Sueños

Sueños (artículo en la Megapedia)

GUSTAVO MACEDO PÉREZ 1 ABRIL 2014 

Artículo consultado en la Megapedia el 8 de julio de 2042.

Sueños (artículo en la Megapedia)

GUSTAVO MACEDO PÉREZ 1 ABRIL 2014 

Artículo consultado en la Megapedia el 8 de julio de 2042.

la gata

Cuando tenia unos nueve años un compañero de la primaria, la Fernandez de Lizardi, me invito a comer a su casa después de clases. De este compañero no recuerdo ni el nombre, ni la estampa, ni el timbre de voz. Pero recuerdo lo que hablamos caminando por las banquetas arboladas hacia su casa. Me pregunto que si en mi casa, en navidad, llegaba Santa Closs o los Reyes magos. ¿Cómo? ¿Qué no era la navidad ni más ni menos que la visita de Santa Closs y lo de los Reyes una costumbre que por coincidencia se celebraba cerca de la Navidad?

Me explico mi compañero que la navidad era la celebración del nacimiento del Cristo, por eso navidad por natividad o nacimiento, y que lo del Santa era cosa de gabachos que los norteños estaban copiando pero que lo mexicano era usar la convención de los Reyes aunque en cualquier caso los regalos los hacían los papas. ¡Sopas! ¡Este cuate si sabia como operaba el mundo!

Aunque informativo y revelador no fueron solo estas aclaraciones las que marcaron esa tarde en mi memoria. Quedando establecido que mis costumbres familiares eran de norteño agringado y siendo mi amigo emigrado del centro me preguntaba con interés sobre los usos y costumbres de mi casa. Haciéndole la relación de los miembros de la familia me hice bolas explicando quien era Gloria, cuando quise decirle que era la sirvienta, si saber porque, se me atoraba la palabra en el cogote y hacia descripciones incoherentes de lo que hacia Gloria en mi casa.

Mi amigo quedo intrigado y me pregunto si era mi prima o la hija de alguna familia relacionada con nosotros. De repente entendió y con enorme satisfacción se lleno la boca de sorna y desprecio y dijo

– ¡ah!, ¡es la gata!

Aunque yo no podía enunciar la palabra sirvienta, gata era fácil

– si, es la gata.

Me he pasado muchas noches dándole vuelta al asunto.

Primero, ¿Porqué no pude pronunciar la palabra sirvienta? Si la servidumbre era una vergüenza, ¿De quien es la vergüenza?¿Del amo, del sirviente, o de ambos? Entonces ¿Era una vergüenza que mi padre fuera empleado? Sin servir, ¿cómo podría haber oficios o profesiones?

Creo que el asunto era que mis padres nos reiteraban a mi y a mis hermanos que tratáramos a la sirvienta como si fuera de la familia y que la presentaremos a extraños como un familiar. Aunque nunca se nos dijo de manera explicita la implicación, para el niño cuadrado y sin imaginación que yo era, era que había algo de vergonzoso en la servidumbre. Atavismo histórico resultado de la hecatombe y abuso con los que se fundo México.

Segundo, ¿Como podía hablar mi compañero con tanto desprecio por alguien que ni conocía ni tenia más referencia que el nombre y el oficio? No sabia si era hacendosa o floja, blanca o morena, amable o grosera, inteligente o tonta, que sueños tenia, que cosas sabía.

Cuando se habla de los pros y contras de vivir en México uno de los pros es que fácilmente se puede tener sirvienta. Pero entonces, las sirvientas ¿Donde viven?
A claro, es que son gatas, no gente.

Recuerdo que a fines de los 90s llegaron a Monterrey varios ejecutivos japoneses con sus familias. Las señoras se maravillaban de que por unos cuantos dolares diarios podían tener un sirviente de tiempo completo 24/6. Estas señoras no trabajarían todo un día ni por un dolar, ni por diez, ni por veinte, ni por cien. Como los ejecutivos tenían sus gastos subsidiados podrían pagar digamos 100 dolares diarios pero en vez de pagar lo que podían le preguntaban a mi esposa cuanto era la tarifa normal y les regateaban a las muchachas la paga.

A decir verdad, todavía le doy vueltas al asunto.

Cuando tenia unos nueve años un compañero de la primaria, la Fernandez de Lizardi, me invito a comer a su casa después de clases. De este compañero no recuerdo ni el nombre, ni la estampa, ni el timbre de voz. Pero recuerdo lo que hablamos caminando por las banquetas arboladas hacia su casa. Me pregunto que si en mi casa, en navidad, llegaba Santa Closs o los Reyes magos. ¿Cómo? ¿Qué no era la navidad ni más ni menos que la visita de Santa Closs y lo de los Reyes una costumbre que por coincidencia se celebraba cerca de la Navidad?

Me explico mi compañero que la navidad era la celebración del nacimiento del Cristo, por eso navidad por natividad o nacimiento, y que lo del Santa era cosa de gabachos que los norteños estaban copiando pero que lo mexicano era usar la convención de los Reyes aunque en cualquier caso los regalos los hacían los papas. ¡Sopas! ¡Este cuate si sabia como operaba el mundo!

Aunque informativo y revelador no fueron solo estas aclaraciones las que marcaron esa tarde en mi memoria. Quedando establecido que mis costumbres familiares eran de norteño agringado y siendo mi amigo emigrado del centro me preguntaba con interés sobre los usos y costumbres de mi casa. Haciéndole la relación de los miembros de la familia me hice bolas explicando quien era Gloria, cuando quise decirle que era la sirvienta, si saber porque, se me atoraba la palabra en el cogote y hacia descripciones incoherentes de lo que hacia Gloria en mi casa.

