¿Cómo es que practicar a matar lleva a la paz?

Antes de entrar en materia voy a divagar un poco para establecer el tono de lo que quiero trasmitir contando una historia vulgar y ancestral, tal vez milenaria.

En tiempo y circunstancia de escasez y frugalidad se casaron una viuda y un viudo, cada uno cargando sus hijos de la unión anterior. La mujer considero en su corazón que su deber de madre era dar prioridad a sus hijos sanguíneos sobre los políticos. Siendo escasa la comida, la mujer cocinaba todo en abundante agua, que no faltaba, y le daba a sus vástagos la masa y los otros el vil caldo. El resultado de este ejercicio es que, como lo nutrientes estaban disueltos en el agua, los que en realidad se llevaban la mejor parte eran los otros y no los estos. Como todo cuento popular este tiene muchas aristas pero aquí me interesa una: Nuestras fallas de percepción de la realidad a veces nos hacen despreciar lo esencial por lo superfluo. Una vez escuche a un cinta negra en Karate con 20 años de practica comparar superficialmente en base a videos a Ueshiba con algún instructor del catalogo de Panther Productions. En un sentido estricto en Aikido no hay ni posturas ni técnicas, pero si tomamos esa visión extrema es difícil estructurar una práctica y una curricula de desarrollo personal.

Para aquellos cuya actividad, oficio, circunstancia, u ocupación requiere de matar, noquear, fractura, luxar, o controlar, su capacidad y método de pelea son herramientas de oficio. El guerrero debe poseer virtudes o características apropiadas a su rol como coraje, astucia, y sangre fría. En muchas culturas, existen ritos de iniciación que fomentan y prueban estas cualidades y son requisito indispensable para una aceptación plena en la jerarquía social. Sin embargo, el estudio y práctica de técnicas de pelea no tienen una calidad mágica de creación de virtud o valor. Independientemente del rigor de un entrenamiento, el momento de la verdad, donde se puede conocer con certeza la capacidad de combate de un individuo, es la batalla misma.

En la practica moderna de Aikido, especialmente en los dojos donde se practica fuera de un contexto policiaco o militar, lo realmente valioso de la practica no son las técnicas en si, pero es difícil precisar cual es la esencia del entrenamiento. Es cierto que cada uno y cada cual debe seguir su camino, pero eso no debe ser excusa para transgiverzar o trivializar el camino. Ver el Aikido como un catalogo de técnicas suavezonas para controlar borrachos es un visión muy limitada y desafocada del legado de un gran hombre.

Ueshiba insistio mucho en que el Aikido debe preservar la esencia del Budo y no ser practicado como un deporte. No porque el deporte sea malo, o inclusive inferior, sino porque son caminos que van a lugares distintos. El deporte es competencia. El Aikido es unión. El deporte es ganar y prevalecer. Budo es aceptar el bien morir.

La practica moderna de Aikido en muchos dojos, no es ni deporte, ni Budo.

Antes de entrar en materia voy a divagar un poco para establecer el tono de lo que quiero trasmitir contando una historia vulgar y ancestral, tal vez milenaria.

En tiempo y circunstancia de escasez y frugalidad se casaron una viuda y un viudo, cada uno cargando sus hijos de la unión anterior. La mujer considero en su corazón que su deber de madre era dar prioridad a sus hijos sanguíneos sobre los políticos. Siendo escasa la comida, la mujer cocinaba todo en abundante agua, que no faltaba, y le daba a sus vástagos la masa y los otros el vil caldo. El resultado de este ejercicio es que, como lo nutrientes estaban disueltos en el agua, los que en realidad se llevaban la mejor parte eran los otros y no los estos. Como todo cuento popular este tiene muchas aristas pero aquí me interesa una: Nuestras fallas de percepción de la realidad a veces nos hacen despreciar lo esencial por lo superfluo. Una vez escuche a un cinta negra en Karate con 20 años de practica comparar superficialmente en base a videos a Ueshiba con algún instructor del catalogo de Panther Productions. En un sentido estricto en Aikido no hay ni posturas ni técnicas, pero si tomamos esa visión extrema es difícil estructurar una práctica y una curricula de desarrollo personal.

