La Agencia Nacional de Seguridad

Nueva York.- Los recientes escándalos en torno al espionaje de Estados Unidos contra España y Francia estuvieron basados en información entregada por los gobiernos de estos mismos países al servicio de inteligencia estadounidense, apuntó hoy martes The Wall Street Journal (WSJ).
En una nota publicada en su versión electrónica, el diario destacó que de acuerdo con funcionarios del gobierno de Estados Unidos, los servicios de inteligencia de Francia y España fueron quienes obtuvieron los registros telefónicos que generaron los escándalos recientes.
La nota señaló que estos países europeos consiguieron registros telefónicos en zonas de guerra y fuera de sus fronteras, y luego los compartieron con la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos.


El diario indicó que esta revelación altera las versiones de eventos reportados en la prensa de Europa, y pone de relieve la cooperación entre los servicios de inteligencia europeos y Estados Unidos.
Destacó que la información “sugiere un mayor nivel de participación europeo en la vigilancia global”.
La nota asentó que el gobierno de Estados Unidos ha permanecido en silencio acerca del papel de sus socios europeos en recolectar información, con el fin de proteger sus relaciones.
Precisó, sin embargo, que estos esfuerzos coordinados son diferentes a los programas de espionaje de Estados Unidos, enfocados contra líderes mundiales, como contra la canciller alemana Angela Merkel, cuyos teléfonos fueron intervenidos por la NSA.
El Journal explicó que ni voceros de la NSA, de la cancillería española o de la embajada francesa en Estados Unidos, accedieron a reaccionar a la información. Sólo un portavoz de la inteligencia española señaló que la ley les impide revelar sus “métodos, procedimientos y relaciones”.
En días recientes, la prensa de Francia señaló que la NSA recolectó 70 millones de registros de llamadas telefónicas en ese país, en tanto que medios españoles consignaron que esta agencia interceptó 65 millones de llamadas en su territorio.
Hasta el momento el director de la NSA, James Clapper, sólo ha manifestado que la información publicada en Francia es “falsa” e “imprecisa”, y que confunde las tareas de inteligencia exterior de Estados Unidos.
mac


Ciudad de México.- Las presuntas acciones de espionaje realizadas por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) constituyen una violación de la privacidad de las comunicaciones de instituciones y ciudadanos mexicanos, aseveró la tarde de este domingo la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

En un comunicado, la cancillería mexicana condenó categóricamente lo que consideró una práctica “inaceptable, ilegítima y contraria al derecho mexicano y al derecho internacional”, luego de darse a conocer en el diario alemán Der Spiegel que la NSA presuntamente espió las comunicaciones por correo electrónico del expresidente Felipe Calderón y otros miembros de su gabinete.

La SRE recordó que en el más reciente encuentro entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, el mandatario norteamericano se comprometió a efectuar una investigación exhaustiva en torno a presunto espionaje.

También refirió que este compromiso fue confirmado por el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, durante una reunión de trabajo en días recientes con el titular de la SRE, José Antonio Meade.

De esta manera, el Gobierno mexicano llamó a su vecino del norte a que la investigación se concluya a la brevedad.

“En una relación entre vecinos y socios no hay cabida a las prácticas que se alega tuvieron lugar. Por ello, el diálogo institucional que sostienen las instancias correspondientes es fundamental para mantener su relación de confianza y respeto”, indicó la cancillería mexicana.

Nueva York.- Los recientes escándalos en torno al espionaje de Estados Unidos contra España y Francia estuvieron basados en información entregada por los gobiernos de estos mismos países al servicio de inteligencia estadounidense, apuntó hoy martes The Wall Street Journal (WSJ).
En una nota publicada en su versión electrónica, el diario destacó que de acuerdo con funcionarios del gobierno de Estados Unidos, los servicios de inteligencia de Francia y España fueron quienes obtuvieron los registros telefónicos que generaron los escándalos recientes.
La nota señaló que estos países europeos consiguieron registros telefónicos en zonas de guerra y fuera de sus fronteras, y luego los compartieron con la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos.


El diario indicó que esta revelación altera las versiones de eventos reportados en la prensa de Europa, y pone de relieve la cooperación entre los servicios de inteligencia europeos y Estados Unidos.
Destacó que la información “sugiere un mayor nivel de participación europeo en la vigilancia global”.
La nota asentó que el gobierno de Estados Unidos ha permanecido en silencio acerca del papel de sus socios europeos en recolectar información, con el fin de proteger sus relaciones.
Precisó, sin embargo, que estos esfuerzos coordinados son diferentes a los programas de espionaje de Estados Unidos, enfocados contra líderes mundiales, como contra la canciller alemana Angela Merkel, cuyos teléfonos fueron intervenidos por la NSA.
El Journal explicó que ni voceros de la NSA, de la cancillería española o de la embajada francesa en Estados Unidos, accedieron a reaccionar a la información. Sólo un portavoz de la inteligencia española señaló que la ley les impide revelar sus “métodos, procedimientos y relaciones”.
En días recientes, la prensa de Francia señaló que la NSA recolectó 70 millones de registros de llamadas telefónicas en ese país, en tanto que medios españoles consignaron que esta agencia interceptó 65 millones de llamadas en su territorio.
Hasta el momento el director de la NSA, James Clapper, sólo ha manifestado que la información publicada en Francia es “falsa” e “imprecisa”, y que confunde las tareas de inteligencia exterior de Estados Unidos.
mac


Ciudad de México.- Las presuntas acciones de espionaje realizadas por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) constituyen una violación de la privacidad de las comunicaciones de instituciones y ciudadanos mexicanos, aseveró la tarde de este domingo la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

En un comunicado, la cancillería mexicana condenó categóricamente lo que consideró una práctica “inaceptable, ilegítima y contraria al derecho mexicano y al derecho internacional”, luego de darse a conocer en el diario alemán Der Spiegel que la NSA presuntamente espió las comunicaciones por correo electrónico del expresidente Felipe Calderón y otros miembros de su gabinete.

La SRE recordó que en el más reciente encuentro entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, el mandatario norteamericano se comprometió a efectuar una investigación exhaustiva en torno a presunto espionaje.

También refirió que este compromiso fue confirmado por el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, durante una reunión de trabajo en días recientes con el titular de la SRE, José Antonio Meade.

De esta manera, el Gobierno mexicano llamó a su vecino del norte a que la investigación se concluya a la brevedad.

“En una relación entre vecinos y socios no hay cabida a las prácticas que se alega tuvieron lugar. Por ello, el diálogo institucional que sostienen las instancias correspondientes es fundamental para mantener su relación de confianza y respeto”, indicó la cancillería mexicana.