Mi amigo quedo intrigado y me pregunto si era mi prima o la hija de alguna familia relacionada con nosotros. De repente entendió y con enorme satisfacción se lleno la boca de sorna y desprecio y dijo

– ¡ah!, ¡es la gata!

Aunque yo no podía enunciar la palabra sirvienta, gata era fácil

– si, es la gata.

Me he pasado muchas noches dándole vuelta al asunto.

Primero, ¿Porqué no pude pronunciar la palabra sirvienta? Si la servidumbre era una vergüenza, ¿De quien es la vergüenza?¿Del amo, del sirviente, o de ambos? Entonces ¿Era una vergüenza que mi padre fuera empleado? Sin servir, ¿cómo podría haber oficios o profesiones?

Creo que el asunto era que mis padres nos reiteraban a mi y a mis hermanos que tratáramos a la sirvienta como si fuera de la familia y que la presentaremos a extraños como un familiar. Aunque nunca se nos dijo de manera explicita la implicación, para el niño cuadrado y sin imaginación que yo era, era que había algo de vergonzoso en la servidumbre. Atavismo histórico resultado de la hecatombe y abuso con los que se fundo México.

Segundo, ¿Como podía hablar mi compañero con tanto desprecio por alguien que ni conocía ni tenia más referencia que el nombre y el oficio? No sabia si era hacendosa o floja, blanca o morena, amable o grosera, inteligente o tonta, que sueños tenia, que cosas sabía.

Cuando se habla de los pros y contras de vivir en México uno de los pros es que fácilmente se puede tener sirvienta. Pero entonces, las sirvientas ¿Donde viven?
A claro, es que son gatas, no gente.

Recuerdo que a fines de los 90s llegaron a Monterrey varios ejecutivos japoneses con sus familias. Las señoras se maravillaban de que por unos cuantos dolares diarios podían tener un sirviente de tiempo completo 24/6. Estas señoras no trabajarían todo un día ni por un dolar, ni por diez, ni por veinte, ni por cien. Como los ejecutivos tenían sus gastos subsidiados podrían pagar digamos 100 dolares diarios pero en vez de pagar lo que podían le preguntaban a mi esposa cuanto era la tarifa normal y les regateaban a las muchachas la paga.

A decir verdad, todavía le doy vueltas al asunto.

Una de cal por una de arena

El Presidente Calderón en su discurso sobre el caso del Casino Royale en Monterrey hace un análisis certero del estado de guerra que sufrimos en México.   El papel de Estados Unidos es fundamental: compra la droga, vende las armas, retiene y administra las ganancias. Los servicios de inteligencia del gobierno de Estados Unidos son continuamente involucrados en el trafico  de drogas bajo el pretexto de la seguridad nacional. 

Por ejemplo, justo antes de la invasión de Afganistán, después de que la CIA había promovido el cultivo de opio para financiar la campaña contra los rusos, los talibán en un solo año eliminaron la producción de opio ha prácticamente cero. Inmediatamente después de la invasión los niveles de cultivo de opio regresaron a los niveles previos al talibán. He visto videos donde se muestra al ejército de Estados Unidos junto a plantíos de opio. Cuando el reportero les pregunta a los sardos se le explica que tienen orden de no interferir para no molestar a los nativos. Desde la invasión la producción de opio incrementa cada año y ahora Afganistán es el líder mundial. Me preocupa que el embajador en México de Estados Unidos venga de trabajar en Afganistán.

Existe documentación de la participación de la CIA y la familia Bush en el trafico de cocaína. En corrupción e impunidad México todavía le puede aprender algo a los gringos.

La falsedad de la guerra contra las drogas es evidente ante la simplicidad de posibles soluciones como la mencionada por Calderón. Los detalles son complicados pero la idea es simple: Los países productores de enervantes les compran a precios razonables sus cultivos a sus campesinos y los estupefacientes se les entregan a las países consumidores   para que estos hagan lo que quieran con ellos, desde destruirlos hasta regalarlos. ¿Cual es problema con esto? Pues que se colapsaría un negocio trillonario, no solo en el comercio de drogas, sino también en el comercio de armas. Desde el punto de vista de los psicópatas megalómanos la guerra contra las drogas es una guerra ideal: todos contra todos sin fin posible, con el beneficio adicional de debilitar gobiernos independientes y ejercer por lo tanto un mayor control.

La mala noticia es que el enemigo es formidable y terrible; la buena noticia es que podemos identificar acciones concretas para defendernos. En términos generales tomar acciones para abaratar las drogas y facilitar su acceso y anular el motivo económico. Esto ademas de un esfuerzo de educación y soporte dirigido a disminuir el consumo, de la misma manera que se hace con el alcohol y el tabaco. Por el contrario dificultar en lo más posible el trafico de armas. Estados Unidos es el mayor consumidor de drogas y el mayor traficante de armas del mundo. Los que se benefician de esta situación son un puñado de sicópatas pero la población en general en Estados Unidos es también victima y no coparticipe de estos crímenes. Existen grupos de ciudadanos consientes que están luchando por un mundo mejor. Un primer paso en un movimiento de resistencia mexicano es identificar y coordinarse con estos grupos. Sin el apoyo de la población estadunidense no hay esperanza de vencer al monstro.

El Presidente Calderón en su discurso sobre el caso del Casino Royale en Monterrey hace un análisis certero del estado de guerra que sufrimos en México.   El papel de Estados Unidos es fundamental: compra la droga, vende las armas, retiene y administra las ganancias. Los servicios de inteligencia del gobierno de Estados Unidos son continuamente involucrados en el trafico  de drogas bajo el pretexto de la seguridad nacional. 