Para aquellos cuya actividad, oficio, circunstancia, u ocupación requiere de matar, noquear, fractura, luxar, o controlar, su capacidad y método de pelea son herramientas de oficio. El guerrero debe poseer virtudes o características apropiadas a su rol como coraje, astucia, y sangre fría. En muchas culturas, existen ritos de iniciación que fomentan y prueban estas cualidades y son requisito indispensable para una aceptación plena en la jerarquía social. Sin embargo, el estudio y práctica de técnicas de pelea no tienen una calidad mágica de creación de virtud o valor. Independientemente del rigor de un entrenamiento, el momento de la verdad, donde se puede conocer con certeza la capacidad de combate de un individuo, es la batalla misma.


En la practica moderna de Aikido, especialmente en los dojos donde se practica fuera de un contexto policiaco o militar, lo realmente valioso de la practica no son las técnicas en si, pero es difícil precisar cual es la esencia del entrenamiento. Es cierto que cada uno y cada cual debe seguir su camino, pero eso no debe ser excusa para transgiverzar o trivializar el camino. Ver el Aikido como un catalogo de técnicas suavezonas para controlar borrachos es un visión muy limitada y desafocada del legado de un gran hombre.

Ueshiba insistio mucho en que el Aikido debe preservar la esencia del Budo y no ser practicado como un deporte. No porque el deporte sea malo, o inclusive inferior, sino porque son caminos que van a lugares distintos. El deporte es competencia. El Aikido es unión. El deporte es ganar y prevalecer. Budo es aceptar el bien morir.

La practica moderna de Aikido en muchos dojos, no es ni deporte, ni Budo.

El sentido de la practica

El problema de entender el sentido de la práctica no es fácil. He visto practicantes experimentados y competentes, que en la expresión de su técnica son más bien rudos, hablar con arrogancia del amor y la armonía. Aquí puede ser simplemente que su nivel de desarrollo les permita ver cosas que yo no veo y mi critica es más una muestra de mi ceguera.

Hay un incidente, fundamental por cierto en la concepción del Aikido, que nos puede iluminar en esta cuestión. Después de practicar con Takeda Sokaku, Ueshiba abrió un dojo, esto antes de que el Aikido como tal estuviera completamente conceptualizado, o  inclusive, concebido. Paso por ahí un militar que se sintió ofendido por lo que percibió como arrogancia por parte de Ueshiba al ofrecer una variante sobre las enseñanzas de Takeda.

Así que decidió darle una lección al descarado de su condiscípulo. Entro al dojo y amablemente reto a Ueshiba a un duelo con sables. Ueshiba acepto pero le dijo al militar que no usaría arma alguna. Esto encrespó más al militar que advirtió una vez más que la cosa iba en serio y que si Ueshiba se negaba a defenderse como quiera lo iba a matar.

El militar hizo su mejor intento por lastimar al maestro y este ni siquiera lo toco. Cuando por fin se canso el soldado, se disculpo y pidió su admisión al dojo. Después del incidente, Ueshiba se retiro al jardín a descansar donde experimento una revelación mística.

¿En que consistió exactamente esta experiencia mística? Es imposible decirlo, aún si la reprodujeramos, que no es el caso, seria imposible transmitirla. Solo se puede vivir individualmente. Aparte del hecho general de que a través de la búsqueda de la perfección en cualquier actividad se puede crecer como persona, el aprender técnicas para lastimar o controlar, o si se quiere para no ser lastimado o controlado, no es un método particularmente propicio de desarrollo espiritual.

Gandhi recomienda abandonar el consumo de carne en la búsqueda del ser mejor pero advierte que el ser vegetariano en si mismo no quiere decir entender el sentido de la paz. De manera similar, aquel que ha estado en peligro mortal o ha causado destrozos y desasosiego, en algún momento de su vida puede llegar a una encrucijada donde súbitamente vea las cosas con naturalidad y claridad. Pero el usar sus ropas, imitar sus gestos, o copiar sus técnicas no nos va permitir repetir su experiencia.

Un elemento es que Ueshiba percibió claramente la intención del visitante desde que entro al dojo y ocultaba sus intenciones de lastimar y decidió de manera pro activa no lastimarlo y mostrarle el camino de la paz.

Otro elemento es que Ueshiba acepto la muerte gratuita e insensata de manera absoluta e incondicional. Era mucho más sencillo y seguro incapacitar inmediatamente al militar que mostrarle el camino de la paz.

