Crónicas coloradas; Imágenes del desahucio

Con más curiosidad que esperanza, y sin mucho que abandonar, un día empaque un cambio de ropa y me fui a Colorado, sin más plan que el deseo de levantarme de entre los muertos.

Arn Lobo

Disponible en Amazon.com en formato de libro electrónico hay un pequeño panfleto sobre la indigencia en Denver, Colorado. Este libro, titulado  Crónicas coloradas; Imágenes del desahucio,  escrito por Lobo, fue concebido parte  cuentos, parte narración de viaje, parte poesía. Nos cuenta Lobo que la idea inicial del libro era de hacer una crónica de viaje a Denver, Colorado, pero la decrepitud de lugar se impuso inmediatamente como una estampa del desahucio.

A los mexicanos nos resulta natural ver gente mendigando en la calle, pero ver sombras zarrapastrosas empujando carritos de supermercado, llenos con todas sus pertenencias, por las ciudades del imperio resulta pintorescamente surrealista. 

En el albor del tercer milenio, la polarización social y la concentración de la riqueza es evidente en los Estados Unidos. Aunque en México todavía se tiene la imagen de que la pobreza a la gringa es hiperbólica, la verdad es que millones de ciudadanos del imperio no tienen garantizado el pan de cada día. 

El libro también incluye un cuento basado en una nota periodística que ocurrió en Utah. Un indigente de origen mexicano es baleado en un apartamento que allano en una gélida noche de tormenta invernal.

Se solicitan sugerencias sobre que podemos hacer, no en términos de placebos o dádivas auto-complacientes, sino en cambios profundos del orden social.

Con más curiosidad que esperanza, y sin mucho que abandonar, un día empaque un cambio de ropa y me fui a Colorado, sin más plan que el deseo de levantarme de entre los muertos.

Arn Lobo

Disponible en Amazon.com en formato de libro electrónico hay un pequeño panfleto sobre la indigencia en Denver, Colorado. Este libro, titulado  Crónicas coloradas; Imágenes del desahucio,  escrito por Lobo, fue concebido parte  cuentos, parte narración de viaje, parte poesía. Nos cuenta Lobo que la idea inicial del libro era de hacer una crónica de viaje a Denver, Colorado, pero la decrepitud de lugar se impuso inmediatamente como una estampa del desahucio.

A los mexicanos nos resulta natural ver gente mendigando en la calle, pero ver sombras zarrapastrosas empujando carritos de supermercado, llenos con todas sus pertenencias, por las ciudades del imperio resulta pintorescamente surrealista. 

En el albor del tercer milenio, la polarización social y la concentración de la riqueza es evidente en los Estados Unidos. Aunque en México todavía se tiene la imagen de que la pobreza a la gringa es hiperbólica, la verdad es que millones de ciudadanos del imperio no tienen garantizado el pan de cada día. 

El libro también incluye un cuento basado en una nota periodística que ocurrió en Utah. Un indigente de origen mexicano es baleado en un apartamento que allano en una gélida noche de tormenta invernal.

Se solicitan sugerencias sobre que podemos hacer, no en términos de placebos o dádivas auto-complacientes, sino en cambios profundos del orden social.



Los fines del mundo

Desde los albores de la historia, los seres humanos hemos estado fascinados con el tema apocalíptico. Hay quienes verdaderamente consideran el apocalipsis como algo de lo que hay que escapar. Por ejemplo, empresarios de Silicon Valley compran búnkeres…

Desde los albores de la historia, los seres humanos hemos estado fascinados con el tema apocalíptico. Hay quienes verdaderamente consideran el apocalipsis como algo de lo que hay que escapar. Por ejemplo, empresarios de Silicon Valley compran búnkeres en Nueva Zelanda. Hay quienes, con más imaginación, consideran el apocalipsis como una vía de escape de las vicisitudes del mundo. La religión

Los fines del mundo

Desde los albores de la historia, los seres humanos hemos estado fascinados con el tema apocalíptico. Hay quienes verdaderamente consideran el apocalipsis como algo de lo que hay que escapar. Por ejemplo, empresarios de Silicon Valley compran búnkeres en Nueva Zelanda. Hay quienes, con más imaginación, consideran el apocalipsis como una vía de escape de las vicisitudes del mundo. La religión

Desde los albores de la historia, los seres humanos hemos estado fascinados con el tema apocalíptico. Hay quienes verdaderamente consideran el apocalipsis como algo de lo que hay que escapar. Por ejemplo, empresarios de Silicon Valley compran búnkeres en Nueva Zelanda. Hay quienes, con más imaginación, consideran el apocalipsis como una vía de escape de las vicisitudes del mundo. La religión

el tráfico de marfil

Queridos amigos y amigas:

Cada 15 minutos se sacrifica brutalmente a un elefante por sus colmillos. A este ritmo, habrán desaparecido para siempre en solo unos años. La iniciativa de prohibir completamente el tráfico de marfil a nivel mundial está cobrando fuerza — ¡pero la Comisión Europea acaba de declararse en contra! 

La crisis de los elefantes es desgarradora. En algunas zonas, estas magníficas y sensibles criaturas están tan asustadas de la gente que solo salen por la noche, mientras que los bebés elefantes cuyas madres han sido masacradas lloran al lado de sus cadáveres negándose a abandonarlos. Ahora, 29 gobiernos africanos han dicho que, si Europa se sale con la suya, la extinción de nuestros elefantes será inevitable, y necesitan nuestra ayuda.