Por ejemplo, justo antes de la invasión de Afganistán, después de que la CIA había promovido el cultivo de opio para financiar la campaña contra los rusos, los talibán en un solo año eliminaron la producción de opio ha prácticamente cero. Inmediatamente después de la invasión los niveles de cultivo de opio regresaron a los niveles previos al talibán. He visto videos donde se muestra al ejército de Estados Unidos junto a plantíos de opio. Cuando el reportero les pregunta a los sardos se le explica que tienen orden de no interferir para no molestar a los nativos. Desde la invasión la producción de opio incrementa cada año y ahora Afganistán es el líder mundial. Me preocupa que el embajador en México de Estados Unidos venga de trabajar en Afganistán.

Existe documentación de la participación de la CIA y la familia Bush en el trafico de cocaína. En corrupción e impunidad México todavía le puede aprender algo a los gringos.

La falsedad de la guerra contra las drogas es evidente ante la simplicidad de posibles soluciones como la mencionada por Calderón. Los detalles son complicados pero la idea es simple: Los países productores de enervantes les compran a precios razonables sus cultivos a sus campesinos y los estupefacientes se les entregan a las países consumidores   para que estos hagan lo que quieran con ellos, desde destruirlos hasta regalarlos. ¿Cual es problema con esto? Pues que se colapsaría un negocio trillonario, no solo en el comercio de drogas, sino también en el comercio de armas. Desde el punto de vista de los psicópatas megalómanos la guerra contra las drogas es una guerra ideal: todos contra todos sin fin posible, con el beneficio adicional de debilitar gobiernos independientes y ejercer por lo tanto un mayor control.

La mala noticia es que el enemigo es formidable y terrible; la buena noticia es que podemos identificar acciones concretas para defendernos. En términos generales tomar acciones para abaratar las drogas y facilitar su acceso y anular el motivo económico. Esto ademas de un esfuerzo de educación y soporte dirigido a disminuir el consumo, de la misma manera que se hace con el alcohol y el tabaco. Por el contrario dificultar en lo más posible el trafico de armas. Estados Unidos es el mayor consumidor de drogas y el mayor traficante de armas del mundo. Los que se benefician de esta situación son un puñado de sicópatas pero la población en general en Estados Unidos es también victima y no coparticipe de estos crímenes. Existen grupos de ciudadanos consientes que están luchando por un mundo mejor. Un primer paso en un movimiento de resistencia mexicano es identificar y coordinarse con estos grupos. Sin el apoyo de la población estadunidense no hay esperanza de vencer al monstro.

El desorden y la libertad

El presidente Felipe Calderón afirmó que es en la amenaza a la seguridad donde está hoy el mayor amago a la libertad conquistada, por lo que la solución de ese y otros desafíos debe estar por encima de ideologías y de intereses de coyuntura.

El desorden que vive México es como un resbaladero encerado y las soluciones se vuelven parte del problema.

Cuando trabaje en Oaxaca viajaba regularmente de Huajuapan a Monterrey por autobús y había que pasar rutinariamente por retenes de control donde madrinas hostigaban aleatoriamente a un par de pasajeros pidiendo documentos y haciendo preguntas tontas; la libertad de transito garantizada constitucionalmente bien gracias.

En una ocasión, la policía de caminos de plano nos bajo a todos los pasajeros del autobús y puso a todos los hombres contra la pared, piernas abiertas, para catearnos como si fuéramos criminales. Yo de plano me rehusé a consentir semejante trato. Uno de los policías le pregunto al capitán que que hacían conmigo. Le dije al capitán que yo no era un criminal y que no tenían causa probable para tratarnos de esa forma.  De manera abrupta el capitán dijo con gran molestia:
– ¡Esto lo hacemos para su protección¡,  pero si no quieren,¡ a chingar a su madre!

Y se fueron sin más. Por esos días acababa de haber una masacre de pasajeros en un autobús para robar los pocos pesos que un montón de campesinos oaxaqueños pudieran traer.

El presidente Felipe Calderón afirmó que es en la amenaza a la seguridad donde está hoy el mayor amago a la libertad conquistada, por lo que la solución de ese y otros desafíos debe estar por encima de ideologías y de intereses de coyuntura.

El desorden que vive México es como un resbaladero encerado y las soluciones se vuelven parte del problema.

Cuando trabaje en Oaxaca viajaba regularmente de Huajuapan a Monterrey por autobús y había que pasar rutinariamente por retenes de control donde madrinas hostigaban aleatoriamente a un par de pasajeros pidiendo documentos y haciendo preguntas tontas; la libertad de transito garantizada constitucionalmente bien gracias.

En una ocasión, la policía de caminos de plano nos bajo a todos los pasajeros del autobús y puso a todos los hombres contra la pared, piernas abiertas, para catearnos como si fuéramos criminales. Yo de plano me rehusé a consentir semejante trato. Uno de los policías le pregunto al capitán que que hacían conmigo. Le dije al capitán que yo no era un criminal y que no tenían causa probable para tratarnos de esa forma.  De manera abrupta el capitán dijo con gran molestia:
– ¡Esto lo hacemos para su protección¡,  pero si no quieren,¡ a chingar a su madre!

Y se fueron sin más. Por esos días acababa de haber una masacre de pasajeros en un autobús para robar los pocos pesos que un montón de campesinos oaxaqueños pudieran traer.

Monterrey

Historia secreta de Monte…

Este video esclarece y muestra la verdadera identificación de los judíos en España y su contribución positiva a la sociedad española ,a su cultura , a su espíritu humanista- La expulsión de los judíos fue un decisión trágica y errónea de los reyes católicos.

Historia secreta de Monte…

Este video esclarece y muestra la verdadera identificación de los judíos en España y su contribución positiva a la sociedad española ,a su cultura , a su espíritu humanista- La expulsión de los judíos fue un decisión trágica y errónea de los reyes católicos.

Vacíos de poder en México

Al finalizar el gobierno de Felipe Calderón se contablizaron 83,000 asesinatos relacionados con el crimen organizado. en los primerso seis meses del de Enrique Peña Nieto la cifra alcanzó 13,800.

