.

Así es como nació esa mariguana famosa conocida como Acapulco Golden, que en parte podría ser una marca del Ejército mexicano. Testimonios, documentos y análisis sobre esta realidad pueden consultarse en un capítulo del libro “El Cártel de Sinaloa. Una historia del uso político del narco” (Grijalbo, 2009).

Este antecedente es importante para analizar los recientes sucesos en los cuales se atribuye a un grupo conocido como Guerreros Unidos la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. En 2012, Guerreros Unidos apareció de la nada y difundió a través de mantas y mensajes electrónicos que su principal objetivo era ayudar al Ejército mexicano en el combate a La Familia, uno de los grupos que disputaban el control de la producción y tráfico de drogas en Michoacán e incursionaba ya en Guerrero. La base de operación de Guerreros Unidos, organización delictiva poco conocida a nivel nacional hasta ahora, siempre fue el municipio de Iguala, Guerrero, donde se encuentra asentado el 27 Batallón de Infantería del Ejército, el cual nunca intervino durante las balaceras y enfrentamientos que duraron varias horas el 26 de septiembre a muy poca de distancia de su sede. ¿Por qué?

Así es como la masacre de Iguala marca la transición de la Guerra del Narco a una reedición de la Guerra Sucia que en los años setenta comenzó justamente en Guerrero.

¿A quién beneficia la masacre de Iguala? Esa es la pregunta clave para entender lo que en malahora sucedió el 26 de septiembre de 2014.

– See more at: http://www.maspormas.com/opinion/columnas/quien-beneficia-la-masacre-de-iguala-por-diegoeosorno#sthash.k1aAHK07.dpuf

la cohesión social de México

ser un estudiante tsotsil

Xun Betan

En una red social habían posteado una nota de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Me sorprendió leer de la celebración de los supuestos cincuenta años de educación indígena en México. La noticia me llevó a mis años de estudiante desde la primaria hasta la universidad, para encontrar dónde estaba reflejada esa llamada educación indígena.

En un párrafo dice: “De 1964 a 2014 se ha trabajado en la atención educativa especializada a la diversidad social, lingüística y cultural en aras de contribuir a la cohesión social de México y del mundo plural del siglo XXI, a través del enfoque de pertinencia e inclusión educativa a los grupos vulnerables”. Vinieron a mi mente varias preguntas: ¿Qué entienden por atención especializada? ¿Por diversidad cultural, lingüística, pertinencia e inclusión? ¿Cómo personas ajenas a nuestro contexto cultural promueven planes y programas de estudio? ¿Cómo desde las actuales reformas para privatizar la educación se puede tomar en cuenta la diversidad?

No soy experto, sólo puedo reflexionar sobre mi experiencia. Creo que refleja la de miles de personas que nacieron en este país y pertenecen a algún grupo indígena. Quizás sabrán más que yo de todo este proceso de integración y discriminación por el modelo educativo. Nací y crecí en una comunidad indígena. Cuando tuve edad para el jardín de niños fui dos o tres veces en tres años, únicamente para pedir los dulces que repartían los maestros el Día del Niño. Me daba miedo ir porque yo no entendía nada el castellano y ninguna de las maestras hablaba una sola palabra de tsotsil.

Cuando entré a primaria, me tocó una profesora que venía de otro estado. Se molestaba porque no entendíamos lo que decía. No pasé. Repetí porque según el modelo educativo yo no sabía nada, aunque a esa edad ya sabía sembrar en la milpa, cosechaba el frijol, la calabaza y pizcaba el maíz, reconocía las plantas medicinales y la variedad de flores comestibles, y había aprendido a contar los costales y las frutas que recolectaba. Sabía otras cosas más desde mi lengua, pero de acuerdo al modelo educativo yo era un tonto que no sabía nada.

En segundo se repitió la historia, me tocó otro profesor que no sabía mi lengua. Me regañaba, me golpeaba y a veces me corría del salón. También lo hizo con otros. Según él, los niños deberíamos aprender castellano y dejar nuestra “mentalidad de indios”, porque solo así nos podríamos desarrollar, salir de la miseria y el atraso. Al siguiente año tuve que trasladarme a la cabecera municipal. En ese lugar las cosas empeoraron. Me volvieron a tocar maestros que me humillaban por ser indígena, ser pobre y no hablar bien castellano. Ya no eran sólo los maestros, ahora también los niños de la escuela. Esta situación de rechazo y exclusión me llevó a cuestionar mi identidad. Quise dejar de ser indio, dejando de hablar mi lengua y de usar mi traje para ser aceptado. Pero no tuve suerte. En esa escuela habían otros niños que hicieron lo mismo, poco a poco dejaron de hablar la lengua.