Tenemos una cumbre mundial clave a la vuelta de la esquina donde podríamos conseguir la prohibición total que necesitamos, y hay indicios de que potencias como Francia y Alemania podrían liderar una rebelión contra la sentencia de muerte de la Unión Europea a los elefantes. Estos gobiernos africanos entregarán nuestro gran llamamiento directamente en reuniones clave para sumar apoyos a favor de la prohibición — firma ya para que nuestros elefantes estén seguros y comparte con todos tus conocidos:

https://secure.avaaz.org/es/global_ivory_ban_loc/?bnJLaib&v=79003&cl=10353952962&_checksum=a13d2d70129792a4dddfd10196918257f20515ba30069146384e7838002772dc

En todo el mundo, la caza furtiva y la pérdida de su hábitat está conduciendo a especies emblemáticas al borde de la extinción, generando una crisis que nos pone en peligro a todos — los científicos nos están advirtiendo de que, con cada especie perdida, la cuerda de la vida se deshilacha un poco más. Y, cuando perdamos demasiadas de sus fibras, los ecosistemas de los que dependemos se desmoronarán. 

Europa es el mayor exportador del mundo de marfil legal, y sostiene que la mejor forma de atajar la crisis de los elefantes es tomar medidas duras contra el tráfico ilegal mientras el comercio legal sigue funcionando. Pero los cazadores furtivos de elefantes hacen pasar el marfil que venden como legítimo, escondiendo sus crímenes bajo el manto del comercio legal de marfil. Además, los expertos dicen que la legalización podría hacer que la caza furtiva creciera de forma exponencial. 

Así que vamos a generar una oleada mundial de apoyo a nuestra extraordinaria fauna salvaje y a asegurarnos de que los gobiernos europeos descartan su desastroso plan, que permitiría que la matanza de elefantes continúe. Sería desolador que nuestros hijos y nietos solo conocieran a los elefantes a través de libros y vídeos. Suma tu nombre y corre la voz para salvarlos:

https://secure.avaaz.org/es/global_ivory_ban_loc/?bnJLaib&v=79003&cl=10353952962&_checksum=a13d2d70129792a4dddfd10196918257f20515ba30069146384e7838002772dc

Nuestro movimiento ciudadano global es la mejor baza que la fauna salvaje tiene para sobrevivir y prosperar. Hemos ayudado a marcar el fin del tráfico de marfil en Hong Kong, hemos logrado que la Unión Europea prohíba los pesticidas que estaban matando a las abejas y hemos hecho campaña a favor de la protección de los mares y de la creación de parques naturales por todo el mundo. ¡Incluso hemos comprado una selva tropical para que puedan vivir allí los orangutanes! Ahora tenemos que redoblar de nuevo nuestros esfuerzos por los elefantes y lograr otra victoria para la fauna salvaje.

Con esperanza y determinación,

Bert, Rosa, Rewan, Emma, Spyro, Marie, Danny y todo el equipo de Avaaz

MÁS INFORMACIÓN

Comercio de marfil: sigue la caza furtiva (DW)
http://www.dw.com/es/comercio-de-marfil-sigue-la-caza-furtiva/a-19035371

29 naciones africanas instan a la UE a detener la caza de elefantes (Environment News Service — en inglés)
http://ens-newswire.com/2016/07/04/29-african-nations-urge-eu-to-halt-elephant-slaughter/

El comercio ilegal de marfil y la caza divide a los países en la búsqueda de soluciones (20 Minutos)
http://www.20minutos.es/noticia/2765217/0/comercio-marfil-caza-rinoceronte-paises-division/

Obama dice han de tomarse medidas urgentes para salvar a los elefantes antes de que se extingan (The Guardian — en inglés)
https://www.theguardian.com/us-news/2016/mar/03/obama-urgent-action-needed-save-elephants-extinct

Queridos amigos y amigas:

Cada 15 minutos se sacrifica brutalmente a un elefante por sus colmillos. A este ritmo, habrán desaparecido para siempre en solo unos años. La iniciativa de prohibir completamente el tráfico de marfil a nivel mundial está cobrando fuerza -- ¡pero la Comisión Europea acaba de declararse en contra! 

La crisis de los elefantes es desgarradora. En algunas zonas, estas magníficas y sensibles criaturas están tan asustadas de la gente que solo salen por la noche, mientras que los bebés elefantes cuyas madres han sido masacradas lloran al lado de sus cadáveres negándose a abandonarlos. Ahora, 29 gobiernos africanos han dicho que, si Europa se sale con la suya, la extinción de nuestros elefantes será inevitable, y necesitan nuestra ayuda.

Tenemos una cumbre mundial clave a la vuelta de la esquina donde podríamos conseguir la prohibición total que necesitamos, y hay indicios de que potencias como Francia y Alemania podrían liderar una rebelión contra la sentencia de muerte de la Unión Europea a los elefantes. Estos gobiernos africanos entregarán nuestro gran llamamiento directamente en reuniones clave para sumar apoyos a favor de la prohibición -- firma ya para que nuestros elefantes estén seguros y comparte con todos tus conocidos:

https://secure.avaaz.org/es/global_ivory_ban_loc/?bnJLaib&v=79003&cl=10353952962&_checksum=a13d2d70129792a4dddfd10196918257f20515ba30069146384e7838002772dc

En todo el mundo, la caza furtiva y la pérdida de su hábitat está conduciendo a especies emblemáticas al borde de la extinción, generando una crisis que nos pone en peligro a todos -- los científicos nos están advirtiendo de que, con cada especie perdida, la cuerda de la vida se deshilacha un poco más. Y, cuando perdamos demasiadas de sus fibras, los ecosistemas de los que dependemos se desmoronarán. 