La delincuencia organizada no es un fenomeno imposibel de evitar, ni siquera en México. ¿Qué hacer?¿Qué hacer frente a un poder judicial colapsado con miles de casos irresolutos?

El común denominador de paises fallidos es:

  • sistemas judiciales colapsados,
  • impunidad ante la corrupción,
  • sistemas de control patrimonial fallidos,
  • nulos sistemas de prevención social de los delitos.

En México se violan sistemáticamente 44 de los 58 derechos humanos incluidos en tratados de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que el gobierno federal ha firmado, aseguró Edgardo Buscaglia, presidente del Instituto de Acción Ciudadana para la Justicia y la Democracia AC.

“Entre 70 y 80 por ciento de los expedientes que examinamos poseen detenciones sin motivación legal adecuada, detenciones donde no se leen derechos a los acusados; hay torturas y demás violaciones a los derechos humanos fundamentales”, dijo el experto durante su participación en el Segundo Encuentro de la Red por una Cultura de Paz, que se llevó a cabo en la Universidad del Claustro de Sor Juana.

De acuerdo con una nota de El Universal, Buscaglia precisó que después de que su equipo analizó expedientes judiciales, concluyeron que en México se violan sistemáticamente 44 derechos humanos. “Esto no es una encuesta de percepciones, es un examen de expedientes judiciales”, dijo.

Agregó que los 44 derechos humanos están plasmados en las convenciones que México ha ratificado.

“El 90 por ciento de los casos que resuelve el FBI, son resueltos por colaboración ciudadana que no necesita recompensas. El ciudadano colabora con su Estado, porque ve a su Estado legítimo, y cuando ve que su Estado viola los derechos humanos, no colabora, y no puede combatir no sólo la delincuencia organizada, no puede combatir el robo de vehículos. Eso es algo que se tiene que corregir”, explicó.

La nota de El Universal agrega que no sólo se respetan los derechos humanos por una razón ético-jurídica; “se respetan porque si no el Estado deja de existir, se fragmenta, y ocurren situaciones como los 35 cuerpos arrojados en la calle en Veracruz o la tragedia en el casino Royale de Monterrey.

Para Buscaglia, la debilidad del Estado es un factor causal del tipo de violencia en México.

El gobierno de Enrique Peña Nieto se ha dedicado a fortalecer el tema de prevención social y de aspectos ligados a la capacitación para jóvenes —positivo en el discurso—, pero no ha dicho cuáles son las acciones concretas para lograrlo, considera el experto en seguridad Edgardo Buscaglia, en entrevista con Carmen Aristegui, en CNN en Español.

Buscaglia considera importante tener acciones en cuatro áreas de políticas públicas como un sistema judicial efectivo, desmantelamiento patrimonial en materia no penal, ataque a la corrupción política —operativa administrativa— y prevención social del delito, “en donde estas acciones sean temporalmente definidas, así como sus objetivos”.

Sin embargo, dice el especialista, las acciones y propuestas en el tema de la corrupción no están definidas, “la concentración de poder está en dos secretarias: Hacienda y Gobernación, y que pueden imponer premios y castigos a los actores políticos que quiera seguir operando bajo la corrupción”, afirma el experto en seguridad.

La clase política mexicana es una “clase política fallida” que no ha logrado llegar a acuerdos fundamentales de gran envergadura que introduzcan los cuatro controles básicos para contener a los grupos criminales y que ya se aplican en todos los países, opinó el presidente del Instituto de Acción Ciudadana, Edgardo Buscaglia.

En entrevista con Noticias MVS primera emisión, el experto en asuntos de seguridad, destacó que por la falta de estos controles, la deuda pública del Estado mexicano puede “estarse usando como un mecanismo de lavado de dinero”, a pesar de ello, el país aún está lejos de castigar delitos patrimoniales como la penetración de recursos ilícitos en las campañas políticas, lo que quedó demostrado con la resolución del Tribunal Electoral al declarar infundadas acusaciones de este tipo en contra de la campaña presidencial del PRI.

“Mientras la clase política no defienda este tipo de acuerdos (para evitar la penetración del crimen organizado en el Estado), el modelo de control de la prevención social, y mientras no genere un acuerdo histórico de quiénes van a estar sujetos a estos controles, no habrá resultados. Los 22 tipos de delitos patrimoniales siguen aumentando en México, las políticas han sido fallidas; se necesita cooperación internacional más elevada”, dijo Buscaglia.

A su juicio, en México, la presencia de la delincuencia organizada dentro y fuera de la Policía Federal implica un conflicto armado, lo cual, convierte el tema de combate al crimen organizado en México en un asunto complejo como no se ve en ninguna otra parte del mundo.

Insistió en la necesidad de implementar cuatro tipos de medidas para frenar la penetración de la delincuencia organizada: la implementación de un sistema judicial que vaya de la mano con un esquema penitenciario capaz de generar sentencias; desmantelar las redes de movimientos financieros del crimen organizado, ya que actualmente México es el país número 12 a nivel mundial en movimiento de recursos ilícitos; implementar procesos de indagación patrimonial y, por último, la creación de una política social que dé oportunidades laborales a los jóvenes.

Aun cuando las Fuerzas Armadas en México están disminuyendo su escala de intervención en tareas de seguridad, en los hechos su actuación es similar a la que tuvieron durante el sexenio de Felipe Calderón, “al cubrir vacíos dejados por las autoridades civiles, que aún no logran establecer cómo fortalecer las cuatro capacidades básicas de control de cualquier Estado del planeta”.