En secundaria nuevamente encontré maestros racistas. En aquella secundaria técnica había otros estudiantes indígenas que entre ellos ya no hablaban la lengua. Algunos actuaban como mestizos y se alejaban de mí. Al ver estas actitudes comencé a tomar valor, a tener más cariño y amor por mi lengua y mi cultura. Gracias al consejo de mis abuelos, me quise mucho. También me ayudó a valorar el campo y la milpa. Decía mi abuelo que allí estaba el verdadero conocimiento y el aprendizaje porque de allí sacábamos la comida y vivíamos. El mensaje de mis abuelos me dio más fuerzas para enfrentarme a los profesores, quienes me recriminaban por hablar en mi lengua. Uno me amenazó con expulsarme. Me defendí como pude.

El modelo adoptado por la sep enaltece al indio “estudiado”, y celebra como un logro que después del proceso de castellanización algunos hayan conservado su lengua y todavía usen su traje. Al ir un poco más al fondo nos damos cuenta de que son personas que han quedado con un hueco en la cabeza, ya no pueden reflexionar, pensar ni ver lo más profundo de su ser como indígenas y terminan actuando como enseña el modelo educativo, que nos degrada y trata de secar nuestras raíces. Muchos indios “estudiados” son exhibidos en actos políticos, o les dan un puesto para llenar requisitos, y con eso dicen luchar contra la desigualdad. Se sigue el mismo principio de los programas de asistencia: que con una despensa para mal nutrir a los niños o una miseria de beca están haciendo una caridad a partir de la injusticia que se ha vivido por siglos de olvido y desprecio.

En la universidad las cosas no cambiaron. Quise estudiar Arqueología, pero en Chiapas en ese momento no existía la carrera. Sí Antropología Social, y traté de sacar ficha. Como era vía electrónica, no me aceptaba elegir esa carrera por mi perfil de la prepa. Tuve que sacar ficha para Economía. Pasé dos semestres en una carrera que no quería. Ya en Antropología, entendí que la lucha no era con los profesores. En el fondo estaba un sistema social y económico neoliberal que no sólo trataba de eliminar mi cultura y mi identidad, sino que me obligaba a estudiar una carrera técnica para ilusionarme con un trabajo al final de mi estudio. Trataban de enfilarme a una mentalidad economicista y técnica al servicio del sistema mercantil que explota, destruye y mata a las personas y a la Madre Tierra. En ese momento entendí más sobre la educación y sus objetivos. Pero lo único que yo quería era aprender, conocer y volar.

ser un estudiante tsotsil

Xun Betan

En una red social habían posteado una nota de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Me sorprendió leer de la celebración de los supuestos cincuenta años de educación indígena en México. La noticia me llevó a mis años de estudiante desde la primaria hasta la universidad, para encontrar dónde estaba reflejada esa llamada educación indígena.

En un párrafo dice: “De 1964 a 2014 se ha trabajado en la atención educativa especializada a la diversidad social, lingüística y cultural en aras de contribuir a la cohesión social de México y del mundo plural del siglo XXI, a través del enfoque de pertinencia e inclusión educativa a los grupos vulnerables”. Vinieron a mi mente varias preguntas: ¿Qué entienden por atención especializada? ¿Por diversidad cultural, lingüística, pertinencia e inclusión? ¿Cómo personas ajenas a nuestro contexto cultural promueven planes y programas de estudio? ¿Cómo desde las actuales reformas para privatizar la educación se puede tomar en cuenta la diversidad?

No soy experto, sólo puedo reflexionar sobre mi experiencia. Creo que refleja la de miles de personas que nacieron en este país y pertenecen a algún grupo indígena. Quizás sabrán más que yo de todo este proceso de integración y discriminación por el modelo educativo. Nací y crecí en una comunidad indígena. Cuando tuve edad para el jardín de niños fui dos o tres veces en tres años, únicamente para pedir los dulces que repartían los maestros el Día del Niño. Me daba miedo ir porque yo no entendía nada el castellano y ninguna de las maestras hablaba una sola palabra de tsotsil.

Cuando entré a primaria, me tocó una profesora que venía de otro estado. Se molestaba porque no entendíamos lo que decía. No pasé. Repetí porque según el modelo educativo yo no sabía nada, aunque a esa edad ya sabía sembrar en la milpa, cosechaba el frijol, la calabaza y pizcaba el maíz, reconocía las plantas medicinales y la variedad de flores comestibles, y había aprendido a contar los costales y las frutas que recolectaba. Sabía otras cosas más desde mi lengua, pero de acuerdo al modelo educativo yo era un tonto que no sabía nada.

En segundo se repitió la historia, me tocó otro profesor que no sabía mi lengua. Me regañaba, me golpeaba y a veces me corría del salón. También lo hizo con otros. Según él, los niños deberíamos aprender castellano y dejar nuestra “mentalidad de indios”, porque solo así nos podríamos desarrollar, salir de la miseria y el atraso. Al siguiente año tuve que trasladarme a la cabecera municipal. En ese lugar las cosas empeoraron. Me volvieron a tocar maestros que me humillaban por ser indígena, ser pobre y no hablar bien castellano. Ya no eran sólo los maestros, ahora también los niños de la escuela. Esta situación de rechazo y exclusión me llevó a cuestionar mi identidad. Quise dejar de ser indio, dejando de hablar mi lengua y de usar mi traje para ser aceptado. Pero no tuve suerte. En esa escuela habían otros niños que hicieron lo mismo, poco a poco dejaron de hablar la lengua.