Europa es el mayor exportador del mundo de marfil legal, y sostiene que la mejor forma de atajar la crisis de los elefantes es tomar medidas duras contra el tráfico ilegal mientras el comercio legal sigue funcionando. Pero los cazadores furtivos de elefantes hacen pasar el marfil que venden como legítimo, escondiendo sus crímenes bajo el manto del comercio legal de marfil. Además, los expertos dicen que la legalización podría hacer que la caza furtiva creciera de forma exponencial. 

Así que vamos a generar una oleada mundial de apoyo a nuestra extraordinaria fauna salvaje y a asegurarnos de que los gobiernos europeos descartan su desastroso plan, que permitiría que la matanza de elefantes continúe. Sería desolador que nuestros hijos y nietos solo conocieran a los elefantes a través de libros y vídeos. Suma tu nombre y corre la voz para salvarlos:

https://secure.avaaz.org/es/global_ivory_ban_loc/?bnJLaib&v=79003&cl=10353952962&_checksum=a13d2d70129792a4dddfd10196918257f20515ba30069146384e7838002772dc
Nuestro movimiento ciudadano global es la mejor baza que la fauna salvaje tiene para sobrevivir y prosperar. Hemos ayudado a marcar el fin del tráfico de marfil en Hong Kong, hemos logrado que la Unión Europea prohíba los pesticidas que estaban matando a las abejas y hemos hecho campaña a favor de la protección de los mares y de la creación de parques naturales por todo el mundo. ¡Incluso hemos comprado una selva tropical para que puedan vivir allí los orangutanes! Ahora tenemos que redoblar de nuevo nuestros esfuerzos por los elefantes y lograr otra victoria para la fauna salvaje.

Con esperanza y determinación,

Bert, Rosa, Rewan, Emma, Spyro, Marie, Danny y todo el equipo de Avaaz

MÁS INFORMACIÓN

Comercio de marfil: sigue la caza furtiva (DW)
http://www.dw.com/es/comercio-de-marfil-sigue-la-caza-furtiva/a-19035371

29 naciones africanas instan a la UE a detener la caza de elefantes (Environment News Service -- en inglés)
http://ens-newswire.com/2016/07/04/29-african-nations-urge-eu-to-halt-elephant-slaughter/

El comercio ilegal de marfil y la caza divide a los países en la búsqueda de soluciones (20 Minutos)
http://www.20minutos.es/noticia/2765217/0/comercio-marfil-caza-rinoceronte-paises-division/

Obama dice han de tomarse medidas urgentes para salvar a los elefantes antes de que se extingan (The Guardian -- en inglés)
https://www.theguardian.com/us-news/2016/mar/03/obama-urgent-action-needed-save-elephants-extinct

La mayor catástrofe en la historia de Canadá

Fort McMurray, la ciudad más rica de América es arrasada por el fuego

La mayor catástrofe natural en la historia de Canadá

La urbe está construida encima de, como mínimo,173.000 millones de barriles de petróleo; más que todas las reservas de ‘petroestados’

07/05/2016 17:49

Podría ser un relato de índole religiosa: Fort McMurray, la ciudad más rica de toda América, desde Alaska hasta Tierra del Fuego -y, según algunas estimaciones, de la Tierra-, estaba anoche siendo evacuada entera mientras un incendio forestal que ya había arrasado cerca de 900 kilómetros cuadrados de bosque boreal -la llamada taiga- avanzaba por sus calles destruyéndolo todo a su paso. Unas 2.000 viviendas ya han sido destruidas, aunque no ha habido ni un solo herido grave.
«La situación sigue siendo peligrosa e imprevisible», ha asegurado el ministro de Seguridad canadiense. El mismo responsable ha explicado que por el momento no hay indicios de que el fuego haya dañado ninguna estructura petrolífera en la zona.
La mayor parte de los aproximadamente 100.000 habitantes de la que se llama coloquialmente ‘Fort Mac’ ya han salido. Unos 70.000 se han ido a través de la única carretera que conecta la ciudad con el resto del mundo: la Autopista 63, que cubre los 425 kilómetros que la separan de la capital de la provincia canadiense de Alberta, Edmonton.
Otros 5.000 iban a ser evacuados por vía aérea, y 25.000 más habían huido hacia el norte, sobre todo después de que el martes el fuego cortara durante horas la Autopista 63. En esa dirección, rumbo a los Territorios del Noroeste y a Saskatchewan, no hay carreteras asfaltadas sino sólo pistas que cruzan las turberas, es decir, la inmensa marisma que es el suelo de la taiga.
Las turberas son la razón de ser de Fort McMurray. En este suelo pantanoso están las ‘arenas bituminosas de Alberta’, un tipo de petróleo pesado que impregna el suelo. Uno se va a dar una vuelta por el bosque al Norte de la ciudad y se da cuenta de que la tierra es negra, como si la hubieran tiznado de betún. Y así es. Pero ese betún es natural.
A principios de la década pasada, la subida imparable de la demanda china y estadounidense hizo que la extracción de ‘las arenas de Alberta’ pasara a ser rentable. De pronto, resultó que ‘Fort Mac’ no estaba construida sobre una selva pantanosa de abedules y coníferas poblada por osos, lobos y alces (y, más al norte, bisontes), sino encima de, como mínimo,173.000 millones de barriles. O sea, más que todas las reservas de ‘petroestados’ como Irán, Irak, o Kuwait.