Así lo afirmó Edgardo Buscaglia, profesor de la Universidad de Columbia, quien durante varios años ha investigado y dado seguimiento a la realidad de la seguridad en México, y quien durante el sexenio anterior alertó sobre la errónea política de seguridad, el desgaste de la imagen del Ejército y la posible aparición de grupos paramilitares que hoy son una realidad.

En entrevista, explicó que esta situación política conduce a una impotencia de las Fuerzas Armadas, así como a un mayor nivel de exposición de éstas.

El experto consideró que el nivel de participación de las Fuerzas Armadas en diversos territorios del país, en el combate a la delincuencia organizada, las expone cada vez más a ser “blanco” de denuncias nacionales e internacionales por violaciones a derechos humanos, mientras que la elite política y económica continúa lucrando enormemente con la ausencia de los cuatro tipos de control —judiciales, patrimoniales, legislativos y sociales— que debe ejercer un Estado.

“El Ejército y la Marina se enfrentan así, con impotencia, ante un dique político insuperable que atenta contra su función esencial de seguridad nacional, ya que el enemigo es el mismo sistema político que los enmarca y que debilita al Estado mexicano”, sostuvo el experto.

Desde el inicio del actual sexenio se manejó un bajo perfil mediático para las operaciones de las Fuerzas Armadas en contra del narcotráfico y del crimen organizado en el país, pero se mantuvo la colaboración en entrenamiento e inteligencia con el gobierno de Estados Unidos, dijo.

“Por más sofisticada y enormemente costosa que sea la cortina mediática nacional e internacional, estos cuatro vacíos del Estado continúan alimentando el conflicto armado mexicano y promoviendo que estos vacíos de Estado sean cubiertos por actores mafiosos estatales y no estatales que se disputan los poderes políticos locales y en entidades federativas”.

En el actual sexenio, las Fuerzas Armadas han tenido que acudir a municipios donde grupos de autodefensa han surgido, desarmando a las policías municipales o bloqueando accesos carreteros e incluso reteniendo a militares, principalmente en los estados de Guerrero y Michoacán.

Paramilitares a la mexicana

“Los paramilitares mexicanos, no como consecuencia de una guerrilla de izquierda, surgen como el mecanismo derivado de los vacíos: de la debilidad de los Estados y de la falta de Estado en algunas zonas del país. Es otro tipo de raíz que tiene el paramilitarismo mexicano”, explicó el experto.

Estos grupos —agregó— “limpian extrajudicialmente, fuera del Estado de derecho, una región de grupos adversarios, sean políticos, criminales o de la zona. Eso es lo que básicamente está proliferando en el país, ya sea pagado por empresarios o basados en la organización de los propios pobladores, de los ciudadanos”.

En 2012, en México había 167 grupos relacionados con “vigilantismo”, incluyendo paramilitares, que se crearon para defenderse de la inseguridad y de la violencia que se registra en el país, lo que implica una clara señal de un Estado débil, comentó Buscaglia, quien también es presidente del Instituto de Acción Ciudadana.

“Es una señal del Estado débil. En todos los países donde este tipo de grupos surge es un indicador claro y sintomático de la debilidad del Estado. La cifra que presentamos muestra que son una realidad y aún falta por integrar grupos más pequeños”, destacó.

Al respecto, Buscaglia indicó que es una reacción natural de una población y de empresarios que se sienten indefensos, pero el problema es que al final este tipo de grupos termina afectando sus propios ámbitos sociales porque generan más violencia y deterioran aún más el aspecto criminológico.

La policía comunitaria, explicó el catedrático, es diferente, porque es un mecanismo que funciona como prevención del delito, genuino, ciudadano, que utiliza vías legítimas de resolución de disputas, no es ofensiva, no utiliza armas largas, no tiene rangos militares y surge como una demanda de una pequeña población que se ve amenazada.

En Vacíos de poder en México, libro provocador como pocos, el prestigioso analista Edgardo Buscaglia aborda de frente la actual crisis de seguridad y sus manifestaciones de violencia extrema. El autor comienza realizando un detallado diagnóstico de las fallas regulatorias que existen en nuestro país, caracterizado por “una economía formal de plutócratas, disfrazada de economía de mercado, que fomenta el espacio ideal para la captura del tejido social por parte de empresas criminales.”

En ese contexto, Buscaglia subraya que la delincuencia organizada es un fenómeno social económico y no un fenómeno militar que pueda erradicarse por medio de la represión, dejando claro que los problemas que han amenazado al Estado mexicano -acentuados desde el sexenio de Felipe Calderón- necesitan abordarse más allá de una perspectiva policial o judicial.

Para combatir la delincuencia organizada se require una nueva arquitectura institucional de Estado con capacidades de controles preventivos que gocen del apoyo de sus ciudadanos. En esa medida ,advierte el autor, los acuerdos políticos sin base social de consenso, como el “espejismo del Pacto por México”, nunca compensarán la ausencia de controles. Parafortalecer la seguridad humana y dar lugar a un Estado de desarrollo económico y social, es preciso pasar del mero discurso a la instrumentación efectiva.¿Cómo? En esta obra se hallan varias respuestas a tales cuestiones inaplazables.

01 de febrero de 2014•14:13 • actualizado a las 17:54

Monterrey.- Un hombre fue ejecutado y otro más resultó lesionado en un atentado perpetrado por un solitario pistolero, en hechos ocurridos durante la noche del viernes en el primer cuadro de Monterrey.

Una ironía del destino, el cuerpo inerte del hombre de alrededor de 40 años quedó a las afueras del negocio denominado “El Charco de las Ranas”; cuyo propietario así nombró en recuerdo de aquel lugar del Distrito Federal donde fue ejecutado el conductor y comediante Francisco “Paco” Stanley, también a manos de pistoleros al servicio de la delincuencia.