Otro elemento es que en cada uno de los ataques del militar, la verdadera iniciativa la tenía Ueshiba y terminaba en posición de control, y si no lo incapacitaba o mataba era por plena y clara auto restricción. Esto claro, es una suposición mía bajo el precepto de que en combate, tener la iniciativa es razón necesaria y suficiente para ganar, y si Ueshiba domino la situación desde el principio hasta el fin, siempre debió conservar la iniciativa. El Aikido no es reactivo, solo parece serlo al ignorante.

Ueshiba llego a ese estado de conciencia superior a través de la práctica del Budo, y a través de la practica de Budo quiso ayudar a otros a seguirlo, no porque sea El Camino, sino sencillamente porque era El Camino que el andaba.

Es cierto que cada uno y cada cual debe seguir su camino, pero eso no debe ser excusa para transgiverzar o trivializar el camino. Ver el Aikido como un catalogo de técnicas suavezonas para controlar borrachos es un visión muy limitada y desafocada del legado de un gran hombre.

Ueshiba insistio mucho en que el Aikido debe preservar la esencia del Budo y no ser practicado como un deporte. No porque el deporte sea malo, o inclusive inferior, sino porque son caminos que van a lugares distintos. El deporte es competencia. El Aikido es unión. El deporte es ganar y prevalecer. Budo es aceptar el bien morir.

El Aikido (合気道) es Budo (武道) pero no nos podemos sustraer del contexto social. No es lo mismo practicar artes marciales como un joven aristócrata con aspiraciones a una carrera militar en un imperio en expansión en un dojo (道場) al que solo se puede entrar bajo recomendación que ir a un centro comunitario a socializar haciendo alguna actividad física después del trabajo.

En el Japón de los 1930s morir en el dojo durante la práctica era un riesgo razonable y socialmente aceptado. De la efectividad del entrenamiento dependía la vida del soldado imperial. Aunque seguramente no se practicaba con hoja viva todos los días o todo el tiempo (en los videos se pueden ver bayonetas de madera), definitivamente la practica con armas reales era una posibilidad al entrar al dojo y las practicas eran intensas y orientadas al combate militar cuerpo a cuerpo.

Después de la guerra la situación cambio. La justificación práctica del uso de armas vivas se perdió, aunque su uso continúo todavía, los accidentes inevitables cuando practicantes de distintos niveles de competencia y concentración usaban armas vivas terminaron por inducir su prohibición en los dojos de Aikido.

Aparte del aspecto social, Ueshiba mismo era otro. Cambio a los ambiciosos aristócratas de Tokio por los sencillos campesinos de Iwama (岩間), que se inscribían en el dojo, algunos, para tener donde comer. El sentido de la práctica de Aikido, se volvió difuso, misterioso. Las palabras del maestro (翁先生) un enigma.

Cuando estaba en el ITESM, un estudiante me hizo una pregunta, exactamente que no recuerdo, pero comente que el Aikido se manifestaba en tres niveles: físico, mental, y espiritual. La verdad, sin tener plena conciencia de lo que estaba diciendo. A la siguiente clase, se presento el estudiante, un poco después de empezar, con una guitarra. Pude percibir claramente su intención de ponerse a cantar para ayudarnos a salir de nuestros errores paganos.

Afortunadamente para todos, a la hora de la verdad le falto el coraje de sus convicciones y simplemente se retiro en silencio después de observar la práctica por un rato. La siguiente semana me explico que había estado involucrado con los Rosacruces, lo cual le había causado mucha confusión y conflicto interior y que ahora que había reencontrado a Dios mi mención de espiritualidad lo había espantado sobremanera ya que no quería involucrarse nuevamente con cultos místico-religiosos.

La palabra Aikido ha sido secuestrada por muchos, desde los que tienen algún grado de asociación con su historia, linaje, e ideas hasta los viles piratas oportunistas. En consecuencia el termino Aikido no tiene un significado preciso.

En términos de lo que Ueshiba entendía por Aikido, su sentido profundo y último se lo llevo el maestro con el a su tumba, pero el mensaje básico esta documentado:

  • Vive en armonía contigo mismo y con lo que te rodea.
  • Primero trabaja en ser mejor persona tu mismo, luego en ayudar que los que te rodean, y finalmente en contribuir a un mundo mejor.
  • Pon atención a las necesidades de los demás, en la medida de lo posible y en contexto del bien común, ayúdalos a satisfacerlas.
  • Tú eres una manifestación de Dios y debes buscar conectarte con tu naturaleza divina.