La versión terrenal de ‘Avatar’

Zona quemada en Fort McMurray (Alberta), Canadá. CHRIS SCHWARZEFE

Así es como la ciudad se convirtió en la versión terrenal de Pandora, el planeta de la película ‘Avatar’. Fort McMurray era una ciudad extraña desde antes de llegar a ella. Cuando uno volaba a la ciudad (el autor de estas líneas estuvo allí por última vez en 2008), ya quedaba claro desde que uno se subía al avión que iba a un sitio raro. Porque el aparato podía tener a 300 pasajeros, pero como mucho una docena eran mujeres. Porque el petróleo es una industria de hombres.
Muchos de los trabajadores procedían de New Brunswick, una provincia canadiense situada junto al Atlántico, que iban por periodos de seis meses, en los que un conductor de un camión de una de las minas a cielo abierto de las que se extrae el petróleo podía cobrar 100.000 dólares canadienses (78.000 euros). Pero eso no significaba nada en ‘Fort Mac’, donde, en mayo de 2008, cuando el ‘boom’ todavía no había llegado sus niveles más enloquecidos, una canguro podía cobrar 1.000 dólares canadienses por quedarse una noche cuidando a un niño.
‘Fort Mac’, que ahora huele a quemado, olía a petróleo. Literalmente. La ciudad era una amalgama de casas estirada a lo largo de la carretera, que apestaba como si uno estuviera llenando el depósito del coche. Era una sucesión kilométrica de barrios que parecían a veces hasta pueblos diferentes, con un centro urbano formado por un casino, centros comerciales, restaurantes de comida rápida y bares. El petróleo llevó las prostitutas más caras de Canadá, una de las mayores tasas de consumo de drogas y alcohol del país, embarazos de adolescentes, y hasta arcos detectores de metales en las puertas de algunos bares por si la gente entraba con la pistola. En 2006, ‘Financial Times’ comparó ‘Fort Mac’ con «la fiebre del oro del Klondike», en Alaska en 1898.

Un reino de petroleras

Todo aquello venía del Norte. Bastaba con mirar al bosque que rodeaba las casas dispersas para darse cuenta. A lo lejos, a decenas de kilómetros de distancia, sobre las copas de los abedules se veían, aquí y allí, columnas de humo que ascendían hasta formar nubes sobre el bosque boreal. «Ésa es Suncor», explicaba la gente. «Aquélla es Imperial». «La que se ve más lejos es Syncrude». Y así sucesivamente.
Ésos son los nombres de algunas de las petroleras que operan en las arenas de Alberta. Y las columnas de humo son las gigantescas plantas de procesamiento del bitumen, es decir, de la materia prima. En ellas, el bitumen se separa de la tierra, se filtra, se centrifuga, se calienta a 900 grados y se trata con productos químicos hasta que se transforma en petróleo. Producir un barril de petróleo (160 litros) cuesta entre 300 y 800 litros de agua, emite entre 30 y 50 kilos de CO2 y exige remover dos toneladas de tierra.
¿Por qué dos toneladas de tierra? Porque la mitad de la producción de las arenas de Alberta -2,5 millones de barriles diarios, o sea, más que toda Venezuela– se saca en inmensas minas a cielo abierto. Y ahí vuelve la imagen de ‘Avatar’: son boquetes inmensos en el bosque, rodeados de balsas de agua tóxica que ocupan kilómetros cuadrados, en los que se extrae el bitumen con excavadoras en cuyas palas caben 100 toneladas de tierra (de la que solo entre el 1% y el 20% es hidrocarburos) y que se llevan a las plantas industriales en los mayores camiones del mundo, unos monstruos tan altos como un edificio de cinco pisos que llevan 400 toneladas de tierra en la caja.
Ahora, toda esa maravilla de la ingeniería y horror del medio ambiente está amenazada por el fuego, que avanza hacia una planta de bitumen de la petrolera estatal china CNOOC y hacia un oleoducto, y que ha hecho obligado a cerrar minas y explotaciones que suponían un tercio de la producción de Alberta haya desaparecido porque han sido evacuadas algunas minas. Pero la mayor parte de las plantas siguen operativas. Cuentan con sus propios equipos anti incendios y las empresas no van a cerrarlas. Aunque ‘Fort Mac’ desaparezca, la codicia, los puestos de trabajo, y la sed de energía del mundo seguirán en las turberas de Alberta.

Fort McMurray, la ciudad más rica de América es arrasada por el fuego

La mayor catástrofe natural en la historia de Canadá



La urbe está construida encima de, como mínimo,173.000 millones de barriles de petróleo; más que todas las reservas de 'petroestados'