Peritos de la Agencia Estatal de Investigaciones y personal del Servicio Médico Forense se dieron cita en el lugar, vestidos como si fueran a filmar una película de Steven Spielberg sobre una pandemia mundial. Más de ocho elementos con guantes y pinzas, revisando cono precisión milimétrica y exquisito detalle la escena del crimen, en un calle sucia a cielo abierto y con alto tráfico peatonal. La faramalla un signo inequívoco y patente de que el crimen quedara impune.

El ataque a balazos fue reportado al filo de las 21:00 horas en el cruce de la avenida Colón y Jiménez, de la colonia Sarabia, uno de los sectores más conflictivos del primer cuadro de la ciudad, debido a la proliferación de giros negros y la presencia de comercio informal, que sirve como fachada a narcomenudistas.

De acuerdo con la versión de testigos -decenas de personas transitaban en ese momento debido a la proximidad con la estación del Metro Cuauhtémoc- la víctima caminaba por la acera cuando fue abordado por un pistolero, quien sacó su arma para ultimarlo.

El occiso trató de evadirse corriendo unos metros, pero las balas fueron más rápidas e hicieron blanco en su humanidad, desplomándose frente al negocio antes mencionado y a unos pasos del sitio donde fuese ejecutado un taquero en diciembre del 2012.

En la ejecución resultó lesionado una persona identificada como Juan Carlos de León, quien tuvo la mala fortuna de cruzarse en el camino entre víctima y victimario, ya que se encontraba con su familia en el exterior de una tienda Oxxo a escasos metros de la ejecución, siendo herido por uno de los proyectiles por lo que recibió atención de urgencia y fue trasladado al Hospital Universitario, donde se reporta su estado de salud como estable.

Los testigos ofrecieron una descripción del delincuente como un joven con el cabello a rapa, con vestimenta tipo pandillero, quien se presume habría descendido de un vehículo de alquiler, ya que la mayoría coincide en haberlo visto abordando un vehículo tipo taxi para huir de la escena por la avenida Colón.

La zona fue sitiada por autoridades Ministerial, Fuerza Civil y Policía de Monterrey, los cuales hicieron un rastreo de la zona no logrando ubicar al vehículo y al agresor.

Peritos advirtieron las huellas de los proyectiles en el cuerpo de la víctima, pero no lograron ubicar cartuchos percutidos por lo que presumen que el atacante utilizó un revólver para cometer el homicidio.

El cuerpo aún no ha sido reclamado en el Servicio Médico Forense, quienes se encuentran a la expectativa para la identificación de la víctima.

Al finalizar el gobierno de Felipe Calderón se contablizaron 83,000 asesinatos relacionados con el crimen organizado. en los primerso seis meses del de Enrique Peña Nieto la cifra alcanzó 13,800.

La delincuencia organizada no es un fenomeno imposibel de evitar, ni siquera en México. ¿Qué hacer?¿Qué hacer frente a un poder judicial colapsado con miles de casos irresolutos?

El común denominador de paises fallidos es:

  • sistemas judiciales colapsados,
  • impunidad ante la corrupción,
  • sistemas de control patrimonial fallidos,
  • nulos sistemas de prevención social de los delitos.

En México se violan sistemáticamente 44 de los 58 derechos humanos incluidos en tratados de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que el gobierno federal ha firmado, aseguró Edgardo Buscaglia, presidente del Instituto de Acción Ciudadana para la Justicia y la Democracia AC.

“Entre 70 y 80 por ciento de los expedientes que examinamos poseen detenciones sin motivación legal adecuada, detenciones donde no se leen derechos a los acusados; hay torturas y demás violaciones a los derechos humanos fundamentales”, dijo el experto durante su participación en el Segundo Encuentro de la Red por una Cultura de Paz, que se llevó a cabo en la Universidad del Claustro de Sor Juana.

De acuerdo con una nota de El Universal, Buscaglia precisó que después de que su equipo analizó expedientes judiciales, concluyeron que en México se violan sistemáticamente 44 derechos humanos. “Esto no es una encuesta de percepciones, es un examen de expedientes judiciales”, dijo.

Agregó que los 44 derechos humanos están plasmados en las convenciones que México ha ratificado.

“El 90 por ciento de los casos que resuelve el FBI, son resueltos por colaboración ciudadana que no necesita recompensas. El ciudadano colabora con su Estado, porque ve a su Estado legítimo, y cuando ve que su Estado viola los derechos humanos, no colabora, y no puede combatir no sólo la delincuencia organizada, no puede combatir el robo de vehículos. Eso es algo que se tiene que corregir”, explicó.

La nota de El Universal agrega que no sólo se respetan los derechos humanos por una razón ético-jurídica; “se respetan porque si no el Estado deja de existir, se fragmenta, y ocurren situaciones como los 35 cuerpos arrojados en la calle en Veracruz o la tragedia en el casino Royale de Monterrey.

Para Buscaglia, la debilidad del Estado es un factor causal del tipo de violencia en México.

El gobierno de Enrique Peña Nieto se ha dedicado a fortalecer el tema de prevención social y de aspectos ligados a la capacitación para jóvenes —positivo en el discurso—, pero no ha dicho cuáles son las acciones concretas para lograrlo, considera el experto en seguridad Edgardo Buscaglia, en entrevista con Carmen Aristegui, en CNN en Español.

Buscaglia considera importante tener acciones en cuatro áreas de políticas públicas como un sistema judicial efectivo, desmantelamiento patrimonial en materia no penal, ataque a la corrupción política —operativa administrativa— y prevención social del delito, “en donde estas acciones sean temporalmente definidas, así como sus objetivos”.

Sin embargo, dice el especialista, las acciones y propuestas en el tema de la corrupción no están definidas, “la concentración de poder está en dos secretarias: Hacienda y Gobernación, y que pueden imponer premios y castigos a los actores políticos que quiera seguir operando bajo la corrupción”, afirma el experto en seguridad.