Para Ueshiba, la practica diaria si era una experiencia mística-religiosa. Pero una cosa es el mensaje de Ueshiba y otra distinta las interpretaciones de sus distintos alumnos que se encargaron de difundirlo y expresarlo. La variedad de interpretación no es solo por las diferencias de temperamento y espiritualidad entre los individuos involucrados. Más aún porque el Aikido no es es un un conjunto estático y bien definido de preceptos sino una nube difusa y dinámica que fue cambiando y tomando diferentes formas en la vida del Maestro. Las ideas y métodos de entrenamiento a los que fueron expuestos aquellos que practicaron con el Maestro en los 1930s son otra realidad distinta y casi desconectada a las enseñanzas de los 1960s.

Por ejemplo, para Shioda, que se formo en los años de la segunda guerra mundial, de la cual fue veterano con experiencia en el frente de batalla, el Aikido es Bujitsu, un método de combate. Debido a la diferencia básica de interpretación, Shioda se separo y formo su versión de Aikido, Yoshinkan Aikido, el cual forma parte de la curricula de entrenamiento de las policías y fuerzas armadas japonesas. Otros, como Tohei, se enfocaron en aspectos internos de desarrollo de la energía vital o ki.

La Asociación de Aikido se quedo con aquellos que no tenían una visión clara y definida que pudiera entrar en conflicto con la línea oficial. La necesidad de crecer y sustentar una base regular de participantes ha echo que consideraciones mercadotécnicas tomen precedencia en la manera de como se presenta el Aikido. Sin llegar a ocultar o negar el significado espiritual que Ueshiba le daba a la practica, este se desenfatiza y se presenta el Aikido como una experiencia estética, de higiene mental, religiosamente neutra. Esto no es falso, pero … ¿Cual es la esencia del Aikido y el propósito de su practica?

Entre las apologías comunes que uno puede encontrar en Internet en el material introductorio de centros de práctica que se autodenominan de Aikido las omnipresentes son racionalizaciones de la supuesta inefectividad del Aikido y el aparente sentido religioso de la rutina de práctica.

En la cuestión de la efectividad, hay alguna variedad dependiendo del temperamento del instructor entre:
No pero si; Si pero no; Depende; Solo para controlar gente (locos, borrachos, familiares neuróticos, etc.) sin lastimarla.

En la cuestión de la religiosidad hay unanimidad: Claro que no, es simple cortesía a la japonesa. Esto ultimo es, según quien lo exponga: Un verdad a medias; Una mentira; Un mal entendido.

El sentido de la practica es en el ultimo análisis un asunto estrictamente personal.

El problema de entender el sentido de la práctica no es fácil. He visto practicantes experimentados y competentes, que en la expresión de su técnica son más bien rudos, hablar con arrogancia del amor y la armonía. Aquí puede ser simplemente que su nivel de desarrollo les permita ver cosas que yo no veo y mi critica es más una muestra de mi ceguera.

Hay un incidente, fundamental por cierto en la concepción del Aikido, que nos puede iluminar en esta cuestión. Después de practicar con Takeda Sokaku, Ueshiba abrió un dojo, esto antes de que el Aikido como tal estuviera completamente conceptualizado, o  inclusive, concebido. Paso por ahí un militar que se sintió ofendido por lo que percibió como arrogancia por parte de Ueshiba al ofrecer una variante sobre las enseñanzas de Takeda.

Así que decidió darle una lección al descarado de su condiscípulo. Entro al dojo y amablemente reto a Ueshiba a un duelo con sables. Ueshiba acepto pero le dijo al militar que no usaría arma alguna. Esto encrespó más al militar que advirtió una vez más que la cosa iba en serio y que si Ueshiba se negaba a defenderse como quiera lo iba a matar.

El militar hizo su mejor intento por lastimar al maestro y este ni siquiera lo toco. Cuando por fin se canso el soldado, se disculpo y pidió su admisión al dojo. Después del incidente, Ueshiba se retiro al jardín a descansar donde experimento una revelación mística.

¿En que consistió exactamente esta experiencia mística? Es imposible decirlo, aún si la reprodujeramos, que no es el caso, seria imposible transmitirla. Solo se puede vivir individualmente. Aparte del hecho general de que a través de la búsqueda de la perfección en cualquier actividad se puede crecer como persona, el aprender técnicas para lastimar o controlar, o si se quiere para no ser lastimado o controlado, no es un método particularmente propicio de desarrollo espiritual.