07/05/2016 17:49

Podría ser un relato de índole religiosa: Fort McMurray, la ciudad más rica de toda América, desde Alaska hasta Tierra del Fuego -y, según algunas estimaciones, de la Tierra-, estaba anoche siendo evacuada entera mientras un incendio forestal que ya había arrasado cerca de 900 kilómetros cuadrados de bosque boreal -la llamada taiga- avanzaba por sus calles destruyéndolo todo a su paso. Unas 2.000 viviendas ya han sido destruidas, aunque no ha habido ni un solo herido grave.
"La situación sigue siendo peligrosa e imprevisible", ha asegurado el ministro de Seguridad canadiense. El mismo responsable ha explicado que por el momento no hay indicios de que el fuego haya dañado ninguna estructura petrolífera en la zona.
La mayor parte de los aproximadamente 100.000 habitantes de la que se llama coloquialmente 'Fort Mac' ya han salido. Unos 70.000 se han ido a través de la única carretera que conecta la ciudad con el resto del mundo: la Autopista 63, que cubre los 425 kilómetros que la separan de la capital de la provincia canadiense de Alberta, Edmonton.
Otros 5.000 iban a ser evacuados por vía aérea, y 25.000 más habían huido hacia el norte, sobre todo después de que el martes el fuego cortara durante horas la Autopista 63. En esa dirección, rumbo a los Territorios del Noroeste y a Saskatchewan, no hay carreteras asfaltadas sino sólo pistas que cruzan las turberas, es decir, la inmensa marisma que es el suelo de la taiga.
Las turberas son la razón de ser de Fort McMurray. En este suelo pantanoso están las 'arenas bituminosas de Alberta', un tipo de petróleo pesado que impregna el suelo. Uno se va a dar una vuelta por el bosque al Norte de la ciudad y se da cuenta de que la tierra es negra, como si la hubieran tiznado de betún. Y así es. Pero ese betún es natural.
A principios de la década pasada, la subida imparable de la demanda china y estadounidense hizo que la extracción de 'las arenas de Alberta' pasara a ser rentable. De pronto, resultó que 'Fort Mac' no estaba construida sobre una selva pantanosa de abedules y coníferas poblada por osos, lobos y alces (y, más al norte, bisontes), sino encima de, como mínimo,173.000 millones de barriles. O sea, más que todas las reservas de 'petroestados' como Irán, Irak, o Kuwait.

La versión terrenal de 'Avatar'

Zona quemada en Fort McMurray (Alberta), Canadá. CHRIS SCHWARZEFE
Así es como la ciudad se convirtió en la versión terrenal de Pandora, el planeta de la película 'Avatar'. Fort McMurray era una ciudad extraña desde antes de llegar a ella. Cuando uno volaba a la ciudad (el autor de estas líneas estuvo allí por última vez en 2008), ya quedaba claro desde que uno se subía al avión que iba a un sitio raro. Porque el aparato podía tener a 300 pasajeros, pero como mucho una docena eran mujeres. Porque el petróleo es una industria de hombres.
Muchos de los trabajadores procedían de New Brunswick, una provincia canadiense situada junto al Atlántico, que iban por periodos de seis meses, en los que un conductor de un camión de una de las minas a cielo abierto de las que se extrae el petróleo podía cobrar 100.000 dólares canadienses (78.000 euros). Pero eso no significaba nada en 'Fort Mac', donde, en mayo de 2008, cuando el 'boom' todavía no había llegado sus niveles más enloquecidos, una canguro podía cobrar 1.000 dólares canadienses por quedarse una noche cuidando a un niño.
'Fort Mac', que ahora huele a quemado, olía a petróleo. Literalmente. La ciudad era una amalgama de casas estirada a lo largo de la carretera, que apestaba como si uno estuviera llenando el depósito del coche. Era una sucesión kilométrica de barrios que parecían a veces hasta pueblos diferentes, con un centro urbano formado por un casino, centros comerciales, restaurantes de comida rápida y bares. El petróleo llevó las prostitutas más caras de Canadá, una de las mayores tasas de consumo de drogas y alcohol del país, embarazos de adolescentes, y hasta arcos detectores de metales en las puertas de algunos bares por si la gente entraba con la pistola. En 2006, 'Financial Times' comparó 'Fort Mac' con "la fiebre del oro del Klondike", en Alaska en 1898.

Un reino de petroleras

Todo aquello venía del Norte. Bastaba con mirar al bosque que rodeaba las casas dispersas para darse cuenta. A lo lejos, a decenas de kilómetros de distancia, sobre las copas de los abedules se veían, aquí y allí, columnas de humo que ascendían hasta formar nubes sobre el bosque boreal. "Ésa es Suncor", explicaba la gente. "Aquélla es Imperial". "La que se ve más lejos es Syncrude". Y así sucesivamente.
Ésos son los nombres de algunas de las petroleras que operan en las arenas de Alberta. Y las columnas de humo son las gigantescas plantas de procesamiento del bitumen, es decir, de la materia prima. En ellas, el bitumen se separa de la tierra, se filtra, se centrifuga, se calienta a 900 grados y se trata con productos químicos hasta que se transforma en petróleo. Producir un barril de petróleo (160 litros) cuesta entre 300 y 800 litros de agua, emite entre 30 y 50 kilos de CO2 y exige remover dos toneladas de tierra.
¿Por qué dos toneladas de tierra? Porque la mitad de la producción de las arenas de Alberta -2,5 millones de barriles diarios, o sea, más que toda Venezuela- se saca en inmensas minas a cielo abierto. Y ahí vuelve la imagen de 'Avatar': son boquetes inmensos en el bosque, rodeados de balsas de agua tóxica que ocupan kilómetros cuadrados, en los que se extrae el bitumen con excavadoras en cuyas palas caben 100 toneladas de tierra (de la que solo entre el 1% y el 20% es hidrocarburos) y que se llevan a las plantas industriales en los mayores camiones del mundo, unos monstruos tan altos como un edificio de cinco pisos que llevan 400 toneladas de tierra en la caja.
Ahora, toda esa maravilla de la ingeniería y horror del medio ambiente está amenazada por el fuego, que avanza hacia una planta de bitumen de la petrolera estatal china CNOOC y hacia un oleoducto, y que ha hecho obligado a cerrar minas y explotaciones que suponían un tercio de la producción de Alberta haya desaparecido porque han sido evacuadas algunas minas. Pero la mayor parte de las plantas siguen operativas. Cuentan con sus propios equipos anti incendios y las empresas no van a cerrarlas. Aunque 'Fort Mac' desaparezca, la codicia, los puestos de trabajo, y la sed de energía del mundo seguirán en las turberas de Alberta.

