Un paseo por el infierno

José Agustín Ortiz Pinchetti
Según leí, en la católica España ya sólo 10 por ciento de la población cree en el infierno. Me imagino que en México vamos por igual camino. Dejé de creer en esa institución, que tanto terror nos producía…

José Agustín Ortiz Pinchetti
Según leí, en la católica España ya sólo 10 por ciento de la población cree en el infierno. Me imagino que en México vamos por igual camino. Dejé de creer en esa institución, que tanto terror nos producía de niños y adolescentes, cuando leí un pensamiento de Ling Yu Tang: Ni la madre más malvada del mundo se atrevería a condenar a su hijo, aunque fuera el más malvado

México

Saber que se pode. Querer que se possa.Esquecer os medos, jogá-los p’ra fora.Pintar sua cara, da cor da esperança.Pintar o futuro com seu coração!!!

Saber que se pode. Querer que se possa.Esquecer os medos, jogá-los p’ra fora.Pintar sua cara, da cor da esperança.Pintar o futuro com seu coração!!!

Matrimonio sin pleitos de por vida

Una pareja fue entrevistada en un programa de televisión porque estaban casados desde hacía 40 años y nunca se habían peleado. El periodista, lleno de curiosidad, pregunta al marido:

-Pero ustedes, ¿nunca han discutido?
-‘No’,
respondió el m…

Una pareja fue entrevistada en un programa de televisión porque estaban casados desde hacía 40 años y nunca se habían peleado. El periodista, lleno de curiosidad, pregunta al marido:

-Pero ustedes, ¿nunca han discutido?
-‘No’,
respondió el marido
-¿Y cómo es eso?

Cuando nos casamos mi mujer tenía una yegua que apreciaba muchísimo, era lo que mas quería. Era la criatura que ella más

Carta de Pepito al Niño Jesús

Querido Niñito Jesús:
Me he portado muy bien este año y quiero que, por favor y si es posible, me traigas una bicicleta nueva.Atentamente, Pepito
Coloca la carta debajo del árbol de navidad y ve la figura de la Virgen Maria, que desde el pesebre …

Querido Niñito Jesús:
Me he portado muy bien este año y quiero que, por favor y si es posible, me traigas una bicicleta nueva.Atentamente, Pepito
Coloca la carta debajo del árbol de navidad y ve la figura de la Virgen Maria, que desde el pesebre lo mira fijamente. Arrepentido, rompe la carta y escribe nuevamente:

Querido Niño Jesús, Creo que me he portado bien este año, por favor traeme una