Gandhi recomienda abandonar el consumo de carne en la búsqueda del ser mejor pero advierte que el ser vegetariano en si mismo no quiere decir entender el sentido de la paz. De manera similar, aquel que ha estado en peligro mortal o ha causado destrozos y desasosiego, en algún momento de su vida puede llegar a una encrucijada donde súbitamente vea las cosas con naturalidad y claridad. Pero el usar sus ropas, imitar sus gestos, o copiar sus técnicas no nos va permitir repetir su experiencia.

Un elemento es que Ueshiba percibió claramente la intención del visitante desde que entro al dojo y ocultaba sus intenciones de lastimar y decidió de manera pro activa no lastimarlo y mostrarle el camino de la paz.

Otro elemento es que Ueshiba acepto la muerte gratuita e insensata de manera absoluta e incondicional. Era mucho más sencillo y seguro incapacitar inmediatamente al militar que mostrarle el camino de la paz.

Otro elemento es que en cada uno de los ataques del militar, la verdadera iniciativa la tenía Ueshiba y terminaba en posición de control, y si no lo incapacitaba o mataba era por plena y clara auto restricción. Esto claro, es una suposición mía bajo el precepto de que en combate, tener la iniciativa es razón necesaria y suficiente para ganar, y si Ueshiba domino la situación desde el principio hasta el fin, siempre debió conservar la iniciativa. El Aikido no es reactivo, solo parece serlo al ignorante.

Ueshiba llego a ese estado de conciencia superior a través de la práctica del Budo, y a través de la practica de Budo quiso ayudar a otros a seguirlo, no porque sea El Camino, sino sencillamente porque era El Camino que el andaba.

Es cierto que cada uno y cada cual debe seguir su camino, pero eso no debe ser excusa para transgiverzar o trivializar el camino. Ver el Aikido como un catalogo de técnicas suavezonas para controlar borrachos es un visión muy limitada y desafocada del legado de un gran hombre.

Ueshiba insistio mucho en que el Aikido debe preservar la esencia del Budo y no ser practicado como un deporte. No porque el deporte sea malo, o inclusive inferior, sino porque son caminos que van a lugares distintos. El deporte es competencia. El Aikido es unión. El deporte es ganar y prevalecer. Budo es aceptar el bien morir.

El Aikido (???) es Budo (??) pero no nos podemos sustraer del contexto social. No es lo mismo practicar artes marciales como un joven aristócrata con aspiraciones a una carrera militar en un imperio en expansión en un dojo (??) al que solo se puede entrar bajo recomendación que ir a un centro comunitario a socializar haciendo alguna actividad física después del trabajo.

En el Japón de los 1930s morir en el dojo durante la práctica era un riesgo razonable y socialmente aceptado. De la efectividad del entrenamiento dependía la vida del soldado imperial. Aunque seguramente no se practicaba con hoja viva todos los días o todo el tiempo (en los videos se pueden ver bayonetas de madera), definitivamente la practica con armas reales era una posibilidad al entrar al dojo y las practicas eran intensas y orientadas al combate militar cuerpo a cuerpo.

Después de la guerra la situación cambio. La justificación práctica del uso de armas vivas se perdió, aunque su uso continúo todavía, los accidentes inevitables cuando practicantes de distintos niveles de competencia y concentración usaban armas vivas terminaron por inducir su prohibición en los dojos de Aikido.

Aparte del aspecto social, Ueshiba mismo era otro. Cambio a los ambiciosos aristócratas de Tokio por los sencillos campesinos de Iwama ???), que se inscribían en el dojo, algunos, para tener donde comer. El sentido de la práctica de Aikido, se volvió difuso, misterioso. Las palabras del maestro ????) un enigma.


Cuando estaba en el ITESM, un estudiante me hizo una pregunta, exactamente que no recuerdo, pero comente que el Aikido se manifestaba en tres niveles: físico, mental, y espiritual. La verdad, sin tener plena conciencia de lo que estaba diciendo. A la siguiente clase, se presento el estudiante, un poco después de empezar, con una guitarra. Pude percibir claramente su intención de ponerse a cantar para ayudarnos a salir de nuestros errores paganos.

Afortunadamente para todos, a la hora de la verdad le falto el coraje de sus convicciones y simplemente se retiro en silencio después de observar la práctica por un rato. La siguiente semana me explico que había estado involucrado con los Rosacruces, lo cual le había causado mucha confusión y conflicto interior y que ahora que había reencontrado a Dios mi mención de espiritualidad lo había espantado sobremanera ya que no quería involucrarse nuevamente con cultos místico-religiosos.