EL BRENT, A MÍNIMOS EN SIETE AÑOS

¿Quién gana y quién pierde con el petróleo barato?

Para los países exportadores es devastador, y para los importadores tiene pros y contras. Arabia Saudita reduciría su producción, si Rusia, México y Kazajistán también lo hacen.

DIC 10, 2015 |

El petróleo se ha convertido en una materia prima de volatilidad extrema. Pese a un momentáneo repunte ayer de más de un 1%, el crudo llegó a retroceder en dicha sesión 2.26%, perforando la barrera de los 40 dólares y situándose en zonas de mínimos que no se registraban desde hace siete años. El precio del barril de Brent se encontraba en 40.58 dólares, lo que supone un 65% menos con respecto a 2014, cuando por la misma cantidad se pagaban 115 euros. La reunión de la OPEP, concluida sin acuerdo en lo referente a los niveles máximos de producción, es la principal culpable de la excesiva oferta que satura en la actualidad el mercado del crudo.

El petróleo barato resulta terriblemente devastador para todos los países exportadores de petróleo, sobre todo para los considerados pobres, como Venezuela. En este sentido, el ministro de Petróleo de ese mismo país, Eulogio Del Pino, consideró que el precio del crudo puede volver a perder un 50%, hasta los 20 dólares por barril, una cifra desconocida desde 2002. “Los precios cayeron entre 15 y 20 dólares después de cada una de las últimas tres últimas reuniones, en las que no se hizo nada”, advirtió del Pino el pasado viernes, tras conocerse que la OPEP mantendrá el nivel máximo de producción en 30 millones de barriles diarios.

“Se trata de una cifra que, además, no está siendo ya respetada. Hay más petróleo de la OPEP en el mercado que el que marca esa cifra, y a ello hay que añadirle que Irán, una vez que se libre de las sanciones económicas, añadirá alrededor de 500,000 barriles diarios”, señala José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España.

¿Quién gana y quién pierde con el petróleo barato?

Para los países exportadores es devastador, y para los importadores tiene pros y contras. Arabia Saudita reduciría su producción, si Rusia, México y Kazajistán también lo hacen.


DIC 10, 2015 |

El petróleo se ha convertido en una materia prima de volatilidad extrema. Pese a un momentáneo repunte ayer de más de un 1%, el crudo llegó a retroceder en dicha sesión 2.26%, perforando la barrera de los 40 dólares y situándose en zonas de mínimos que no se registraban desde hace siete años. El precio del barril de Brent se encontraba en 40.58 dólares, lo que supone un 65% menos con respecto a 2014, cuando por la misma cantidad se pagaban 115 euros. La reunión de la OPEP, concluida sin acuerdo en lo referente a los niveles máximos de producción, es la principal culpable de la excesiva oferta que satura en la actualidad el mercado del crudo.

El petróleo barato resulta terriblemente devastador para todos los países exportadores de petróleo, sobre todo para los considerados pobres, como Venezuela. En este sentido, el ministro de Petróleo de ese mismo país, Eulogio Del Pino, consideró que el precio del crudo puede volver a perder un 50%, hasta los 20 dólares por barril, una cifra desconocida desde 2002. “Los precios cayeron entre 15 y 20 dólares después de cada una de las últimas tres últimas reuniones, en las que no se hizo nada”, advirtió del Pino el pasado viernes, tras conocerse que la OPEP mantendrá el nivel máximo de producción en 30 millones de barriles diarios.

“Se trata de una cifra que, además, no está siendo ya respetada. Hay más petróleo de la OPEP en el mercado que el que marca esa cifra, y a ello hay que añadirle que Irán, una vez que se libre de las sanciones económicas, añadirá alrededor de 500,000 barriles diarios”, señala José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España.


los tambores de la guerra en Europa

jueves, 26 de noviembre de 2015
Europa ante la guerra

Resuenan con fuerza los tambores de la guerra en Europa, y los ciudadanos europeos, amedrentados por la omnipresente amenaza del terror integrista, se unen fervorosos al clamor contra el yihadismo, o bien callan por temor a ser tachados de blandos, cuando no de estúpidos.

Europa está condenada a decrecer energéticamente, simplemente, porque no hay para todos, porque, según reconocía la AIE en ese mismo informe de 2015, la producción de carbón y petróleo va a decaer a partir de 2020 (disfrazada, a su decir, de pico de demanda). Europa no necesita que se lo diga la AIE; en la Comisión Europea ya saben que actualmente el nivel de consumo de energía primaria de todo tipo está a niveles de principios de los años 90 del siglo XX, y ya saben que de seguir así en pocas décadas estará en niveles de los años 70. Pero Europa se resiste a agonizar energéticamente. Y se resiste porque no hay plan B. No hay alternativa al crecentismo. Y no las hay porque no existan propuestas (y algunas de una gran calidad); no las hay, simplemente, porque es políticamente inaceptable.