En secundaria nuevamente encontré maestros racistas. En aquella secundaria técnica había otros estudiantes indígenas que entre ellos ya no hablaban la lengua. Algunos actuaban como mestizos y se alejaban de mí. Al ver estas actitudes comencé a tomar valor, a tener más cariño y amor por mi lengua y mi cultura. Gracias al consejo de mis abuelos, me quise mucho. También me ayudó a valorar el campo y la milpa. Decía mi abuelo que allí estaba el verdadero conocimiento y el aprendizaje porque de allí sacábamos la comida y vivíamos. El mensaje de mis abuelos me dio más fuerzas para enfrentarme a los profesores, quienes me recriminaban por hablar en mi lengua. Uno me amenazó con expulsarme. Me defendí como pude.

El modelo adoptado por la sep enaltece al indio “estudiado”, y celebra como un logro que después del proceso de castellanización algunos hayan conservado su lengua y todavía usen su traje. Al ir un poco más al fondo nos damos cuenta de que son personas que han quedado con un hueco en la cabeza, ya no pueden reflexionar, pensar ni ver lo más profundo de su ser como indígenas y terminan actuando como enseña el modelo educativo, que nos degrada y trata de secar nuestras raíces. Muchos indios “estudiados” son exhibidos en actos políticos, o les dan un puesto para llenar requisitos, y con eso dicen luchar contra la desigualdad. Se sigue el mismo principio de los programas de asistencia: que con una despensa para mal nutrir a los niños o una miseria de beca están haciendo una caridad a partir de la injusticia que se ha vivido por siglos de olvido y desprecio.

En la universidad las cosas no cambiaron. Quise estudiar Arqueología, pero en Chiapas en ese momento no existía la carrera. Sí Antropología Social, y traté de sacar ficha. Como era vía electrónica, no me aceptaba elegir esa carrera por mi perfil de la prepa. Tuve que sacar ficha para Economía. Pasé dos semestres en una carrera que no quería. Ya en Antropología, entendí que la lucha no era con los profesores. En el fondo estaba un sistema social y económico neoliberal que no sólo trataba de eliminar mi cultura y mi identidad, sino que me obligaba a estudiar una carrera técnica para ilusionarme con un trabajo al final de mi estudio. Trataban de enfilarme a una mentalidad economicista y técnica al servicio del sistema mercantil que explota, destruye y mata a las personas y a la Madre Tierra. En ese momento entendí más sobre la educación y sus objetivos. Pero lo único que yo quería era aprender, conocer y volar.

Enrique Benjamín Solís Arzola

Nacional Vie 5 septiembre 2014 12:31

La periodista Karla Janeth Silva fue atacada a golpes y amenazada por un grupo de sujetos quienes ayer jueves irrumpió en la redacción del periódico “El Heraldo” para agredirla.

La joven periodista fue hospitalizada con lesiones graves y con un edema cerebral.

ras el ataque, “El Heraldo” destacó que la periodista había recibido reclamos del alcalde del municipio de Silao, Enrique Benjamín Solís Arzola, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), por su trabajo periodístico.
“Karla Silva ha sido crítica con la pésima administración que encabeza Benjamín Solís Arzola, al denunciar la carencia de servicios municipales, la inseguridad, falta de transparencia y el derroche de recursos en ese municipio, lo que ya le había valido reclamos directos y el bloqueo a su trabajo por parte de funcionarios municipales. La periodista reiteradamente había comentado, en ocasiones anteriores, su temor por ser víctima de represalias”, escribió “El Heraldo” en su página web.

– See more at: http://pulsoslp.com.mx/2014/09/05/irrumpen-en-redaccion-de-el-heraldo-en-silao-y-golpean-a-reportera/#sthash.LL6r8Htg.dpuf

Nacional Vie 5 septiembre 2014 12:31

La periodista Karla Janeth Silva fue atacada a golpes y amenazada por un grupo de sujetos quienes ayer jueves irrumpió en la redacción del periódico “El Heraldo” para agredirla.

La joven periodista fue hospitalizada con lesiones graves y con un edema cerebral.

ras el ataque, “El Heraldo” destacó que la periodista había recibido reclamos del alcalde del municipio de Silao, Enrique Benjamín Solís Arzola, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), por su trabajo periodístico.
“Karla Silva ha sido crítica con la pésima administración que encabeza Benjamín Solís Arzola, al denunciar la carencia de servicios municipales, la inseguridad, falta de transparencia y el derroche de recursos en ese municipio, lo que ya le había valido reclamos directos y el bloqueo a su trabajo por parte de funcionarios municipales. La periodista reiteradamente había comentado, en ocasiones anteriores, su temor por ser víctima de represalias”, escribió “El Heraldo” en su página web.

– See more at: http://pulsoslp.com.mx/2014/09/05/irrumpen-en-redaccion-de-el-heraldo-en-silao-y-golpean-a-reportera/#sthash.LL6r8Htg.dpuf