La palabra Aikido ha sido secuestrada por muchos, desde los que tienen algún grado de asociación con su historia, linaje, e ideas hasta los viles piratas oportunistas. En consecuencia el termino Aikido no tiene un significado preciso.

En términos de lo que Ueshiba entendía por Aikido, su sentido profundo y último se lo llevo el maestro con el a su tumba, pero el mensaje básico esta documentado:
  • Vive en armonía contigo mismo y con lo que te rodea.
  • Primero trabaja en ser mejor persona tu mismo, luego en ayudar que los que te rodean, y finalmente en contribuir a un mundo mejor.
  • Pon atención a las necesidades de los demás, en la medida de lo posible y en contexto del bien común, ayúdalos a satisfacerlas.
  • Tú eres una manifestación de Dios y debes buscar conectarte con tu naturaleza divina.

Para Ueshiba, la practica diaria si era una experiencia mística-religiosa. Pero una cosa es el mensaje de Ueshiba y otra distinta las interpretaciones de sus distintos alumnos que se encargaron de difundirlo y expresarlo. La variedad de interpretación no es solo por las diferencias de temperamento y espiritualidad entre los individuos involucrados. Más aún porque el Aikido no es es un un conjunto estático y bien definido de preceptos sino una nube difusa y dinámica que fue cambiando y tomando diferentes formas en la vida del Maestro. Las ideas y métodos de entrenamiento a los que fueron expuestos aquellos que practicaron con el Maestro en los 1930s son otra realidad distinta y casi desconectada a las enseñanzas de los 1960s.

Por ejemplo, para Shioda, que se formo en los años de la segunda guerra mundial, de la cual fue veterano con experiencia en el frente de batalla, el Aikido es Bujitsu, un método de combate. Debido a la diferencia básica de interpretación, Shioda se separo y formo su versión de Aikido, Yoshinkan Aikido, el cual forma parte de la curricula de entrenamiento de las policías y fuerzas armadas japonesas. Otros, como Tohei, se enfocaron en aspectos internos de desarrollo de la energía vital o ki.

La Asociación de Aikido se quedo con aquellos que no tenían una visión clara y definida que pudiera entrar en conflicto con la línea oficial. La necesidad de crecer y sustentar una base regular de participantes ha echo que consideraciones mercadotécnicas tomen precedencia en la manera de como se presenta el Aikido. Sin llegar a ocultar o negar el significado espiritual que Ueshiba le daba a la practica, este se desenfatiza y se presenta el Aikido como una experiencia estética, de higiene mental, religiosamente neutra. Esto no es falso, pero ... ¿Cual es la esencia del Aikido y el propósito de su practica?

Entre las apologías comunes que uno puede encontrar en Internet en el material introductorio de centros de práctica que se autodenominan de Aikido las omnipresentes son racionalizaciones de la supuesta inefectividad del Aikido y el aparente sentido religioso de la rutina de práctica.

En la cuestión de la efectividad, hay alguna variedad dependiendo del temperamento del instructor entre:
No pero si; Si pero no; Depende; Solo para controlar gente (locos, borrachos, familiares neuróticos, etc.) sin lastimarla.

En la cuestión de la religiosidad hay unanimidad: Claro que no, es simple cortesía a la japonesa. Esto ultimo es, según quien lo exponga: Un verdad a medias; Una mentira; Un mal entendido.

El sentido de la practica es en el ultimo análisis un asunto estrictamente personal.

Aikido, el arte de la esfera dinámica

El Aikido es un arte moderno fundado en el siglo veinte por Morihei Ueshiba en base a la tradición japonesa de BUDO, o sea las artes marciales. El Fundador, Morihei Ueshiba nació el 4 de diciembre de 1883 en Tanabe, provincia de Kishu, hoy Wakayama, …

El Aikido es un arte moderno fundado en el siglo veinte por Morihei Ueshiba en base a la tradición japonesa de BUDO, o sea las artes marciales. El Fundador, Morihei Ueshiba nació el 4 de diciembre de 1883 en Tanabe, provincia de Kishu, hoy Wakayama, en el sur de Japón.