Muchos de los grandes imperios de la Historia colapsaron al ser incapaces de sostener sus últimas aventuras militares, a veces un tanto esperpénticas. La lógica subyacente de muchas guerras de conquista era que la economía se había vuelto dependiente de la expoliación de recursos en los territorios conquistados. Esta es una situación en mucho análoga a la que tenemos actualmente. Los lugares en disputa son aún hoy atractivos desde el punto de vista de los recursos, pero el inevitable declive de la producción mundial de hidrocarburos llevará a países cada vez más remotos, más poblados, mejor defendidos y con menos recursos. Al final, exhaustos por el esfuerzo e incapaz de sostenerse con los magros frutos de las últimas guerras, todas las potencias occidentales irán colapsando. 

Digámoslo alto y claro: el colapso de la sociedad europea es inevitable si continuamos por la vía militar. Será un colapso económico, sí, pero también, y mucho antes, moral, si por mor de mantenir unos pocos años más un sistema insostenible renunciamos a los valores fundamentales en los que hace tiempo decidimos creer.  

 


¿Preparando terreno para conflictos?: EE.UU. inicia la «profesionalización» del Ejército ucraniano

Publicado: 24 nov 2015 03:40 GMT

jueves, 26 de noviembre de 2015
Europa ante la guerra

Resuenan con fuerza los tambores de la guerra en Europa, y los ciudadanos europeos, amedrentados por la omnipresente amenaza del terror integrista, se unen fervorosos al clamor contra el yihadismo, o bien callan por temor a ser tachados de blandos, cuando no de estúpidos.

Europa está condenada a decrecer energéticamente, simplemente, porque no hay para todos, porque, según reconocía la AIE en ese mismo informe de 2015, la producción de carbón y petróleo va a decaer a partir de 2020 (disfrazada, a su decir, de pico de demanda). Europa no necesita que se lo diga la AIE; en la Comisión Europea ya saben que actualmente el nivel de consumo de energía primaria de todo tipo está a niveles de principios de los años 90 del siglo XX, y ya saben que de seguir así en pocas décadas estará en niveles de los años 70. Pero Europa se resiste a agonizar energéticamente. Y se resiste porque no hay plan B. No hay alternativa al crecentismo. Y no las hay porque no existan propuestas (y algunas de una gran calidad); no las hay, simplemente, porque es políticamente inaceptable.

Muchos de los grandes imperios de la Historia colapsaron al ser incapaces de sostener sus últimas aventuras militares, a veces un tanto esperpénticas. La lógica subyacente de muchas guerras de conquista era que la economía se había vuelto dependiente de la expoliación de recursos en los territorios conquistados. Esta es una situación en mucho análoga a la que tenemos actualmente. Los lugares en disputa son aún hoy atractivos desde el punto de vista de los recursos, pero el inevitable declive de la producción mundial de hidrocarburos llevará a países cada vez más remotos, más poblados, mejor defendidos y con menos recursos. Al final, exhaustos por el esfuerzo e incapaz de sostenerse con los magros frutos de las últimas guerras, todas las potencias occidentales irán colapsando. 

Digámoslo alto y claro: el colapso de la sociedad europea es inevitable si continuamos por la vía militar. Será un colapso económico, sí, pero también, y mucho antes, moral, si por mor de mantenir unos pocos años más un sistema insostenible renunciamos a los valores fundamentales en los que hace tiempo decidimos creer.  


 


¿Preparando terreno para conflictos?: EE.UU. inicia la "profesionalización" del Ejército ucraniano



Publicado: 24 nov 2015 03:40 GMT

la criminalidad de la población con más de 65 años

por Kike Pérez el 12/10/2015 en Mundo

Basta analizar cualquier dato estadístico para darnos cuenta de que los jóvenes encabezan la lista negra de los problemas sociales. Mayor paro y desempleo estacional, alta tasa de criminalidad, accidentes mortales de tráfico, consumo de alcohol y drogas al volante…

Sin embargo se avecina un cambio demográfico sin precedentes, que va a acabar con estas

por Kike Pérez el 12/10/2015 en Mundo Basta analizar cualquier dato estadístico para darnos cuenta de que los jóvenes encabezan la lista negra de los problemas sociales. Mayor paro y desempleo estacional, alta tasa de criminalidad, accidentes mortales de tráfico, consumo de alcohol y drogas al volante… Sin embargo se avecina un cambio demográfico sin precedentes, que va a acabar con estas

Discurso completo del papa Francisco en Naciones Unidas

2015-09-25

Discurso completo del papa Francisco en Naciones Unidas
Durante su mensaje ante la Asamblea General de la ONU, el Pontífice defendió el medio ambiente, la vida y el acuerdo nuclear.


2015-09-25

Discurso completo del papa Francisco en Naciones Unidas
Durante su mensaje ante la Asamblea General de la ONU, el Pontífice defendió el medio ambiente, la vida y el acuerdo nuclear.

Los cristianos del Medio Oriente

Hay una falla fundamental en el ser humano, que cuando se encuentra con unos billoncitos de más, lo único que se le ocurre es causar dolor y destrucción .


Ante el genocidio y a través de la campaña de la Fundación Novae Terrae en CitizenGOsúmate a la petición a Naciones Unidas, cuyo Consejo de Seguridad se reúne este mes, para que «pase de las palabras a los hechos».