La clase política mexicana es una “clase política fallida” que no ha logrado llegar a acuerdos fundamentales de gran envergadura que introduzcan los cuatro controles básicos para contener a los grupos criminales y que ya se aplican en todos los países, opinó el presidente del Instituto de Acción Ciudadana, Edgardo Buscaglia.

En entrevista con Noticias MVS primera emisión, el experto en asuntos de seguridad, destacó que por la falta de estos controles, la deuda pública del Estado mexicano puede “estarse usando como un mecanismo de lavado de dinero”, a pesar de ello, el país aún está lejos de castigar delitos patrimoniales como la penetración de recursos ilícitos en las campañas políticas, lo que quedó demostrado con la resolución del Tribunal Electoral al declarar infundadas acusaciones de este tipo en contra de la campaña presidencial del PRI.

“Mientras la clase política no defienda este tipo de acuerdos (para evitar la penetración del crimen organizado en el Estado), el modelo de control de la prevención social, y mientras no genere un acuerdo histórico de quiénes van a estar sujetos a estos controles, no habrá resultados. Los 22 tipos de delitos patrimoniales siguen aumentando en México, las políticas han sido fallidas; se necesita cooperación internacional más elevada”, dijo Buscaglia.

A su juicio, en México, la presencia de la delincuencia organizada dentro y fuera de la Policía Federal implica un conflicto armado, lo cual, convierte el tema de combate al crimen organizado en México en un asunto complejo como no se ve en ninguna otra parte del mundo.

Insistió en la necesidad de implementar cuatro tipos de medidas para frenar la penetración de la delincuencia organizada: la implementación de un sistema judicial que vaya de la mano con un esquema penitenciario capaz de generar sentencias; desmantelar las redes de movimientos financieros del crimen organizado, ya que actualmente México es el país número 12 a nivel mundial en movimiento de recursos ilícitos; implementar procesos de indagación patrimonial y, por último, la creación de una política social que dé oportunidades laborales a los jóvenes.

Aun cuando las Fuerzas Armadas en México están disminuyendo su escala de intervención en tareas de seguridad, en los hechos su actuación es similar a la que tuvieron durante el sexenio de Felipe Calderón, “al cubrir vacíos dejados por las autoridades civiles, que aún no logran establecer cómo fortalecer las cuatro capacidades básicas de control de cualquier Estado del planeta”.

Así lo afirmó Edgardo Buscaglia, profesor de la Universidad de Columbia, quien durante varios años ha investigado y dado seguimiento a la realidad de la seguridad en México, y quien durante el sexenio anterior alertó sobre la errónea política de seguridad, el desgaste de la imagen del Ejército y la posible aparición de grupos paramilitares que hoy son una realidad.

En entrevista, explicó que esta situación política conduce a una impotencia de las Fuerzas Armadas, así como a un mayor nivel de exposición de éstas.

El experto consideró que el nivel de participación de las Fuerzas Armadas en diversos territorios del país, en el combate a la delincuencia organizada, las expone cada vez más a ser “blanco” de denuncias nacionales e internacionales por violaciones a derechos humanos, mientras que la elite política y económica continúa lucrando enormemente con la ausencia de los cuatro tipos de control —judiciales, patrimoniales, legislativos y sociales— que debe ejercer un Estado.

“El Ejército y la Marina se enfrentan así, con impotencia, ante un dique político insuperable que atenta contra su función esencial de seguridad nacional, ya que el enemigo es el mismo sistema político que los enmarca y que debilita al Estado mexicano”, sostuvo el experto.

Desde el inicio del actual sexenio se manejó un bajo perfil mediático para las operaciones de las Fuerzas Armadas en contra del narcotráfico y del crimen organizado en el país, pero se mantuvo la colaboración en entrenamiento e inteligencia con el gobierno de Estados Unidos, dijo.

“Por más sofisticada y enormemente costosa que sea la cortina mediática nacional e internacional, estos cuatro vacíos del Estado continúan alimentando el conflicto armado mexicano y promoviendo que estos vacíos de Estado sean cubiertos por actores mafiosos estatales y no estatales que se disputan los poderes políticos locales y en entidades federativas”.

En el actual sexenio, las Fuerzas Armadas han tenido que acudir a municipios donde grupos de autodefensa han surgido, desarmando a las policías municipales o bloqueando accesos carreteros e incluso reteniendo a militares, principalmente en los estados de Guerrero y Michoacán.

Paramilitares a la mexicana

“Los paramilitares mexicanos, no como consecuencia de una guerrilla de izquierda, surgen como el mecanismo derivado de los vacíos: de la debilidad de los Estados y de la falta de Estado en algunas zonas del país. Es otro tipo de raíz que tiene el paramilitarismo mexicano”, explicó el experto.

Estos grupos —agregó— “limpian extrajudicialmente, fuera del Estado de derecho, una región de grupos adversarios, sean políticos, criminales o de la zona. Eso es lo que básicamente está proliferando en el país, ya sea pagado por empresarios o basados en la organización de los propios pobladores, de los ciudadanos”.

En 2012, en México había 167 grupos relacionados con “vigilantismo”, incluyendo paramilitares, que se crearon para defenderse de la inseguridad y de la violencia que se registra en el país, lo que implica una clara señal de un Estado débil, comentó Buscaglia, quien también es presidente del Instituto de Acción Ciudadana.

“Es una señal del Estado débil. En todos los países donde este tipo de grupos surge es un indicador claro y sintomático de la debilidad del Estado. La cifra que presentamos muestra que son una realidad y aún falta por integrar grupos más pequeños”, destacó.

Al respecto, Buscaglia indicó que es una reacción natural de una población y de empresarios que se sienten indefensos, pero el problema es que al final este tipo de grupos termina afectando sus propios ámbitos sociales porque generan más violencia y deterioran aún más el aspecto criminológico.