El Aikido se puede manifestar a diferentes niveles de conciencia, desde un nivel puramente físico, hasta manejar conceptos metafísicos difíciles de interpretar o comprender. Para poder tener un desarrollo en la practica del Aikido, es necesario respetar ciertos principios básicos, que no solo nos permiten desarrollar una técnica de auto defensa, sino que son aplicables a la vida en general. Entre estos principios básicos podemos mencionar

* Mantener un solo punto.
* Mantener el centro y la alineación corporal y mental.
* Estar relajado.
* Mantener una actitud mental positiva.
* Extender Ki.

La practica del Aikido es normalmente por parejas. Es esencial armonizar y acoplarse con el compañero durante los ejercicios. Es por lo tanto muy importante la practica de recibir correctamente la ejecución de una técnica, a lo cual se le llama en japonés ukemi. La practica de ukemi incluye diferentes tipos de caídas y requiere de un estado mental alerta, relajado y conectado con la persona ejecutando la técnica, llamado en japonés nage.

Uno de los aspectos característicos del enfoque del Aikido es el concepto de irimi, o sea el entrar en dirección al ataque, en vez de retroceder, como es el enfoque convencional. Irimi y el uso de desplazamientos circulares son la base de las técnicas de Aikido. Se entra cuando se es jalado y se gira cuando se es empujado. Irimi es una herramienta de acoplamiento con el compañero, mediante la cual alineamos nuestros centros, propiciando un movimiento circular armónico.

La importancia de los ejercicios de Aikido no esta en la secuencia misma de los movimientos sino en la practica de los principios básicos y el desarrollo de un sentido de distancia y ritmo, esencial en la interacción con otra persona.

¿Se debe atacar en serio o dejarse llevar?

Uno de los puntos difíciles del Aikido es la actitud que se debe tomar en la práctica. ¿Suave o duro? En la práctica en parejas, ¿se debe atacar en serio o dejarse llevar?El Aikido (???) es Budo (??) pero no nos podemos sustraer del cont…

Uno de los puntos difíciles del Aikido es la actitud que se debe tomar en la práctica. ¿Suave o duro? En la práctica en parejas, ¿se debe atacar en serio o dejarse llevar?


El Aikido (???) es Budo (??) pero no nos podemos sustraer del contexto social. No es lo mismo practicar artes marciales como un joven aristócrata con aspiraciones a una carrera militar en un imperio en expansión en un dojo (??) al que solo se puede entrar bajo recomendación que ir a un centro comunitario a socializar haciendo alguna actividad física después del trabajo.

En el Japón de los 1930s morir en el dojo durante la práctica era un riesgo razonable y socialmente aceptado. De la efectividad del entrenamiento dependía la vida del soldado imperial. Aunque seguramente no se practicaba con hoja viva todos los días o todo el tiempo (en los videos se pueden ver bayonetas de madera), definitivamente la practica con armas reales era una posibilidad al entrar al dojo y las practicas eran intensas y orientadas al combate militar cuerpo a cuerpo.

Después de la guerra la situación cambio. La justificación práctica del uso de armas vivas se perdió, aunque su uso continúo todavía, los accidentes inevitables cuando practicantes de distintos niveles de competencia y concentración usaban armas vivas terminaron por inducir su prohibición en los dojos de Aikido.

Aparte del aspecto social, Ueshiba mismo era otro. Cambio a los ambiciosos aristócratas de Tokio por los sencillos campesinos de Iwama ???), que se inscribían en el dojo, algunos, para tener donde comer. El sentido de la práctica de Aikido, se volvió difuso, misterioso. Las palabras del maestro ????) un enigma.

La formación de la asociación de Aikido no fue iniciativa del maestro, sino un negocio de sus allegados, la verdad sea dicha. Esto no quiere decir que Ueshiba no estaba interesado en difundir su mensaje. El problema es que su mensaje ya no era el Budo (??) como bujitsu (??), sino como do (?). ¿Hacia donde? Hacia un conexión con dios y el universo. Esto claro tiene un potencial comercial nulo ya que no se puede enseñar, ni aprender.

No es extraño que de un nacimiento tan difuso y contradictorio nadie entienda de qué se trata el Aikido. Las técnicas ???de la curricula son practicas y su validez comprobada en combate cuerpo a cuerpo, pero ¿sinceramente estas dispuesto a perder la vida en un practica cualquiera? Si la respuesta es si entonces con toda tranquilidad puedes usar el Aikido en una situación de combate real, entrenando claro, con la concentración e intensidad correspondiente. En la práctica, el entrenamiento no es normalmente así, a menos que estemos hablando de soldados o policías.