La Fundación Novae Terrae considera que es el momento «de pasar de las palabras a los hechos» ante los crimines de guerra y contra la humanidad y el verdadero genocidio cristiano. Para ello ha lanzado una iniciativa mundial a través de CitizenGO secundada de momento por más de 100.000 ciudadanos de más de 50 países. En concreto piden lo siguiente:
  • Elaboren, promuevan y sostengan medidas concretas y claras para defender y proteger a las minorías religiosas en Medio Oriente. Adopte el Plan de Acción anunciado para este septiembre por el secretario general en defensa de los derechos humanos y la libertad religiosa de las minorías donde el Estado Islámico ha perpetrado verdaderas masacres y crímenes contra la humanidad.
  • Promuevan y adopten un marco legal que incluya sanciones y apelaciones a la Corte Penal Internacional
  • Aprueben medidas que frenen la ayuda financiera y el tráfico de armas a ISIS y sus grupos afiliados.

Hay que entender que los grupos que atacan a los cristianos no son solo los “Islamitas malos”  (en la retorica de Washington), sino también grupos apoyados por los Estados Unidos, al punto de   recibir salarios del gobierno de Estados Unidos. Grupos como Nusra (un trasplante de Al-Qaeda en Iraq), Frente Islámico, y ISIS, son apoyados financieramente por naciones del Golfo Pérsico como Saudí Arabia, Qatar, y Kuwait – todos aliados de Estados Unidos.

Cuando los lideres cristianos del Medio Oriente se refieren al “silencio de Occidente,” con referencia a la destrucción sistemática de iglesias, están señalando la complicidad de los gobiernos europeos y estadounidenses  en el genocidio.

Los cristianos del oriente medio representan uno de los grupos más influyentes y dedicados a un nacionalismo secular en sus países.  Definitivamente no son como se pretende una minoría irrelevante sino participantes clave de las sociedades Levantinas  (especialmente en Siria, Líbano, Iraq, Palestina).

Hay un intensión clara y manifiesta de fragmentar el Medio Oriente en débiles Estados teocraticos y negar el nacionalismo árabe secular, un movimiento fundado por cristianos ortodoxos como Constantin Zureiq  y Michel Aflaq. No hay espacio para los cristianos de oriente medio en los planes del imperio. Un mapa potencial del Medio Oriente, creado por Ralph Peters, planta un división en regiones Shia, Sunni, y Kurda, sin lugar alguno para los cristianos. En su articulo  “Blood Borders,” Peters admite que la limpieza étnica es elemento esencial del plan.

Hay una falla fundamental en el ser humano, que cuando se encuentra con unos billoncitos de más, lo único que se le ocurre es causar dolor y destrucción .


Ante el genocidio y a través de la campaña de la Fundación Novae Terrae en CitizenGOsúmate a la petición a Naciones Unidas, cuyo Consejo de Seguridad se reúne este mes, para que «pase de las palabras a los hechos».


La Fundación Novae Terrae considera que es el momento «de pasar de las palabras a los hechos» ante los crimines de guerra y contra la humanidad y el verdadero genocidio cristiano. Para ello ha lanzado una iniciativa mundial a través de CitizenGO secundada de momento por más de 100.000 ciudadanos de más de 50 países. En concreto piden lo siguiente:
  • Elaboren, promuevan y sostengan medidas concretas y claras para defender y proteger a las minorías religiosas en Medio Oriente. Adopte el Plan de Acción anunciado para este septiembre por el secretario general en defensa de los derechos humanos y la libertad religiosa de las minorías donde el Estado Islámico ha perpetrado verdaderas masacres y crímenes contra la humanidad.
  • Promuevan y adopten un marco legal que incluya sanciones y apelaciones a la Corte Penal Internacional
  • Aprueben medidas que frenen la ayuda financiera y el tráfico de armas a ISIS y sus grupos afiliados.

Hay que entender que los grupos que atacan a los cristianos no son solo los “Islamitas malos”  (en la retorica de Washington), sino también grupos apoyados por los Estados Unidos, al punto de   recibir salarios del gobierno de Estados Unidos. Grupos como Nusra (un trasplante de Al-Qaeda en Iraq), Frente Islámico, y ISIS, son apoyados financieramente por naciones del Golfo Pérsico como Saudí Arabia, Qatar, y Kuwait - todos aliados de Estados Unidos.

Cuando los lideres cristianos del Medio Oriente se refieren al “silencio de Occidente,” con referencia a la destrucción sistemática de iglesias, están señalando la complicidad de los gobiernos europeos y estadounidenses  en el genocidio.

Los cristianos del oriente medio representan uno de los grupos más influyentes y dedicados a un nacionalismo secular en sus países.  Definitivamente no son como se pretende una minoría irrelevante sino participantes clave de las sociedades Levantinas  (especialmente en Siria, Líbano, Iraq, Palestina).

Hay un intensión clara y manifiesta de fragmentar el Medio Oriente en débiles Estados teocraticos y negar el nacionalismo árabe secular, un movimiento fundado por cristianos ortodoxos como Constantin Zureiq  y Michel Aflaq. No hay espacio para los cristianos de oriente medio en los planes del imperio. Un mapa potencial del Medio Oriente, creado por Ralph Peters, planta un división en regiones Shia, Sunni, y Kurda, sin lugar alguno para los cristianos. En su articulo  “Blood Borders,” Peters admite que la limpieza étnica es elemento esencial del plan.