La policía comunitaria, explicó el catedrático, es diferente, porque es un mecanismo que funciona como prevención del delito, genuino, ciudadano, que utiliza vías legítimas de resolución de disputas, no es ofensiva, no utiliza armas largas, no tiene rangos militares y surge como una demanda de una pequeña población que se ve amenazada.

En Vacíos de poder en México, libro provocador como pocos, el prestigioso analista Edgardo Buscaglia aborda de frente la actual crisis de seguridad y sus manifestaciones de violencia extrema. El autor comienza realizando un detallado diagnóstico de las fallas regulatorias que existen en nuestro país, caracterizado por “una economía formal de plutócratas, disfrazada de economía de mercado, que fomenta el espacio ideal para la captura del tejido social por parte de empresas criminales.”

En ese contexto, Buscaglia subraya que la delincuencia organizada es un fenómeno social económico y no un fenómeno militar que pueda erradicarse por medio de la represión, dejando claro que los problemas que han amenazado al Estado mexicano -acentuados desde el sexenio de Felipe Calderón- necesitan abordarse más allá de una perspectiva policial o judicial.

Para combatir la delincuencia organizada se require una nueva arquitectura institucional de Estado con capacidades de controles preventivos que gocen del apoyo de sus ciudadanos. En esa medida ,advierte el autor, los acuerdos políticos sin base social de consenso, como el “espejismo del Pacto por México”, nunca compensarán la ausencia de controles. Parafortalecer la seguridad humana y dar lugar a un Estado de desarrollo económico y social, es preciso pasar del mero discurso a la instrumentación efectiva.¿Cómo? En esta obra se hallan varias respuestas a tales cuestiones inaplazables.

01 de febrero de 2014•14:13 • actualizado a las 17:54

Monterrey.- Un hombre fue ejecutado y otro más resultó lesionado en un atentado perpetrado por un solitario pistolero, en hechos ocurridos durante la noche del viernes en el primer cuadro de Monterrey.

Una ironía del destino, el cuerpo inerte del hombre de alrededor de 40 años quedó a las afueras del negocio denominado “El Charco de las Ranas”; cuyo propietario así nombró en recuerdo de aquel lugar del Distrito Federal donde fue ejecutado el conductor y comediante Francisco “Paco” Stanley, también a manos de pistoleros al servicio de la delincuencia.

Peritos de la Agencia Estatal de Investigaciones y personal del Servicio Médico Forense se dieron cita en el lugar, vestidos como si fueran a filmar una película de Steven Spielberg sobre una pandemia mundial. Más de ocho elementos con guantes y pinzas, revisando cono precisión milimétrica y exquisito detalle la escena del crimen, en un calle sucia a cielo abierto y con alto tráfico peatonal. La faramalla un signo inequívoco y patente de que el crimen quedara impune.

El ataque a balazos fue reportado al filo de las 21:00 horas en el cruce de la avenida Colón y Jiménez, de la colonia Sarabia, uno de los sectores más conflictivos del primer cuadro de la ciudad, debido a la proliferación de giros negros y la presencia de comercio informal, que sirve como fachada a narcomenudistas.

De acuerdo con la versión de testigos -decenas de personas transitaban en ese momento debido a la proximidad con la estación del Metro Cuauhtémoc- la víctima caminaba por la acera cuando fue abordado por un pistolero, quien sacó su arma para ultimarlo.

El occiso trató de evadirse corriendo unos metros, pero las balas fueron más rápidas e hicieron blanco en su humanidad, desplomándose frente al negocio antes mencionado y a unos pasos del sitio donde fuese ejecutado un taquero en diciembre del 2012.

En la ejecución resultó lesionado una persona identificada como Juan Carlos de León, quien tuvo la mala fortuna de cruzarse en el camino entre víctima y victimario, ya que se encontraba con su familia en el exterior de una tienda Oxxo a escasos metros de la ejecución, siendo herido por uno de los proyectiles por lo que recibió atención de urgencia y fue trasladado al Hospital Universitario, donde se reporta su estado de salud como estable.

Los testigos ofrecieron una descripción del delincuente como un joven con el cabello a rapa, con vestimenta tipo pandillero, quien se presume habría descendido de un vehículo de alquiler, ya que la mayoría coincide en haberlo visto abordando un vehículo tipo taxi para huir de la escena por la avenida Colón.

La zona fue sitiada por autoridades Ministerial, Fuerza Civil y Policía de Monterrey, los cuales hicieron un rastreo de la zona no logrando ubicar al vehículo y al agresor.

Peritos advirtieron las huellas de los proyectiles en el cuerpo de la víctima, pero no lograron ubicar cartuchos percutidos por lo que presumen que el atacante utilizó un revólver para cometer el homicidio.

El cuerpo aún no ha sido reclamado en el Servicio Médico Forense, quienes se encuentran a la expectativa para la identificación de la víctima.

el primero de la ecovia

30/01/2014 06:17 AM

Monterrey

Durante su segundo día de operaciones, un camión de la Ecovía participó en un accidente vial, quedando en el registro como el primero para el recién inaugurado transporte público.

El percance fue reportado sobre la avenida Lincoln a la altura de la calle Aguaturma, en la colonia Valle Verde al norponiente de Monterrey.

La unidad de la Ecovía, con número económico

30/01/2014 06:17 AM

Monterrey

Durante su segundo día de operaciones, un camión de la Ecovía participó en un accidente vial, quedando en el registro como el primero para el recién inaugurado transporte público.

El percance fue reportado sobre la avenida Lincoln a la altura de la calle Aguaturma, en la colonia Valle Verde al norponiente de Monterrey.

La unidad de la Ecovía, con número económico