Un mal entendido común es que tori???????es el que hace Aikido mientras que uke ????se sacrifica haciendo el papel de malo que no sabe Aikido y no sigue sus principios. De este error fundamental nace mucha de la confusión sobre la efectividad y de si se debe atacar con todo o hacerle al tío Lolo.

Complicando la situación esta el problema didáctico: ¿Cuál es la mejor manera de enseñar (aprehender) una técnica? Que esta relacionado pero no es lo mismo que el problema técnico: ¿Cuál es la manera más efectiva de practicar una técnica? Que es a su vez otro al problema practico:¿Cómo se aplica una técnica en una situación real? Las tres preguntas estan relacionadas pero son asuntos distintos.

Ignoremos la situación didáctica por el momento y asumamos ?? para arriba, o una capacidad técnica ilimitada.

Tanto tori como uke están practicando Aikido, en el espíritu de Aikido. La técnica de uke no es defectuosa o inferior. Es un ataque valido y efectivo, ejecutado con sinceridad.

Inmediatamente surgen una serie de dudas en mi mente: ¿Qué significa ejecutar una técnica con sinceridad? Si teóricamente el Aikido es invencible, y uke esta usando Aikido de forma correcta ¿Cómo lo puede controlar tori? Si Aikido es amor y armonía ¿Cómo se puede atacar con sinceridad? Preguntas difíciles.

La sinceridad se refiere a limpio y abierto. En términos negativos, no alterar el ataque en base a una presunción o conocimiento de la técnica que usara tori. Reiterando, el ataque debe ser sincero, no una finta de otra cosa. En el Aikido no se usan fintas, no por un sentido de fair play que no existe en el Budo, sino porque su dinámica nunca se basa en sorprender, sino al contrario, en conectarse con el compañero.

Entonces ¿Cómo controla tori a uke si la técnica de uke es valida? Una respuesta es que en la practica de Aikido no se usa kumite en el sentido del Karate y las practicas en pareja o grupo son ejercicios de conexión. En ese sentido se predispone el papel inicial de agresor ???? y este echo en si es la ventaja de tori ???). Pero no es tan sencillo y esta explicación parece implicar que tori es reactivo y que la iniciativa la tiene uke, por lo menos al principio. No es así.

Consideremos shomenuchi ikkyo???????). En la manera en que se practica actualmente, los principiantes asumen invariablemente que es una técnica de bloqueo usada como reacción a un ataque a la cabeza (el problema didáctico). Pero no es así, el que bloquea es uke. Tori ejecuta un ataque a la cara y al defender uke, bloqueando, tori aplica el primer control. En el libro Budo de Ueshiba se ve esto claramente. En el Aikido convencional moderno en la práctica formal, siempre se empieza con un claro ataque por parte de uke, por la cuestión filosófica y mercadológica de presentar el Aikido como un arte defensivo.

El punto clave esta en la conexión. Lo importante es estar conectado con el compañero. Sentir su intención. Fluir con su movimiento. Todo esto requiere una concentración intensa.

El punto final del amor apache es el más problemático. El Budo es amoral, más allá del bien y el mal. Tal vez en el sentido del carnicero que no tiene sentimientos de enojo contra los pollos o los cerdos, pero el practicante prefiere verlo más bien como una piedra rodando por un despeñadero. Simplemente sigue su curso. La mente de no mente. El vació del Kara en Karate.

Al aplicar el Budo no hay una intención de lastimar, pero tampoco de no lastimar. El Aikido ve un encuentro en términos de estar conectado al compañero. Nuestra capacidad de no lastimarlo es proporcional a nuestro nivel de conciencia.

Retomemos el ejemplo de schomenuchi ikkyo. La idea en Aikido es siempre dirigir al compañero. En el caso de la versión clásica del libro de Ueshiba, el ataque inicial no es una finta, pero su intención es inducir un movimiento reflejo de parte uke para aplicar el primer control. En caso de que por alguna situación de parálisis uke no reaccionara, este recibiría un golpe (???en la base de la nariz entre los ojos y aunque de otra manera seria controlado también.

Una realidad de la práctica es que el nivel de participantes es variado y el aspecto didáctico toma precedencia sobre el aspecto técnico. La medida de la intensidad de la práctica es la capacidad del más débil. Independientemente de nuestra capacidad técnica y física debemos estar concentrados en la practica, atentos al entorno, y practicar con sinceridad.